13 y 14 etapas del Camino Primitivo .A Calle de Ferreiras- Lavacolla- Santiago de Compostela.


Los días 19 y 20 de octubre tuvieron lugar las dos últimas etapas del Camino Primitivo que, desde Enero y a lo largo de todo el año, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Leon ´Pulchra Leonina¨ ,  nos fue conduciendo desde Oviedo hasta Santiago de Compostela, él primero de los días bajo una intensa lluvia que nos acompaño durante todo el trayecto y que nos impidió, atentos siempre donde pisábamos, disfrutar del paisaje, partimos de A Calle de Ferreiras lugar en que habíamos terminado la etapa anterior, para llegar a Lavacolla pasando por Pedrouzo, final para los que solo hacían el primer tramo y comienzo para los que se decidieron por el segundo en ambos casos andando la mitad de recorrido total que otros muchos hicieron entero.

Todo el camino transcurre muy cerca de la carretera N- 547, unas veces cerca de ella, otras alejándose algo, pero siempre teniéndola como referencia pasamos por Boavista, Salceda y Brea alcanzando el alto de Santa Irene donde en los bares que bordean la carretera alguno de los caminantes hicieron un alto para reponer fuerza.
Se sigue, después, siempre cerca de la carretera, hasta llegar a Arca, capital de O Pino que en los indicadores de carretera aparece con el nombre de Pedrouzo, lugar de descanso y refrigerio para otros.

Después de Pedrouzo, pasando por San Paio llegamos a la meta de la primera etapa, Lavacolla, nombre con el que se conoce al aeropuerto de Santiago y nombre también del rio citado por Aymeric Picaud en el ¨Liber Sancti Jacob ¨ en el que dice que los peregrinos franceses se quitaban la ropa y solían lavarse no solo sus parte, sino la suciedad de todo el  cuerpo.
Desde Lavacolla los autobuses nos llevaron a Santiago donde volvimos a  alojarnos en la hospedería Vía Lucís, cenando acompañados del Obispo Auxiliar de Santiago, el leones Monseñor Jesús Fernández.

 El domingo se presentaba como un día especial y ello porque tuvimos ocasión de administrar nuestro tiempo eligiendo entre varias opciones, una la de terminar la peregrinación caminando desde donde había terminado el dia anterior, Lavacolla, otra comenzar a andar desde el Monte del Gozo y la ultima quedarnos en Santiago; las tres teniendo en cuenta que además de terminar la peregrinación abrazando al Apostol, la misa del peregrino que se celebraba a las doce en la Iglesia de San Francisco y la hora que a cada uno le correspondía, en uno de los cuatro turnos previstos para visitar el Portico de la Gloria.

Aun asi quedo tiempo para comer y recorrer las calles de la Cuidad hasta la media tarde en que se inicio el regreso en Leon.

Texto . Antonio Otero