Romería peregrina en la Virgen de la Velilla

Con gran solemnidad hemos celebrado el día grande de la romería al santuario de la Virgen de Velilla, en la que se ponía este año especial énfasis en promocionar el “viejo camino de Santiago, o de la montaña”
Virgen de Velilla, romería
Ya durante toda la primavera  intentamos señalizar este «Viejo camino olvidado» desde la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina” y así dejamos constancia en varias entradas, tanto en el blog de la Asociación, como en el nuestro.
Por si es de vuestro interés os recuerdo las entradas que tenemos en nuestro blog, que suponen 5 tramos sobre este Viejo Camino de Santiago, que está en alza y que dan para preparar una de vuestras rutas semanales. Nos gustaría que las deis la máxima difusión:
Luego realizamos alguna investigación en privado, como la del Monasterio de San Guillermo en el Viejo Camino, que podéis ver aquí:
Como consecuencia de todo esto, establecimos contacto  con los miembros de la «Asociación cultural Virgen de Velilla» y se acordó realizar una serie de actos en común: organizando una exposición fotográfica con los paisajes y pueblos por donde transcurre el camino,
Virgen de Velilla, romería
Virgen de Velilla, romería
Se preparó una conferencia  alusiva al recorrido y entre otras colaboraciones, la de presentar  unas ofrendas peregrinas, conjuntamente miembros de ambas asociaciones, en la misa mayor de la romería.
Ofrecimos los elementos característicos del peregrino:
Virgen de Velilla, romería
Virgen de Velilla, romería
Aquí miembros de la  «Asociación cultural Virgen de Velilla» ofrendando el pan y el vino.
Virgen de Velilla, romería
Nuestro amigo y presidente de la asociación Camino de Santiago Luis Gutiérrez Perrino pronunció el sábado una magnífica conferencia y dirigió unas palabras a los fieles en el templo
Virgen de Velilla, romería
En la conferencia del sábado se acompañó de una presentación con numerosas fotos de Rafael Cid, sobre las etapas del Viejo Camino de Santiago, que anduvimos este año los miembros de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León «Pulchra Leonina»y que se exponían en la Casa del Peregrino de la Virgen de la Velilla.
Pero como lo que se pretendía no era solo la puesta en valor del camino, sino también el conocimiento histórico de esta zona de montaña y la de los pueblos por donde transcurre, ya el viernes Ramón Gutiérrez,  amigo, veterano maestro,  historiador de la comarca,  había disertado sobre su libro de los Marqueses de Prado, señores de Renedo y de un gran número de pueblos de los alrededores. 
Virgen de Velilla, romería
Ya por la tarde hubo, procesión acompañando a la Virgen los pendones de los pueblos colindantes. Asistimos también al tradicional juego de bolos y a los juegos infantiles.
Virgen de Velilla, romería
El grupo leonés Xeitu nos deleitó con su música tradicional, sus bailes y su indumentaria tradicional.
Virgen de Velilla, romería
Y el grupo Calle Ancha actuó a continuación con su música folk.
«Asociación cultural Virgen de Velilla» entregó  al presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León «Pulchra Leonina» una placa agradeciendo nuestra colaboración y el compromiso con esta hermosa comarca de montaña leonesa.
Virgen de Velilla, romería
Virgen de Velilla, romería
Fue en resumen un bonito día de romería perfectamente coordinado por la Asociación Cultural Virgen de Velilla , gracias Jose, Salva, Rocío, Sabino, Fidel y a todos… por esta fiesta . ¡ nos ha salido perfecto!
Y las reseñas del Diario de León aquí
Romería de la Virgen de Velilla:
Reivindicar el viejo camino jacobeo:

Texto y fotos de Rafael Cid

Romería de verano a la Virgen de la Velilla.

El fin de semana del 9, 10, y 11 de agosto tendrá lugar la romería de verano de la Virgen de la Velilla, en La Mata de Monteagudo. Os paso el cartel anunciador y el programa de fiestas.

