Limpiando el Camino de Santiago

La Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina”, realizó la Jornada de Limpieza en un tramo del Camino Francés y, después del esfuerzo, tuvo lugar la Comida de amistad.
Limpiando el Camino
Para realizar la limpieza convenientemente, Nabor, en el autobús, nos dividió en tres grupos. A los integrantes del primero, les correspondió el tramo comprendido entre el Burgo Ranero y Reliegos. Otro grupo limpiaba la calzada romana, llamada Trajana, de Calzadilla de los Hermanillos a Reliegos. El tercer grupo desde Reliegos a Mansilla de las Mulas.
Tramo comprendido entre el Burgo Ranero y Reliegos.
Limpiando el Camino
Yo recordaba la visita realizada este verano a los hospitaleros voluntarios en estas localidades. Podéis leer sobre Burgo Ranero en verano.
Al llegar a el Burgo echamos un vistazo a sus casas de barro, mientras añorábamos el sol de otras veces y nos sumergíamos en la niebla. Caminábamos y nos agachábamos a recoger toda clase de desperdicios, con los que íbamos llenando nuestras bolsas de plástico. Hablábamos de la bonita leyenda de la laguna, situada junto a la salida del pueblo y contamos que el albergue de peregrinos lleva el nombre Domenico Laffi, en recuerdo del peregrino italiano, que haciendo el camino en el siglo XVI, nos narra en su diario, cómo un lobo se zampó a su compañero cerca de donde ahora nos encontramos. Eran otros tiempos y los lobos preferían comerse un talludo peregrino en vez de a un tierno corderito, se trata de una leyenda, se ve.
Los paisajes que se abren ante vuestros ojos sirvieron de escenario para el rodaje de exteriores de la película “The Way” interpretada por Martin Sen. No es de extrañar, porque al pasar por esta sencilla el área de descanso se siente paz, algo que se transmite cada vez que la contemplo.
Limpiando el Camino
Podéis beber agua de la fuente del piojo ¿Por qué se llamará así? Y al acercarnos al desvío de Villamandon agachamos la cabeza, pues nos acercábamos a un aeropuerto de “Ultraligeros” que realizan prácticas de vuelo rasante.
Tramo comprendido entre Calzadilla de los Hermanillos y Reliegos.
Limpiando el Camino
Dicen que en el lugar donde hoy se asienta Calzadilla de los Hermanillos, hubo una fuente donde paraban los legionarios para aliviar su sed y descansar. Poco a poco se fueron construyendo casas y el lugar se convirtió en un asentamiento estable, hasta que en la época medieval, unos frailes menores o “hermanillos”, procedentes del monasterio de Sahagún, fundaron un hospital para socorrer a los peregrinos y ocuparse también de su vida espiritual.
Limpiando el Camino
Este tramo discurre por donde en su día lo hizo la Vía Trajana, de donde también tenemos relato.
A la hora de limpiarlo, tened en cuenta que es el más largo, pero la buena noticia es que también está menos transitado y por lo tanto más limpio. Esta antigua vía (No os emocionéis demasiado) hoy convertida por avatares del destino y desinterés por la historia, en camino de concentración parcelaria nos llevará hasta el apeadero de Villamarco.
Aparte del apeadero el canal de los Payuelos será la otra construcción moderna por la que pasamos aunque todavía nos faltan 5 Km. para llegar a Reliegos y completar así los 17 previstos para este tramo.
En Calzadilla, en su día aprovechamos la visita a nuestro compañero Félix, que estaba de Hospitalero voluntario, para ver el Centro de Interpretación de la Calzada Romana, se muestran curiosidades de la costrucción de estas vías, la reproducción de un canal de piedra de seis metros de longitud y hasta un miliario, sin olvidar los cipreses adornando la vía.
Y limpia que te limpiarás se llega a Reliegos.
Limpiando el Camino
Tramo comprendido entre Reliegos y Mansilla de las Mulas.
En Reliegos comenzamos la actividad los encargados de limpiar el tercer tramo. Somos los más afortunados, pues solo 6 Km. de distancia nos separan de Mansilla de las Mulas, con un camino escoltado por una hilera de árboles, que protegen del sol al peregrino.
