Camino del Norte. 12ª Etapa . La Espasa – Pernus – Villaviciosa .

2 de Febrero de 2020.

 El domingo 2 de febrero de 2020 el grupo de peregrinos de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago “Pulchra Leonina” seguimos recorriendo el Camino del Norte por la Costa. Era nuestra segunda etapa y el éxito de participación fue abrumador -esta vez, ocupamos 3 autocares grandes-. 

A las 07:30 horas comenzamos viaje hacia tierras asturianas con muchas ganas. Además, el pronóstico del tiempo auguraba una excelente jornada soleada y con buena temperatura, – como luego pudimos disfrutar-. El viaje es tranquilo. Hacemos una breve parada en ruta y aprovechamos para tomar algo y estirar las piernas. 
Rápidamente, llegamos a la Playa de La Espasa, lugar donde terminamos la primera etapa y punto de origen de la de hoy. Es ideal comenzar a andar viendo el mar.

TRAMO 1: LA ESPASA-PERNÚS (10’6 Km.):
Dejando atrás la Playa de La Espasa empezamos a caminar. Charlas distendidas, comentarios y risas dibujan el ambiente.

Caminamos por la nacional N-632. Toca ir por el asfalto hasta encontrar un camino a nuestra izquierda que, a través de Covián, nos lleva a Colunga. Cuando llegarmos, en Colunga el termómetro registra 15 grados y hace sol.

Como desde la salida de Colunga hasta Pernús no hay bares ó similares donde se pueda tomar algo, algunos compañeros quedan en Colunga reponiendo fuerzas y haciendo un alto en el Camino.
Colunga es la villa capital del concejo del mismo nombre. Consta de unos 1.000 habitantes. 
A la salida de Colunga, vamos hacia la izquierda dirección Puente Agüera.
Seguimos unos 200 metros la desviación hacia la derecha por la CL-1. Hay una subida de unos 100 metros aproximadamente de desnivel. Y después, la consiguiente bajada hasta llegar a Pernús. Aquí termina el primer tramo de la etapa. Hacemos una corta parada en el Camino para reponer fuerzas y descansar. Acto seguido, continuamos con el segundo tramo de la etapa.

TRAMO 2: PERNÚS-VILLAVICIOSA (12 Km.):
El calor nos acompaña. La temperatura va subiendo. Salimos de Pernús por la misma CL-1. Nos encontramos con un desnivel de unos 200 metros. 

Pasamos por La Llera y bajamos hasta Priesca que cuenta con un albergue. 

Contemplamos aquí la Iglesia de San Salvador, que constituye uno de los ejemplos de la arquitectura prerrománica, declarada Monumento Nacional el 5 de febrero de 2013.

Seguimos las flechas amarillas y los mojones que nos indican la ruta a seguir. Viendo hoy verdes prados y eucaliptos continuamos ruta. Pasamos por La Vega y a la izquierda tomamos otro camino de tierra.

Cruzamoa bajo la A-8 y llegamos a Sebrayo, que tiene albergue. Desde aquí, nos quedan 6 kilómetros. 
Seguimos por la carretera local, cruzamos la A-8 y subiendo por una pista alfaltada, podemos ver Villaviciosa. 
Tomamos una pista de tierra en descenso y, paralelos a la autovía que cruzamos en varias ocasiones, llegamos a la N-632.
A la entrada de Villaviciosa vemos las enormes instalaciones de una conocida marca de sidra -sólo diremos que es famosa en el mundo entero-. 
Villaviciosa nos recibe con 21 grados. Temperatura ideal. Y la etapa llega a su fin.
Villaviciosa, capital de la manzana. Numerosas pumaradas (plantaciones de manzanos) y llagares de sidra (bodegas) salpican la villa. En Villaviciosa destaca la Ría y la famosa playa de Rodiles entre otros numerosos recursos naturales. Tiene aproximadamente 15.000 habitantes y un enorme patrimonio de obras románicas y prerrománicas y nobles casonas indianas.
Y hasta aquí el Camino del Norte por hoy.
A la hora prevista salimos de la Estación de Autobuses de Villaviciosa.
En el trayecto, algunos compañeros charlan, otros descansan. El viaje es rápido. Ya en la entrada a León “despertamos” y como siempre, cantamos el himno de la Asociación.
Ha sido una jornada estupenda y llegamos a buena hora a casa. Nos quedamos con el recuerdo del buen sabor de boca que nos ha dejado el día.
Ahora toca esperar a la siguiente etapa del Camino. A ver cómo nos sorprende.
Hasta entonces,
¡Buen Camino!
 Texto :Marta María Fernández Santos.