Este el cartel anunciador del festejo en la Virgen de la Velilla.

Podéis encontrar más información en la web www.virgendelavelilla.com

Colaboradores con el Viejo Camino de Santiago en León

El otro día tuvimos una reunión con miembros de la Asociación La Virgen de la Velilla y les entregamos los diplomas de «Colaborador con la Asociación Camino de Santiago León «Pulchra Leonina», para que se los hicieran llegar a los vecinos de La Mata de Monteagudo, Renedo de Valdetuéjar, San Martín de Valdetuéjar, Taranilla y Cegoñal.
Virgen de Velilla
Hoy hemos vuelto a recorrer los tramos del Viejo Camino de Santiago, que hemos realizado en nuestra provincia de León (sólo que en coche, je, je), para entregar el resto de los diplomas a todos los colaboradores de los distintos pueblos del recorrido, que nos acogieron.
Entregamos el diploma de «colaboradores con la ACSLeón «Pulchra Leonina» a los vecinos de La Acisa de las Arrimadas, a la Asociación La Collada y al teleclub, que nos acogieron en nuestro peregrinaje por el Viejo Camino de Santiago, el día 10 de marzo.
Viejo Camino de Santiago
A continuación paramos en La Ercina y le hicimos entrega del diploma a los colaboradores de la Estación, Matías, Germán.

Seguimos a Yugueros a dejar el diploma a la parroquia, a los amigos Tino y Amor.

Yugueros

Entregamos el diploma de «colaboradores con la ACSLeón «Pulchra Leonina» a los vecinos de Cistierna, a la Asociación de la Ruta Vadiniense, a los responsables del Museo Ferroviario, que nos acogieron en nuestro peregrinaje por el Viejo Camino de Santiago, el día 17 de febrero.
Viejo Camino de Santiago
Entregamos el diploma de «colaboradores con la ACSLeón «Pulchra Leonina» a los vecinos de Puente Almuhey, a la familia de Piedad y Luis, que nos acogieron en nuestro peregrinaje por el Viejo Camino de Santiago, el día 27 de enero.
Viejo Camino de Santiago
Continuamos a visita al Santuario de la Virgen de la Velilla, donde estaban reunidos los de la Asociación.  Fotografiamos los libros del Viejo Camino de Santiago a los pies de la crucero peregrino.
Santuario de la Velilla en el Viejo Camino de Santiago
Entregamos el diploma de «colaboradores con la ACSLeón «Pulchra Leonina» a los vecinos de Barrillos de las Arrimadas, a la Asociación Nuestra Señora de los Remedios y al teleclub, que nos acogieron en nuestro peregrinaje por el Viejo Camino de Santiago, el día 10 de marzo.
Viejo Camino de Santiago
Entregamos el diploma de «colaboradores con la ACSLeón «Pulchra Leonina» a los vecinos de la Devesa, a la Asociación de Nuestra Señora del Rosario y al teleclub, que nos acogieron en nuestro peregrinaje por el Viejo Camino de Santiago, el día 10 de marzo.
Viejo Camino de Santiago
Entregamos el diploma de «colaboradores con la ACSLeón «Pulchra Leonina» a los vecinos de La Losilla y San Adrián, que nos acogieron en nuestro peregrinaje por el Viejo Camino de Santiago, el día 10 de marzo.
La Losilla

Aquí tenéis más fotos de la entrega de diplomas.

Pronto volveremos a rehacer la ruta, con invitados o solos, caminado o en coche… siempre vale la pena encontrarnos con estos estupendos colaboradores y amigos.

VIENE HOMBRE DE LAS NIEVES…Y CON ÉL LA MUJER VIENE

Eso comentaba el pueblo
de la mítica Cistierna
al vernos allí llegar
con nieve hasta las orejas.
orejas es un decir,
pero la nieve nos llega
casi, casi hasta el ombligo,
casi, casi hasta las cejas
en matinal recorrido
por los montes y las sierras.