En esta ocasión faltaba el sol, pero consolaba rebuscar la basura entre grandes hojas marrones, caídas en esta mañana otoñal, húmedas de rocío y niebla, brillantes entre las hierbas.
A la salida del pueblo pudimos contemplar junto a la zona de descanso, un monumento al peregrino. Me acordé entonces del relato que hicimos en la inauguración, en Reliegos, que podéis leer aquí.
Reliegos
El pueblo, de gran raigambre jacobea, cuenta hasta cuatro albergues y varios bares.
Limpiando el Camino
Uno de ellos, decorado con frases escritas y colores muy llamativos, es famoso en todo el camino y su propaganda se encuentra pegada hasta por los árboles:
Limpiando el Camino
Dejamos Reliegos comentando aquello de que en este pueblo impactó en el año 1947 un meteorito, pero que afortunadamente no hubo víctimas y seguimos por la veredita recta y ancha hasta Mansilla.
En esta jornada grisácea no faltaron las notas de color. Los frutos silvestres ponían el rojo sobre los verdes y las hojas de los plátanos amarilleaban y se tornaban doradas, antes de caer de las ramas ya teñidas de varios tonos marrones.
Limpiando el Camino
 En cada tramo, los peregrinos, hicimos varias paradas para vaciar nuestras bolsas individuales. Las trasvasábamos en las bolsas más grandes, que llevaban en hombros los valientes, hasta depositarlas en los contenedores con tapa o aparcarlas a la vera del camino, para cargarlas en el autobús hasta los contenedores, donde los hubiera.
Limpiando el Camino
Recogimos menos bolsas que en años anteriores. Ved nuestro reportaje del 2011 en el Órbigo.
Se ve que hay mayor conciencia ecológica y que la crisis ha conseguido que los peregrinos reutilicemos nuestras botellas de agua o que dejemos los botes de bebida, para una ocasión más relajante, quizá para cuando reposemos en torno a una mesa.
Como no todo va a ser recoger basura “olvidada” a lo largo del camino, por peregrinos poco responsables, nosotros aprovechamos la actividad para disfrutar de una comida de hermandad.
Limpiando el Camino
DSCF7324
DSCF7328
DSCF7327
DSCF7325
Limpiando el Camino
Sin que faltara la partida:
DSCF7334
Con música y canciones:
DSCF7331
Y baile:
DSCF7330
Fotos y texto de Rafael Cid y Rosa Fadón

Jornada de limpieza del Camino de Santiago, 21 de octubre de 2012.


Pequeña crónica del primer tramo, desde Sahagún hasta Bercianos del Real Camino (11 km).
Texto: Manuel Rodríguez Pascual
Eran las 9,30 horas de la mañana del domingo 21 de octubre, cuando el primer grupo de limpieza de once personas capitaneados por Nabor, descendíamos del bus en Sahagún, justo al lado del Convento de las Madres Benedictinas y del arco que daba acceso al poderoso Monasterio de San Benito. Sin demora, traspasamos el puente medieval sobre el río Cea, desde el que se contemplan las amplias choperas, ahora teñidas de amarillo, y donde algunos autores –con mucha imaginación- han querido ver las “lanzas floridas del ejército de Carlomagno”. Enseguida comenzamos a limpiar este tramo del Camino Francés que va paralelo a la carretera, que estaba bastante sucio, más por botellones y otras fiestas de los locales, que por desperdicios de los caminantes. No habíamos andado un kilometro y ya teníamos un saco lleno; afortunadamente había un contenedor próximo. 
Con buena temperatura y un agradable sol mañanero que nos acaricia, pronto llegamos a la bifurcación, sin ninguna señalización adecuada para el peregrino, deCalzada del Coto, por donde se desvía la calzada romana o Vía Trajana. Seguimos recto, cruzamos una glorieta bastante peligrosa que da salida a la autovía y, donde se inicia el andadero del Camino Francés, nos quedamos perplejos por la gran cantidad de envases dispersos y bolsas de plástico que han dejado los peregrinos atadas a un mástil hierro. En un lugar estratégico del camino como éste, a nadie se le ha ocurrido poner un contenedor. Llenamos dos sacos grandes que Nabor se encarga de llevar al hombro en dos viajes hasta el contenedor más próximo (a unos 500 m), que se encuentra a la entrada de Calzada del Coto.
