7ª y 8ª Etapas del Camino Primitivo. Grandas de Salime – Fonsagrada – O Cadavo.

Sábado 27 y Domingo 28 de abril de 2019.

Con un madrugón más tempranero de lo habitual las setentas personas pertenecientes a la asociación de Amigos del camino de Santiago de Leon ¨Pulchra Leonina¨,  salimos  el sábado 27 de León esta vez por camino distinto, buscamos la A-6 dir. Coruña, como si fuésemos al mismísimo Santiago.

Al desviarnos entramos en el camino por Galicia, haciendo en bus el recorrido que después haremos andando en una larga la mañana. Bajamos en Cejeira, pueblín situado a las afueras de Grandas de Salime, lo que nos evita cruzar el pueblo y con ello ahorramos unos 2 Kms. Enseguida nos encontramos el primer y largo repecho. Dejamos a la derecha las ruinas de San Martín y nos refrescamos en la fuente de Peñafuente,(agua buenísima) aunque el día es ideal para caminar, parcialmente nublado, ni frío ni calor. Nos encontramos con otra buena subida, aunque más suave que la anterior y por la que llegaremos al alto de  El Acebo, (nombre que comparte con un precioso pueblo del Bierzo), este mucho más pequeño, aunque tiene barín y una pequeña tienda. A lo lejos ya se divisa tan bien en un alto Fonsagrada.

Aquí iniciamos el 2º tramo, que para algunos compañeros ha sido también el principio. ¿Como no? comienza también con una subida suave pero prolongada, llanearemos después durante casi una hora hasta Cabreira y Fonfría, la senda sigue siendo preciosa, pero no comparable a las etapas 5ª y  6ª. A lo largo del camino iremos viendo anuncios del mesón Cuatro Caminos y por él pasaremos al cruzar Barbeiros. Alternamos senda y carretera, aunque esta última en tramos cortos, pasamos por una pequeña y cerrada ermita de Santa Bárbara, que tiene al lado una vieja y descuidada área de descanso. Para llegar en ascendente camino a la meta. Plaza del Ayto. (Concello en gallego) de Fonsagrada, capital de la comarca, muchos compañeros se quedan antes por las pulperías y bares de la calle principal.

Unos pocos aprovechamos a comer rápido el bocadillo en el parque y visitar su interesantísimo museo etnográfico. Que estos días cuenta con una bonita y bien documentada exposición sobre la emigración española, durante los años 50 y 60 del siglo pasado. Se nos queda corta la hora y media de que hemos dispuesto, antes que el autobús nos lleve serpenteando por las calles de Lugo, para dejar a algunos compañeros alojados en unos apartamentos de 4 personas. El grueso nos dirigimos al Hotel Santiago, que cuenta con Spa y piscina climatizada, que solo aprovechamos 2 de los caminantes. Tras una buena y armónica cena, poco a poco nos vamos retirando a las cómodas habitaciones, pues a las 7 de la mañana nos esperará el desayuno-buffet. Copioso y variado, tras él volvemos a atravesar Lugo, recoger a gente de los apartamentos y dejar en el centro a Angel Jesús, que caminará hasta Compostela, todo seguido.
 28 de Abril de 2019, Fonsagrada – O Cadavo.
(El día que anduvimos sobre las nubes. )

Volvemos sobre el camino recorrido en bus el día anterior. Hoy también empezamos algún Km. adelantados y poco después de las nueve de la mañana comenzamos la caminata en Moutouto. Aquí el camino se separa ampliamente del asfalto y se inicia un ascenso, en el que caminaremos por encima de las nubes, atrapadas entre los picos de las montañas y tapando los valles. Sobre ellas los molinos eólicos y las verdes cumbres coronadas por un cielo azul radiante e iluminadas por el sol que hoy calienta bastante más que ayer. Nuestros ojos y cámaras se llenas de bellas estampas y se tiene la sensación de estar en la cima del mundo, como cuando miras por la ventanilla del avión y ves todo debajo de ti.

Una vez en el alto se inicia un prolongado descenso a Paradavella. Cruzamos el pueblo por la carretera, para desviarnos por un sendero a la derecha hasta Couto. Allí comienza la cuesta del Sapo, que cuesta lo suyo subir, hay que mentalizarse y pensar, venga, un paso más, que es uno menos, para llegar al alto A Lastra, sudorosos y casi sin resuello, aunque con la sensación de estar libre sobre un paraíso, por la espectacular visión entre verdes praderas y amarillos y otros tonos de plantas y arbustos.

Camino y carretera se confunden de nuevo, aunque por un desvío a la salida de A Lastra cruzamos el pequeño monte que tenemos enfrente, para volver al asfalto en el alto Fontaneira, llegamos a esta localidad, más concretamente a su cementerio y bordeando este nos enfrenta a pequeñas colinas que debemos cruzar en constante sube y baja, mucho más suaves que los anteriores y caminando entre pinos, lo cual hace que sea una senda agradable de transitar y por una última bajada de unos 250 metros aprox. nos situamos en O Cádavo a la hora de comer.
  Preguntando a lugareños, nos indican que allí lo típico es comer botello, pronunciado botelo, parecido al botillo berciano,pero con sus variantes gallegas. La mayoría se decanta por el pulpo y de prisa y corriendo sobre las 15 horas salimos para León, donde llegaremos poco antes de las 17’30H. Es día electoral y muchos compañeros quieren ir a votar, otros ya lo hicimos por correo.
Texto . Paco Gomez