                *   *   *


 
Salimos donde dejamos
lo mejor de nuestras señas:
enfrente del Monasterio,
todo nieve y todo piedra.
Salimos con combustible
«tomao» con delicadeza.
Como era autoservicio,
la gente no tiene queja:
pos dos euritos, señores,
fue bien surtida la muestra.
Buen café y un buen bizcocho
es lo que la gente encuentra,
y una copita de orujo,
orujo de finas hierbas,
para iniciar animosos
nuestra inmediata carrera.
Y algunos se nos quejaban
de que era escasa la oferta.
Seguro que fueron esos
que el alpiste se metieran
(alpiste de buen orujo)
sin enfado y sin protestas.
¡Qué facilidad ORAL
tienen algunos, qué pena!
Y cuando se dice oral
no es de palabra, es de esa
boquita que Dios les dio
para expresar siempre quejas.
Mas…¡qué le vamos a hacer!
de todo tiene que haber
entre tanta gente buena.
Y pertrechados de todo,
iniciamos la experiencia.
Nunca anduvimos nosotros
sobre blancura tan nívea.
Pocas veces la blancura
acogía nuestras huellas
con tanta fraternidad,
con tanta delicadeza.
Una mancha de color
forma  una humana cadena
por aquellas montañitas
que casi a las nubes llegan.
Fotos que hicieron algunos
con máquinas siempre prestas
serpiente multicolor
reflejan por la ladera,
aunque más que una serpiente
éramos más bien…culebra.
Culebra que, afanosa,
por la falda blanca gatea.
Todo el mundo mira y mira
pero…¿hay alguien que vea
algo más que ese sendero
que han dibujado esas huellas
de aquellos que nos preceden
conformando la cabeza?
Habrá que reconocer
el esfuerzo que eso cuesta:
esos que abren el camino
hombres grandes,  recios eran;
que en la hondura de la nieve
no es fácil dejar la huella.
A lo mejor son los mismos
que la etapa antes hicieran
para que los peregrinos
dificultades no hubieran.
Y de ese grupo, el buen BUZZI
siempre va en la cabecera.
Pero en ese viaje previo
de esta etapa santiaguera,
Santiago no le ayudó
y una costilla al caerse
rompió de mala manera.
Mala pata no tuviste,
amigo Buci, en la senda
que mala fue tu costilla
costilla muy puñetera.
En fin, todos deseamos
que la lesión leve sea
y que pronto disfrutemos
de tu compañía señera.



                *   *   *

                       
                  
Sobresaliendo del blanco
fulgurante de la estepa
árboles solos nos miran
próximos a la vereda.
Árboles secos, huesudos
que hacia el cielo allí nos muestran
sus ramas frías, huesudas,
esas ramas casi yertas
que buscan desesperadas
indicios de primavera.
Sólo el verde invariable
de encinas y pinos llevan
una  vida de color
que a la nieve complementa.
Porque las hayas y robles
aún no se desperezan:
algunas hojas marrones
inmutables aún conservan.
Y las zarzas de gavanzas
de nieve casi cubiertas,
de refugio a criaturas
montaraces se presentan.
Ni siquiera los piornos
logran levantar cabeza
en aquellas soledades
de tan intensa belleza

                *   *   *

Una vez que ya llegamos
a la urbanita Cistieran,
poco quedaba que hacer,
pero importante ello era:
comernos allí el bocata
o un menú  de aquella tierra.
Engullido ya el condumio
y alguna visita hecha,
hacia casita volvimos
con más alegría que pena.

———————————

Texto:Nicolás Miñambres                                                            Fotografía: Marta Román

La Virgen de la Velilla a Cistierna.Etapa Viejo Camino Santiago

Amigo Buzzi, sentimos mucho que no pudieras acompañarnos hoy, después de la formidable labor que realizaste con tu equipo, en el marcaje de la etapa. Tuvimos un recuerdo entrañable para ti en el autobús y te echamos de menos, así que al volver a casa preparamos esta entrada, para que a través de las fotos, compartamos juntos estos momentos felices. ¡Qué te mejores!

