Camino Sanabrés. 12 y 13 etapas. . Orense – Cea – Castro Danzón.

El reloj de la torre sur de la catedral, da la media sobre las 6 de la fría mañana leonesa del 17 de marzo y los buses parten de Santo Domingo con casi cien personas pertenecientes a la Asociación de Amigos del camino de Santiago de León ¨Pulchra Leonina¨.

La gente dormita, las nieves por Sanabria, alborotan a los viajeros que ven admirados los paisajes fronterizos de León con Orense.
 Desayuno entre las nieves del área de servicio. que aprovechamos para una guerra de bolas entre amigos. 100 Kms. faltan para Orense y el Bus pequeño sufre una avería. ( unas 3 horas) esperarán algunos compañeros, eso si confortablemente instalados en un área de servicio que los atiende estupendamente. Se incorporarán a la marcha en el 2º tramo. Tamallanzos-Cea.

Nada más pasar el puente romano de la ciudad de Orense, comenzamos a ascender, subiendo por la C/ Camiño Real. Más adelante Camiño da Costa, nos regala restos de antiguo empedrado tras unas curvas en herradura, bajo la ermita de San Marcos. (Paliza de subida). Llegamos a Sartétigos, casa diseminadas salpicadas de viñedos e incluso ovejas pastando a sus anchas.
 Salimos a una pista asfaltada. La dejamos para adentrarnos al pie del desvío a Fonte do Santo, para tomar un camino que asciende ligeramente y alcanza Oteiros da Forca. Dejamos atrás las últimas casas, siguiendo de frente, tras cruzar la carretera, bajamos por una pista de tierra y seguido a la N. 525. Un camino al borde de la nacional nos conduce a Tamallanzos. Aquí encontramos un pazo barroco y la iglesia de Santa María de base romanica.
   La mayoría paramos en Bouzas, hay bar y allí comemos el bocadillo, nos alcanzan los perdidos por la avería y continuamos todos juntos hasta Cea. Nada más pasar Sobreira, un precioso puente medieval sobre el río Barbatiño, que como casi todos los ríos españoles en estos días lleva un importante y rápido caudal, la senda ascendente que continua el camino es preciosa, pero baja casi tanta agua como el río. Andamos por los bordes entre prados y sendero, rachas de viento y lluvia dificultan aún más nuestro caminar. Pasamos por Faramontaos y Viduelo con su capilla de San Pantaleón, subimos una ultima cuesta que nos desemboca en Casanovas. Preciosa fuente xacobea con bordón y calabaza y una reconfortante indicación Cea a Kms.
 Caminamos por un encharcado y serpenteante camino entre pinos, llegamos a Cea. tras pasar el colegio y un puente bajo una vía rápida, llegamos al albergue en el que destaca un hórreo en forma de L, desde allí vemos la alta torre del reloj. Pero si algo hay que destacar en Cea es su pan. Aquí está el epicentro del pan moreno que fabrican en más de 20 hornos.

Vuelta en bus a Orense y visita guiada por la ciudad, la primera parte bajo la lluvia y la segunda ya con paraguas cerrados, pero realmente helados y los pies congelados. Visita a la catedral, ayuntamiento, edificios e iglesias importante y como no? Las Bulgas, en el mismo centro de la ciudad. Unas termas que disfrutan los ciudadanos en plena calle, a las que tienen que enfriar el agua, pues mana a unos 90 grados.
 Agradecemos la llegada al hotel y sobre todo la ducha caliente, antes de la cena en el hotel
Euroestars Auriense. Bien, sin más, confraternización, con un equipo de rubby santanderino y acaba la cena cantando todos Viento del Norte. Con más cansancio que sueño a las 23 horas estamos todos en la cama.

Sobre las 9’30 de la mañana del dia 18, estamos todos como locos por Cea buscando donde comprar su famoso pan, antes de comenzar la 2ª etapa Cea – Castro Dozón. Aquí hay dos posibilidades por el monasterio de Oseira, más larga o por Piñor más directa a meta. La mayoría optamos por Oseira para conocer su grandioso monasterio. Unos por caminos de agua que les obliga andar por los prados, también aguados pero en menor cuantía, la mayoría  hacemos por carretera los 8’6 Kms.

Hasta llegar al Escorial gallego. Monasterio cisterciense de Santa María la Real de Oseira, 43.000 metros cuadrados que acogen entre sus tres claustros y numerosas estancias, iglesia principal y capillas a 14 frailes. Miles son los visitantes que acuden anualmente a visitar esta joya.
  Pese al frío y la humedad reinante en el recinto, aguantamos estóicos 3/4 de hora de misa y 45 minutos de visita guiada. Obra maestra de la arquitectura del cister, con un marcado estilo románico ojival, con clara influencia de las iglesias de peregrinación (girola). Impresiona su sala capitular, también llamada de las Palmeras.
  Fuerte aguacero a la salida. Muchos optan por comerse el bocadillo en los dos bares cercanos al monasterio y la senda peregrinos.
 Carretera y caminos de agua nos llevan a Vilarello, Cabalediña, Outeiros de Coiras, A Gouxa y finalmente a Castro Dozón, con un restaurante cerrado y el otro que no había sido avisado. atiende como puede, pero con sus existencia da de comer a todos los peregrinos que lo solicitan. No son pocos los que visitan su iglesia y sellan las credenciales con un sello nos dicen de unos 100 años. Sobre las 17’30 embarque y 4 horas después estamos de nuevo en el punto de partida.
Texto . Frascisco Gomez Palacios . ¨Paco ¨.
Fotografía . Carmen Muñoz y Paco.