De La Espina a La Mata de Monteagudo. Guía etapa Viejo Camino de Santiago

Vamos a iniciar una nueva ruta de peregrinación, que por lo demás, es una vieja ruta.
La mayoría de nosotros habíamos hecho todo o tramos del conocido Camino Francés o de los despejados y solitarios tramos del Camino de la Plata, nos habíamos adentrado por el Camino de la Costa, húmedo caminar entre verdor de los montes y los reflejos del mar Cantábrico o por la ruta del Salvador, al menos en sus comienzos, próximos a la capital de León.

Ahora nos ilusionamos con realizar el Viejo Camino de Santiago, desde nuestra provincia, una vez que habíamos probado algunas etapas, en colaboración con la Federación de Montaña y sus Magostos participativos.

Viejo Camino de Santiago, 10ª

Os animamos a la realización de esta etapa, anticipándoos cómo fue nuestra experiencia en la que disfrutamos de una naturaleza recia y acogedora. Hicimos la etapa un día medio lluvioso y otro día, soleado aunque con nieve en el camino. Para los peregrinos que queráis llevar una guía rápida en el bolsillo podéis disponer de este resumen:

Viejo Camino Santiago nevado, 10ª-11ª

Guía de la etapa del Camino Viejo de Santiago en la provincia de León: La Espina-La Mata de Monteagudo.
1.- Nosotros hemos decidido iniciar aquí la etapa, al ser La Espina la primera población en la provincia de León. Así que marcamos el GPS y comenzamos a andar.

Viejo Camino Santiago nevado, 10ª-11ª

2.- Cogemos una senda por la derecha, casi paralelos a la carretera. Encontramos las ruinas de la desaparecida ermita de Santa Cristina. La imagen de la santa se conserva en la iglesia de Cegoñal y quizá fuera trasladado a este templo alguna cosa más. Jose nos explica que aquel prado, es el Argañal, lugar de agua, donde estuvo emplazado antiguamente el pueblo de Cegoñal.

Viejo Camino Santiago nevado, 10ª-11ª

3.- Llegamos al pueblo de Cegoñal, palabra que procede de agua. Aunque se piense que derive de cigüeña, pues es verdad que hace unos años había varios nidos de cigüeñas, que se alimentaban en el cercano vertedero de Guardo, hoy escasean al haberse cerrado el vertedero. Ved reportaje y fotos.

4.- Por la plaza de la fuente seguimos el camino hacia Puente Almuhey, punto de confluencia de los valles.

Viejo Camino Santiago nevado, 10ª-11ª

En Puente Almuhey es interesante pararse a contemplar el puente sobre el Cea, de origen romano.
Allí cerca está la piedra que marca la confluencia de los tres valles, con sus poderosos ayuntamientos, en otro tiempo: Valderrueda, Valle de Almanza y Valdetuéjar. En ella están labrados los posavasos de los representantes de los tres concejos, que se reunían para deliberar.

Es difícil visitar la ermita, pero en esta ocasión nos la abren, lo cual es de agradecer. Parece ser que perteneció a Carrizal como santuario de la Virgen de las Angustias y gracias a la cruz de Malta, que se encuentra en la ventana, sabemos que fue hospital de peregrinos de los caballeros de S. Juan de Jerusalem o de Malta. Fue cedida al Puente, que carecía de iglesia. Ved reportaje de fotos.

5.- Aquí cambiamos de dirección para encaminarnos hacia Taranilla. Cruzado las vías del tren, tomamos un camino señalizado, a la derecha, que nos llevará a Taranilla.

Viejo Camino Santiago nevado, 10ª-11ª

6.- Al final de Taranilla se coge otro camino a la izquierda, junto a los establos. Cruzamos un puente sobre el Tuéjar.

Viejo Camino Santiago nevado, 10ª-11ª

Seguimos a media distancia entre la carretera y los pinares para alcanzar S. Martín de Valdetuéjar, por las proximidades de la laguna y contemplamos la formidable ermita, antes de entrar en el pueblo.

Viejo Camino Santiago nevado, 10ª-11ª

7.- Por la carretera accedemos al pueblo de Renedo de Valdetuéjar, lugar de los antiguamente todopoderosos Marqueses de Prado.
De su palacio se trajo la portada a León, que hoy es la fachada del Hospital de Regla, pero aún hay muchas edificaciones en el pueblo, que dan prueba de su abolengo y escudos o piedras por todas partes, ya que tan grande era su patrimonio, que hubo para todos.

8.- Continuando por la carretera se llega a Otero y después al pueblo de La Mata de Monteagudo. Antes de entrar en este pueblo, sale un camino a la izquierda que nos subirá al Santuario de la Virgen de la Velilla. Tendremos la suerte de poder visitar el santuario, abierto para la ocasión y en las proximidades de la campa, hay una casa rural, que ese día nos estará esperando.

¡Buen camino, peregrino!
Texto y fotos de Rosa Fadón y Rafael Cid