Día 17 de Febrero, los Amigos del Camino de Santiago de León «Pulchra Leonina» realizamos la etapa del Viejo Camino de Santiago, desde el Santuario de la Virgen de la Velilla, por Peña Corada y el Mirador de los Rejos hasta Cistierna.

Peña Corada-Cistierna
Tuvimos la suerte de estar acompañados por compañeros de la Asociación del Camino de Santiago de Cistierna.
El día fue tranquilo, pues aunque las previsiones meteorológicas eran de lluvia y había nevado abundantemente los días anteriores, tuvimos un tiempo apacible y sólo llovió en el autobús, de regreso.
Peña Corada-Cistierna
Como había mucha nieve en la cara norte de Peña Corada, los peregrinos fuimos pisando las huellas de nuestros predecesores y caminando en fila india.
Peña Corada-Cistierna
En el mirador de los Rejos, disfrutando de una vista espectacular comimos el bocadillo y nos hicimos unas bonitas fotos.
Peña Corada-Cistierna
A la llegada a Cistierna nos esperaba Siro para enseñarnos el Museo Ferroviario y la Gruta de S. Guillermo.
Peña Corada-Cistierna
El Museo Ferroviario nos gustó muchísimo, por las atenciones y explicaciones que nos dispensaron Ana, Manolo y Siro.
Peña Corada-Cistierna
Nos conmovió su entusiasmo y su labor de voluntariado. Deseamos que les vaya muy bien, que progrese el ferrocarril, Cistierna y su cultura.
Fotos Rafael Cid

De Virgen de Velilla a Cistierna. Anticipo Viejo Camino Santiago

Anticipo de la etapa del Viejo Camino de Santiago: del Santuario de la Virgen de la Velilla a Cistierna
Peña Corada
Habíamos concluido la etapa anterior después de visitar el Santuario de la Virgen de Velilla, pero como nevaba bastante, nos saltamos el pueblo de la Mata de Monteagudo, así que decidimos iniciar aquí hoy, nuestro recorrido de esta etapa.
En primer lugar, porque el viejo camino pasa por allí y en segundo, porque es el pueblo de nuestro amigo Salvador. Salva es un enamorado de la artesanía tradicional leonesa y sobre todo sabe tallar con maestría el ramo tradicional leonés, que se exhibe a los pies del altar del Santuario.
Los Rejos, Peña Corada, invierno, León
Nos hicimos una foto bajo la arcada y los restos del torreón de la que fue palacio nobiliario de los Reyero y los Prado. La Iglesia del pueblo conserva también muchos restos pertenecientes al palacio.
La Mata de Monteagudo tuvo también un castillo que el rey leonés Fernando II dio a su amante Doña Urraca López de Haro, que después sería su esposa, al anular el Papa su anterior matrimonio.
Un camino nos saca más arriba del Santuario, pero cuando vayamos todos juntos, los autocares nos dejarán junto al santuario, para que podáis tomar un refrigerio en la casa rural o visitar la iglesia los que no pudisteis hacerlo en anterior ocasión.
Desde el santuario sale un camino de montaña que nos llevará a través de hermosos paisajes hasta la localidad de Cistierna.
Peña Corada
A pesar de haber nevado los días anteriores a nuestra travesía, nosotros pudimos gozar de un día soleado.
Ante el paisaje luminoso, que se abría a mi vista no pude por menos que recordar las palabras de nuestro compañero Félix Páramo, en su libro Vivencias en el Camino, cuando Camelia presencia el «milagro de la luz» del capitel de S. Juan de Ortega. Por un momento pensé que yo no necesitaba ningún capitel para que se obrase el milagro, simplemente el reflejo de la luz en la nieve me imnotizaba y comprendí, como su personaje, que para conocerse mejor a uno mismo, hay que caminar con lo imprescindible, lo mínimo, lo esencial, algo que nos enseña el Camino.

Las huellas de nuestros pasos y las de los animales que habitan estas solitarias tierras se marcaban en la nieve impoluta y los hermosos paisajes, hasta donde alcanzaba nuestra vista, nos permitió disfrutar como podréis apreciar aquí.

