Camino de Invierno: Borrenes – Sobradelo

Hace ya una semana de esta etapa que cuento ahora, y es que el tiempo pasa rápido, y más cuando se tienen tantas buenas cosas en las que participar. Pero antes de que nos pille la siguiente, damos cumplida crónica de lo acontecido en el recorrido.

El Camino de Invierno aparece como alternativa al paso por O´Cebrerio cuando hay nieves en el mismo, y bien pudimos comprobarlo una vez más. Mientras que todo El Bierzo aparece rodeado de montañas con cumbres nevadas, nuestra etapa no cuenta más que con unos metros en los que pisamos algo de hielo, más que nieve en si.

Salimos de León algunos menos que en la etapa anterior, aun así, dos buses cumplidos, y a buena hora, que “al que madruga, … como que amanece más temprano”. Llegada a Borrenes, con intento de salida neutralizada, que tendremos que seguir mejorando. Entre las prisas de unos por iniciar la etapa cuanto antes, y los cafés comentados de otros, el acuerdo es difícil, pero digamos que estamos cada vez más cerca de lograrlo. Mientras se despertaban los ánimos con el café y ardientes aguas, volvimos a solicitar el sello del Camino de Invierno, pero ni sello ni alcalde aparecieron. 

Desde Borrenes no seguimos el trazado oficial, ya que vecinos han marcado y recomiendan salir del pueblo hacia la izquierda, subiendo un poco en la ladera, y de esa forma, bordeando el pinar por un buen camino, evitar el paso por carreteras, que si bien hay poco tráfico, haberlo, hailo.

El día, despejado y frío, especialmente en los tramos de sombra. Nos acompañó la helada mañanera gran parte de la jornada, pero el camino estaba seco y había muy pocas zonas con hielo. Por contra, pasadas las horas, en las zonas solanas había algo de barro. Son varios kilómetros por esta vereda, cruzando la carretera de Orellán y la de Médulas, cerca de pinos, encinas, castaños, madroños y matorral diverso.

Hasta casi la llegada a Médulas no tomamos carretera, a la helada sombra de los primeros restos de la mina romana, haciendo parada técnica en el Aula Arqueológica a la entrada del pueblo, dónde pudimos sellar la credencial.

Médulas sin duda merece visita para el peregrino de paso. Cruzando el pueblo, a la izquierda, quedan los restos de la explotación romana de oro, y un recorrido por las misma es más que recomendable. Cualquier época del año es buena para ver el efecto de la mano del hombre, con la minería a gran escala de los primeros siglos, y la respuesta de la naturaleza posterior.

Nosotros, conocedores del lugar, continuamos camino, directos al oeste, subiendo al Mirador de las Pedrices, que no perdices, nombre que puede que se deba a los pedreros o murias existentes, amontonamientos de piedras resultado del aparte de las mismas de la tierra a enviar a los canales de lavado. La existencia de estos pedreros incluso en lugares tan altos pueden dar idea del enorme tamaño de la explotación en época de los romanos.

Desde aquí, largo descenso mantenido por el valle de Valdebría, con abundantes pinos y olorosas jaras. Se desciende hasta Puente Domingo Flórez, dejado a la izquierda el final de los Montes Aquilanos con sus cumbres nevadas, al final de las cuales aparecen las canteras de pizarra y el pueblo de San Pedro de Trones.

En Puente Domingo Flórez se cruza el río Cabrera y se hace la media etapa y el descanso para comer, que los que continuamos recorrido haremos breve.

Nada más salir, cruzamos el río Sil, entrando en Galicia sin aviso ninguno. Solo el cambio en la indicación del Camino nos dice que ya salimos de El Bierzo y pasamos a Orense.

El recorrido hasta Sobradelo, dejando el río Sil a la izquierda, empieza pasando por debajo de la vía para entrar en Quereño, primera aldea de Orense en nuestro andar. Al salir, se sube y bordea el final del canal de Eiros, que sirve a la central hidroeléctrica. Desde el alto hay unas estupendas vistas Puente y de la presa de Pumares. Se desciende hasta esta, se pasa bajo la vía de nuevo, y se toma un camino muy bien adecentado, que es el que ya seguiremos el resto de la etapa, continuando primero hasta Pumares.

De Pumares a Sobradelo el buen camino que llevamos continua por la ladera, a la derecha de río y vía, y subiendo levemente, nos lleva entre un monte bajo. desde aquí se ven al otro lado las numerosas empresas dedicadas a la pizarra.

