5ª Etapa Camino de San Salvador. Pola de Lena – Olloniego

La Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina” ha retomado el 30 de septiembre  el Camino de San Salvador para realizar la etapa de Pola de Lena a Olloniego.
La utilización de este camino, como vía de peregrinación relacionada con Santiago, se remonta al traslado de la corte real desde Oviedo a León en el año 910. Los peregrinos a Compostela pasaron a utilizar preferentemente los caminos subcantábricos por lo que Oviedo y su Cámara Santa, con importantísimas reliquias, perdía protagonismo. Así pues, se promocionó por los reyes de León y mediante bulas papales la visita a la Cámara Santa para la veneración de las reliquias. Ya en 1583 la Nouvelle Guide editada en Paris recogía la copla: “Quien va a Santiago/ y no a San Salvador/ visita al Criado/ y no al Señor”.

Iniciamos esta etapa en Pola de Lena en la plaza Alfonso X el Sabio, dedicada al rey que fundó la villa, y hoy centro neurálgico de la misma. Las calles rectas nos conducen al final de la población para cruzar el rio Lena y por una agradable pista paralela al mismo, llegar a Villallana que ya en la época romana era un importante enclave para las comunicaciones con la meseta. Pasada la villa cruzamos de nuevo el rio y la autovía para seguir el camino de la margen derecha lejos del tráfico rodado. Tras pasar un singular puente de madera en la desembocadura del rio Aller sobre el Lena para formar el rio Caudal, llegamos a Ujo.
Destaca en esta villa su hermosa iglesia fundada en el siglo XII pero de la que quedan muy pocos elementos originales ya que fue demolida en 1922 para mejorar el trazado del ferrocarril. No obstante se salvaron tres elementos: la exedra que correspondía al ábside de la vieja iglesia, el arco de triunfo hoy enmarcando el nuevo ábside y la portada que descansa en cuatro pilastras rematadas por hermosos capiteles.

Desde Ujo seguimos por una concurrida pista que llaman “ruta del colesterol”, para llegar hasta Mieres del Camino que sigue manteniendo el porte de pequeña ciudad industrial, a pesar de que con la desaparición del carbón y la crisis de la actividad siderúrgica se encuentra inmersa en un retroceso demográfico del que lucha por salir. No obstante sus 25.000 habitantes la mantienen hoy ya limpia y con la prestancia de una pequeña urbe.
Las largas calles nos llevan al centro urbano que luce sus zonas de hostelería con bastante animación.

Pasamos frente a la iglesia de San Juan, templo neobarroco construido en 1931 y nos dirigimos al barrio de la Peña para comenzar el ascenso al, un tanto mítico, puerto del Padrún. Al poco de comenzar el ascenso encontramos La Rebollá donde destaca la iglesia de La Magdalena, originaria del siglo XII pero que fue demolida en 1921 si bien se conservaron de la original los cincuenta canecillos del alero y el arco de la puerta colocado en el ábside. Destaca la talla de San Lorenzo traída de la antigua Malatería, una leprosería que funcionó desde 1266 hasta 1836
Frente a la iglesia luce un pequeño monumento dedicado por los vecinos de La Fuentina a Ángel García “El Padre Ángel” fundador de Los Mensajeros de la Paz y Premio Príncipe de Asturias, natural de esta parroquia y que para ellos sigue siendo “Gelín”. Merecido homenaje.

Tras coronar el Padrún descendemos a Olloniego que luce lógico ambiente de domingo, incluyendo su apetitoso sector gastronómico.
Destaca en esta parroquia de Oviedo de más de 1.500 habitantes, su Conjunto Histórico si bien se encuentra en un deplorable estado de abandono impropio de la ciudad y la Comunidad a que pertenece. Quedan aún varios elementos a destacar:
El Puente Viejo, originariamente sobre el rio Nalón, que se destruyo en el siglo XVII pero del que aún se mantienen en pie tres arcos de los cinco que lo componían. En 1676, de forma no prevista, el rio cambió el curso dejando el puente en campo seco por lo que fue abandonado perdiéndose las tasas de pontazgo que se cobraba por cruzarlo, hasta que en el siglo XVIII se construyó el nuevo y actual puente por el arquitecto Manuel Reguera, estableciéndose otra vez el pontazgo que duró hasta el siglo XIX.
La Capilla, de origen prerrománico aunque la actual es del siglo XIV. Hoy está casi destruida por el abandono y los pocos restos que quedan forman la capilla del cementerio.

La torre Muñiz y la casa Quirós o palacio de Olloniego. La torre del siglo XIV es circular y de carácter defensivo cuya misión era la vigilancia del puente.
Hay en curso un proyecto para la limpieza y prospección arqueológica del conjunto. El pasado año se habilitó frente al palacio una zona verde de ocio que se encontraba muy animada en la hermosa tarde del domingo.
Con este aire de fiesta también nosotros, regresamos a León para esperar al 21 de Octubre en el que remataremos este camino con la llegada a Oviedo.
Buen Camino a todos
Texto: Anselmo Reguera