Peña Corada
La Mata de Monteagudo, que vemos en la lejanía, nos sirve de referencia para encontrar el camino cubierto de nieve. El pueblo va quedando cada vez más abajo y alejado en la distancia.
Peña Corada
Llegamos a una collada situada a 1.320m. de altura y en ese punto encontramos una señal que nos indica que estamos cruzándonos con la ruta de las legiones romanas.
Peña Corada
Como ya no vamos a atravesar ningún pueblo en nuestra ruta, bien podemos efectuar un pequeño desvío, hasta las ruinas del que fue en su tiempo Monasterio de San Guillermo, para descansar del ritmo ascendente que de continuo nos marca la etapa. No debe confundirse este emplazamiento con la cueva de san Guillermo, la cual podréis visitar cerca de Cistierna, aquí se trata de un monasterio, que quizá se ubicó en unas antiguas construcciones romanas.
Peña Corada
El padre Risco estudió sobre este antiguo monasterio, que dice fue Priorato de Canónigos Reglares y nos da noticias de que Fernando II le concede muchos privilegios en 1172 y Sancho IV los confirma en 1289. Lo podéis leer en la siguiente entrada:  http://forocistierna.es/index.php?topic=2509.0
Llegó el día en que se abandonó y en 1915 ya era un montón de piedras, que fueron recuperadas y trasladadas a diferentes pueblos y para diferentes obras públicas.
En previsión de que la nieve no nos dejase llegar, como así fue, yo le había sacado una foto a uno de los cuadros del albergue de peregrinos, que está junto al Santuario de la Virgen de la Velilla, quizá el día que hagamos la etapa con la Asociación tengamos alguna posibilidad.
Virgen de la Velilla
Personalmente, me sorprendió, en nuestra anterior visita al Santuario de la Virgen de Velilla, encontrarme frente a la entrada una lápida con la inscripción del enterramiento de San Guillermo.
Virgen de la Velilla
En el magnífico libro, ya citado en otras ocasiones, “las Cabeceras del CeaD. Matías y Olegario, sus autores, nos cuentan que en 1915 el administrador D. Gregorio Tejerina, practicando excavaciones en un muro del monasterio, encontró un sepulcro. Inmediatamente empezó a acudir gente de los alrededores convencidos de que se trataba de San Guillermo y la devoción popular venera hoy esos restos como los del Santo.
Siento decir al respecto que, devoción a parte, ni siquiera sabemos de qué San Guillermo hablamos, pues los estudiosos e historiadores aún investigan sobre ello. Si preguntamos en Cistierna sobre la cueva, nos contarán la historia de un monje del monasterio de Sahagún que en el siglo XI, escapando de las razzias de Almanzor, se refugia en la cueva, protegido por los nobles que habitaban los castillos de Aquilare y Monteagudo, como antes hizo San Froilán al respaldo de los castillos de Arbolio y Aviados.
Almanzor hizo una treintena de razzias a lo largo de su vida, devastando y destruyendo todo lo que encontraba hasta su paso. Cuando destruye el monasterio de Sahagún algunos monjes consiguen escapar y la tradición sostiene que uno de ellos funda en Peñacorada el eremitorio de Santa Juliana.
Pero también la tradición nos habla de otro personaje, del que hemos dado noticias con motivo de la inauguración de un monumento al peregrino en Reliegos.
El D. Gaiferos de los romances, es el mismo Guillermo X de Poitiers o de Aquitania en la historia, que puede ser el que habitó este cenobio que lleva su nombre de San Guillermo.
El peregrino famoso, Guillermo X, muere en el transcurso de su peregrinación a Santiago de Compostela, a la que había venido, aconsejado por S. Bernardo de Claraval, en penitencia para ser perdonado por las desavenencias que tuvo con el Papa, al apoyar al antipapa y con el rey francés. Quizá no fue una muerte física, sino espiritual, pues nació a una nueva vida en la soledad de estas montañas. Arropado por su séquito y riquezas, pudo constituir el monasterio y acogerse a la protección del rey leonés o sus magnates. Consiguió a través de sus últimas voluntades, enviadas al rey de Francia, Luis VI el Gordo, que consintiera el matrimonio entre el hijo del rey, Luis y su hija mayor Leonor de Aquitania.
Mucho admiro a esta reina, que instituyó tanto en su reinado de Francia, como luego en el de Inglaterra, el inicio de la literatura trovadoresca, el arte y el amor cortés y que influyó en España, a través de su hija Leonor Plantagenet, esposa de Alfonso VIII.
Una anotación: el rey leonés Fernado II, era nieto de Raimundo de Borgoña y por esta circunstancia pariente de Guillermo X de Aquitania.
El personaje de Guillermo X pasó a la literatura, D. Quijote lo recoge en el retablo de Maese Pedro.
Continuamos el camino y ahora no podemos hablar, no porque los viejos monjes nos impongan voto de silencio, sino porque vamos preocupados, los cuatro pioneros nos hemos tenido que abrir en abanico en la falda de la montaña, pues la nieve ha borrado la senda.