Continuamos por un andadero muy agradable, con árboles que dan algo de variedad al paisaje y que lleva aparejado un camino rural asfaltado, en el que la basura va disminuyendo rápidamente a medida que nos alejamos de los núcleos de población o de las carreteras. Pasamos por debajo de un viaducto del AVE y sin prisas, pronto alcanzamos la Ermita de Perales, un oasis para el peregrino, con sombra y agua donde descansar; y que además cuenta con un contenedor donde podemos dejar la basura que hemos recogido en esta parte del camino. Dejamos a nuestra derecha la granja San Esteban y un arroyo, en cuyo margen está la cruz –rota y en el suelo- en memoria de un peregrino alemán que falleció en este lugar. Apenas queda un kilómetro para Bercianos del Real Camino y ya divisamos en el horizonte, la torre metálica de su nueva iglesia, que sustituyó a otra, alta y maciza que se desmoronó hace unos años, que constituía un icono de esta parte del camino. 
Cuando llegamos a Bercianos del Real Camino, cerca de la una de la tarde, la gente salía en corrillos de la misa en la Ermita de San Roque. Como nos daba tiempo, decidimos hacer una visita rápida al albergue de peregrinos, un gran caserón que fue Casa Rectoral, donde fuimos recibidos por dos agradables hospitaleras (una italiana y otra canadiense) que realizan una encomiable labor anónima, y que amablemente nos enseñaron las dependencias y sellaron la credencial.
A la hora pactada, el autocar nos recoge y lleva hasta El Burgo Ranero, donde nos juntamos con el otro grupo de limpieza que había realizado el camino desde Bercianos hasta El Burgo. Posteriormente, un grupo de 18 esforzados caminantes, nos juntamos para comer de “menú” en el restaurante Piedras Blancas, enfrente del albergue, y realizar una amplia sobremesa. 
Antes de marchar, y para ayudar a hacer la digestión, recorremos la espléndida calle Mayor, donde aún predominan las casas de barro, y por la que han pasado multitud de peregrinos durante siglos. Y al final de la misma, contemplamos la laguna Manzana, refugio de aves, donde los rebaños trashumantes camino de Extremadura se cruzaban con los peregrinos. 
Un día espléndido para andar, un poco de ejercicio saludable, doblando el cuerpo para recoger papeles y botellas, una comida agradable entre buenos amigos y, encima, aún nos queda tiempo libre en la tarde para poder asistir a un extraordinario partido de balonmano entre el Ademar y el poderoso Flensburg alemán, que acabaría en tablas. ¿Se puede pedir más, según están los tiempos?
Crónica del segundo tramo tramo, desde Calzada del Coto a  Calzadilla de los Hermanilos (11 km).
Texto y fotografía: Angel Herranz


Hola peregrinos!
Muchas crónicas de eventos comienzan ”Hera de noche y sin embargo llovía”, no es el caso de la nuestra, si es cierto que era aun de noche pero no llovía, Nabor, como desde hace años estaba custodiando la puesta de entrada al autobús de la empresa FRANCO conversando con el conductor.
 Una vez acomodados los limpiagrinos o recogegrinos partimos hacia Sahagún, a la llegada descargamos el primer grupo y los otros dos partimos, el nuestro, para Calzada del Coto, comenzamos la limpieza del tramo Calzada del Coto a Calzadilla de los Hermanillos, naturalmente intentamos consumir en el bar del pueblo y al encontrarlo cerrado tuvimos que conformarnos con confraternizar con una peregrina alemana.
 El punto álgido de la productividad del grupo fe el kilometro de salida del pueblo, un saco grande lleno de basura, que un amable empleado del Ayuntamiento se ofreció a transportar al contenedor del pueblo, fotos y gracias.
El camino en adelante sin apenas basura unas cuantas bosas pequeñas, llegados a la fuente y apacible descansadero, risas o fotos en posición de limpiagrinos competentes.