Se hace cómodo y ameno este trazado, a pesar de la ligera y continua subida durante varios kilómetros. Finalmente, aparece Sobradelo, pueblo que se hace largo de recorrer, y dónde terminamos etapa, tras breve refresco y visita al histórico puente sobre un río Sil, con sus 7 arcos, siendo el central más reciente ya que se destruyó para evitar el avance de tropas francesas en la Guerra de Independencia y que posteriormente, se tardó casi un siglo en reconstruir.

Dejamos Sobradelo, a dónde volveremos en unos días, y nuevamente, cómodo viaje de regreso a León, llegando puntualmente a la hora prevista por la organización.

Camino de Invierno: Ponferrada – Borrenes

Tras ponernos a bien con todos (con Dios en la Misa, y con los Socios en la Asamblea), empezamos las actividades peregrinas de este año.
Y empezamos comenzando un nuevo camino, el Camino de Invierno, que desde Ponferrada sigue el curso del Sil para evitar, en los meses de invierno, el paso de O’Cebrerio. Esta ruta además ha tenido recientemente el reconocimiento oficial por parte de Catedral de Santiago, concediendo la Compostela a los peregrinos que lleguen por la misma a Santiago. +info
El inicio de actividades, a pesar del frío, ha recibido una buena acogida: 110 inscritos y lista de espera, por lo que en la mañana del domingo 25 de enero partimos 2 autobuses completos desde León.
Y tirón e interés si que despierta este Camino. Los compañeros de Madrid pasaron justo el día antes por el mismo, y estaban en esta jornada completando una segunda etapa, que nosotros haremos próximamente.
Viaje sin incidentes, y llegada a Ponferrada, dónde en el Albergue pudimos sellar la credencial que muchos iniciamos con la intención de completarla con este camino.
El Camino de Invierno sale desde Ponferrada sin haber llegado a entrar en la zona antigua de la ciudad. Cuando se llega al crucero tras el albergue, en vez de seguir de frente hacia el Castillo, se desvía uno a la izquierda, bajando para cruzar el río Boeza.

Crucero en Ponferrada. El Camino de Invierno empieza aquí, a la izquierda.

Tras cruzar el Boeza, empiezan las marcas de esta ruta. Los primeros ibamos acompañados por Roger, el amigo y presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en El Bierzo (o abreviando, el presidente del Bierzo).

Se continúa a la izquierda del río Boeza y del Sil, que se unen a los pocos metros, bordeando el monte Pajariel. A la derecha, entre la niebla cerrada de este día, queda Ponferrada y su castillo templario.

Rapidamente la carretera pasa a camino, que bordeando el Pajariel poco sube y baja, si bien estaba bastante helado, y es que la niebla no dejaba pasar nada de sol, y alguna zona con barro.  Son zonas con arboledas frutales, con almendros, nogales…  y algunas viñas. Una pena no pudiera verse más el paisaje, aunque el camino tenía sus tramos vistosos:

Así, alegremente, se llega a Toral de Merayo, pasando primero el rio Oza sobre un pequeño puente, luego junto a la ermita del Santo Cristo del Nogaledo, y se llega a la Iglesia de San Salvador.

El camino sigue a Villalibre de la Jurisdicción, pasando por zonas de viñas, unas con mediapoda, otras sin podar.

En Villalibre nos saludamos con el sr. cura, que salía de la iglesia tras dejar bien cerrada la puerta… como no puede ser de otra forma con semejante llave. Según comentamos, es prestada por San Pedro, pero no hay prisa por devolverla.

El día continuaba con niebla cerrada, y se perdía la esperanza de que abriera y pudiera verse el paisaje algo más que pocos metros a nuestro lado. Prados, frutales y viñas hasta Priaranza, y más de lo mismo después, con zonas con bastante barro.

Ni siquiera al salir de Priaranza y empezar a subir hacia Santalla llegamos a librar la niebla, como bien muestra la siguiente imagen:

Vista desde el Balcón de El Bierzo en Santalla.

Desde aquí, seguimos camino a las ruinas de Rioferreiros, donde solo queda en pie la ermita de la Virgen del Carmen.

Justo aquí, el camino “tuerce” la cara: giro a la izquierda, rampa de subida para cruzar la carretera junto a la antigua calera, y más camino cuesta arriba hasta Villavieja. Cambia el paisaje rápido y aparecen las encinas.

Pero sobretodo, aparecen el sol… y a poco que se quita la niebla, el castillo de Cornatel agarrado a las rocas.