Pero no os preocupéis, porque vuestros expertos compañeros enseguida damos con ella y la marcamos con flechas amarillas, para hallarla fácilmente el día de la etapa. Ya podemos continuar, aunque con nieve hasta media pierna, pero contemplando los hermosos paisajes que se despliegan a nuestro alrededor.

Peña Corada
A nuestra izquierda vemos el pueblo de Fuentes de Peña Corada, donde estuvimos en una excursión, que yo recuerdo con especial cariño, pues investigábamos los restos romanos de los alrededores y estábamos acompañados e instruidos por varios contertulios, entre ellos P. Eutimio Martino y Siro Sanz ¡Todo un lujo!
Seguimos avanzando y poco a poco el paisaje varía. Vamos dejando los viejos robles milenarios(dicen que los mandó plantar Alfonso IX) y los delicados hayedos. El paisaje se vuelve de color verde, al internarnos en un gran bosque de pinos.
Vamos en dirección al mirador de los Rejos, mítico entre los montañeros leoneses.
Los Rejos, Peña Corada, invierno, León
Es formidable el paisaje de montañas que nos rodea. Buzzi explica: hacia el norte, en primer término Pico Moro (1.796m.) y detrás, Peña Rionda (1.829m.); a la derecha, junto a ellos, Pico Cerroso (1.838m.) y más a la derecha, pero más alejadas, las montañas de Palencia: Peña Prieta, Tres Provincias (León-Palencia-Santander) y el esbelto Espigüete, todas ellas de más de 2.400m. de altura.
Pero yo no voy a contaros nada, Señores ¡véanlo Vds. mismos! Y emociónense con el paisaje que se abre ante ustedes, es espectacular, pero no hay palabras para describirlo.
Desandamos parte del camino, para luego bajar hasta Cistierna.
Antes de finalizar el recorrido o después desde Cistierna, una carretera a nuestra izquierda nos subirá si deseáis visitarla, a la cueva de San Guillermo y esta vez dejaré que sean las palabras del historiador Siro Sanz las que os la describa.
Leed aquí sobre San Guillermo en Cistierna, por Siro Sanz. Es un buen resumen de todo lo que veréis.

Nosotros hemos venido varias veces a este lugar para meditar y “escuchar” su silencio.

P1020712

La subida desde Cistierna está preparada con artísticas piedras, escritas con poemas y oraciones.

P1020715

Hay bancos para practicar el Silencio y la oración. Ved  aquí nuestros fotos de la gruta de S. Guillermo.