Por fin avistamos Calzadilla de los Hermanillos, la jornada con un tiempo esplendido y la camaradería como siempre, pocos o muchos los peregrinos y peregrinas de León caminamos “bien avenidos”.
 
Llegada al pueblo visita al albergue recibimiento e invitación por el Sr. Alcalde y comida, bebida y paseo para conocer el lugar, foto de grupo que curiosamente aumentó con varios peregrinos que pernoctaban en el albergue, a las cinco en punto de la tarde, o cerca, volvimos para la ciudad cantando interiormente nuestra canción “Es León un cruce de caminos, es emblema de rutas jacobeas, con amor acoge al peregrino………….” .
                                   León día del señor del año de gracia de dos mil doce
Crónica del tercer tramo tramo, desde Bercianos del Real Camino hasta El Burgo Ranero (7 km).
Texto y fotografía: Marta Román Valdés
Después de dejar a los dos grupos de compañeros para limpiar los tramos de Sahagún- Bercianos del Real Camino y Calzada del Coto- Calzadilla de los Hermanillos, el autobús nos acerca al último grupo a la localidad de Bercianos del Real Camino. Al frente del equipo de 15 socios se sitúa Jose Buzzi.
Antes de comenzar la limpieza, decidimos tomar un café, ya que la mañana se presenta otoñal. Descubrimos un nuevo punto de encuentro de peregrinos: “Casa del Peregrino”, Es un lugar acogedor, donde el hombre que nos atiende nos explica su intención de convertir unas viejas construcciones en un Albergue para peregrinos. Es interesante ver como peregrinos de otros países deciden establecerse en el Camino y potenciarlo.
Después de tomar el café y un pequeño almuerzo, Buzzi reparte las bolsas para ir recogiendo la basura. Pasamos por delante del Albergue, donde dos hospitaleras (una Italiana y una canadiense) nos saludan desde el balcón e intercambiamos con ellas impresiones. Antes de abandonar el pueblo ya empezamos a recoger objetos, lo que nos lleva a reafirmar, que son las cercanías a los pueblos los lugares mas descuidados.
De forma tranquila, vamos alejándonos de Bercianos por un andadero junto a la carretera comarcal que une las dos localidades. En nuestra salida hemos coincidido con varios peregrinos, que se sorprenden por la actividad que realizamos, a la vez que agradecen que nos preocupemos por el mantenimiento del Camino.
La mañana está soleada, aunque el fresco nos acompaña. Al llegar al Área de Peregrinos de Bercianos, a unos 2 km del pueblo, ya dejamos una bolsa grande llena de lo recogido en este primer tramo. A lo largo de los otros cinco kilómetros, iremos dejando otras tres bolsas, para ser recogidas posteriormente.
Llegamos al Burgo Ranero. Después de posar para la posteridad con parte del resultado de nuestro trabajo, Baudilio nos invita a degustar un trozo de chorizo en el parque. 
Posteriormente, parte del grupo se encamina al Albergue del Burgo para visitarlo y sellar la credencial. Como aún es pronto para comer, nos da tiempo a visitar los dos restaurantes abiertos y tomar unas cañas. 
En uno de estos bares, vuelvo a darme cuenta de la forma de tratar a los peregrinos, que se suponen clientes seguros. Si por algo nos caracterizamos en León, es por nuestras tapas. Pero viajando como peregrina, he visto con desagrado, que muchos de los bares por los que discurre el camino en esta provincia, ignoran al peregrino a la hora de ofrecerle una tapa, en diferencia a los lugareños a los que se la ponen como siempre. Es una pena ver como se aprovechan del peregrino, sin pensar que mañana puede ser un turista agradecido que vuelva a recorrer estos lugares.
Afortunadamente, no es este el caso de la mayoría de los negocios hosteleros. Desde aquí nuestro agradecimiento al Restaurante “Piedras Blancas” por permitir a varios de nuestros peregrinos comer en su interior y por la buena comida y atención a aquellos que decidieron degustar un menú caliente.
A la hora que se había fijado, el autobús nos recogió para volver a León. Una interesante jornada.