No se va directamente, imposible subir esa ladera, sino que se sigue el valle hasta Villavieja, pueblo pequeño pero que recupera casas, el horno…, así como la iglesia dedicada a Santiago

Desde aquí, el camino gira y cambia de lado en el valle, dirigiéndose al Castillo de Cornatel.

  *Bonito, ¿eh?

Desde Cornatel, ahora si, se ve El Bierzo… lo que hay allí, bajo la niebla. Al fondo, las montañas que limitan la comarca, en este caso, los Ancares.

Desde el castillo se baja por carretera con poco tráfico hasta Borrenes. Si, Borrenes, con su conejo en la plaza… Fin de etapa, lugar de bocadillo, o plato en el bar (estupendos callos con garbanzos, comentaron),  cafés y gotas… lo habitual mientras se espera a los más rezagados.

De Borrenes, ya tomamos los autobuses para volver al castillo de Cornatel, para la visita que generosamente nos concedió el alcalde de Priaranza.

Además, contamos con las explicaciones de los voluntarios “Caballeros de Ulver”, que nos contó el uso y evolución de distintas armas, incluida una práctica final. ¡Estupendo trabajo de recuperación y divulgación el de esta Asociación!  

Se aprovecha la tarde, recuperando las horas de sol robadas por la niebla, por el patio del castillo y los lugares que van rehabilitando del mismo, y disfrutando de sus vistas.

Y antes de salir, despedida del Santiaguito que también en este castillo encuentra acomodo.

Buen viaje de regreso, tranquilo, que nos deja a todos muy contentos en León, prestos a descansar para recuperar en breve los pasos en este camino.

¡Buen Camino!

Feliz año 2.015 y preparemos nuevas actividades peregrinas

Ya estamos en el año 2.015 y de nuevo la Asociación nos convoca para realizar un montón de actividades peregrinas que llenarán todos los meses del año. Entre todas ellas me atrevo a destacar, para que las apuntéis en vuestros calendarios, una serie de excursiones.
Volveremos a recorrer el Camino de Invierno a Santiago de Compostela; partiendo el día 25 de enero de Ponferrada iremos domingo a domingo haciendo etapas hasta llegar a Barxa de Lor. No os lo perdáis si tan solo habéis oído hablar de él. Pasa por rincones como el Castillo de Cornatel, Las Médulas, etc.

También se recorrerán un par de etapas del Camino Real Francés para que los nuevos asociados lo conozcan. Concretamente el fin de semana del 7 y 8 de marzo se andará de Triacastela a Sarria y de allí a Puertomarín.

Recorreremos el tramo final del Viejo Camino de Santiago por el Bierzo caminando en domingos sucesivos desde Igueña, donde lo dejamos el año pasado, hasta Villafranca del Bierzo. Es inexcusable la asistencia a este descubrimiento fantástico que está suponiendo el antiguo Camino de Santiago por la montaña, el Camino Olvidado. Aún nos quedan muchas cosas por descubrir.

Del 23 al 26 de abril se recorrerá el Camino de Compostela a Finisterre; una actividad muy bonita y especial para los que tengan días libres en esas fechas.

No podemos faltar, un año más, a la Romería del Bendito Cristo de Cabanillas. El auge que está tomando no es para echarlo a broma; habrá que escotar para llevar una buena cantidad de mistela y pastas, no vayan a quedar los romeros con hambre.

El 8 de noviembre regresaremos a Villabante para continuar sembrando el Camino de Santiago hacia Hospital de Órbigo y Santibañez de Valdeiglesias.

 Hay otras muchas actividades como recorrer el Camino Portugués desde Oporto hasta Tui del 31 de mayo al 7 de junio, o la jornada de limpieza del Camino de Santiago. Este año tocará limpiar desde Reliegos, a Mansilla de las Mulas, Puente Villarente y el Alto del Portillo. Cuando bajéis a Puente Castro preguntar por Baudilio si las flechas amarillas no estaban en su sitio.

En una asociación como la nuestra, con casi 400 asociados, hay muchas actividades que se realizan sin conocimiento de la directiva, de modo individual o en pequeños grupos, animaros a escribir a la asociación y a la revista El Senderín para que sean visibles vuestras actividades.
También podéis publicar vuestras fotos y comentarios en este blog, no tenéis más que decírselo a Rosa Fandón y Rafa o al que suscribe. No hay problema alguno. Simplemente mandar las fotos y lo que queráis contar y se pone aquí.

Feliz Año Nuevo que lo paséis muy bien; actividades no os van a faltar.