Y os esperamos en Cistierna, para descansar, tomar un bien ganado refrigerio, no os olvidéis de degustar su famosa repostería, los lazos de S. Guillermo.
Merece la pena visitar el museo del ferrocarril, que tan importante ha sido para el desarrollo de la comarca. Aquí tenéis un anticipo del museo del ferrocarril.
¡Ah ! ya casi se me olvidaba, es esta una ruta de montaña, así que caminar despacio, disfrutar del paisaje y de la buena compañía, para llegar en plena forma al final.
y ¡Buen camino, peregrinos!
Texto y fotos de Rosa Fadón y Rafael Cid

Renedo de Valdetuejar y la Virgen de Velilla. Anticipo Viejo Camino de Santiago

Siguiendo la ruta del viejo Camino de Santiago entramos en Renedo de Valdetuejar. Ved nuestro reportaje fotográfico de Renedo de Valdetuejar.
Es el pueblo de Sabino y lo cito con cariño, para agradecerle su amabilidad. Siempre tiene tiempo para acompañarnos y mostrarnos hasta el último rincón interesante, es un enamorado de su pueblo y transmite esa sensación de acogida al peregrino, que deseamos encontrar en el camino. 
Renedo de Valdetuéjar. León

Aquí le vemos con Eulogio junto a la Casa del Concejo.
También agradecemos a su prima Isabel, que en su bar de Renedo charlamos, al amor de la lumbre.

Renedo de Valdetuéjar. León

Isabel tiene una cocina acogedora, con un hogar siempre encendido, al que puedes acercarte a calentar los pies, o simplemente a mirar, para embrujarte con el juego de las llamas.

En el banco tradicional, las manos reposadas en el tablero, que se baja para que sirva de mesa, estábamos charlando, dispuestos a tomar el bocadillo y pedir una bebida que ella sirve a los clientes. En buen tiempo, se llena el porche de la entrada y en invierno, los vecinos acuden como antaño a la hila.

Al hablar de Renedo hay que mencionar a los Marqueses de Prado, de nobleza muy antigua y aunque les han colgado el «san benito» de ser despiadados con sus vasallos, hasta el punto de que a este territorio lo denominaron “el valle del hambre”, el padre Eutimio Martino en su libro “la Huella de las legiones” mantiene la hipótesis de que este nombre  responde, no al hambre común, sino al río, que forma este valle lateral del Cea. «Ambre» significa “río” en el idioma céltico de los antiguos pobladores anteriores a la conquista de Roma.
Acompañados por Sabino pudimos admirar aún parte de los muros defensivos, con las torres rematadas en su día, por dos soldados de piedra y nos dice que en la actualidad se encuentran en el museo de Ampudia.
Renedo de Valdetuéjar
Visitamos también la iglesia, aunque por estarla pintando, no era su mejor momento. Teníamos interés por contemplar, eso si, a través de los andamios, un retablo barroco del siglo XVIII,  con un bonito sagrario, que se trajo del imponente oratorio que existía en el palacio de los marqueses.
Renedo de Valdetuéjar. León
También son muy apreciados las esculturas de tres de los cuatro evangelistas, todos ellos de la escuela de Gregorio Fernández. Nos dicen que San Marcos se rompió durante el traslado y es que las imágenes, al ser de gran tamaño, son huecas y rompen fácilmente.
Renedo de Valdetuéjar. León
La nobleza de los Marqueses viene de tiempos muy antiguos. Unos dicen que de la época del Rey Fruela, que son descendientes del infante Nuño de Prado,  hijo del rey Bermudo  e incluso no faltan los que afirman que el propio rey, en una de sus correrías por la comarca, se prendó de la belleza de una pastora y la tomó allí mismo: en el prado, dando a su descendiente el título de Marqués de Prado.
Esto no es un invento mío, es el tema de la obra de teatro de Lope de Vega, «Los Prados de León».
Para saber más, podéis consultar el siguiente enlace:   
http://casarealrurikovich.com/antepasados/prado.pdf
De todas formas, fueron señores muy temidos en todo el valle. De su poder y riqueza nos queda constancia, a la vista de numerosas piedras que han subsistido y escudos, que adornan las casas fuertes de todo el valle.
Renedo de Valdetuéjar
En la actualidad podemos contemplar parte de su palacio en la obra hospitalaria Nuestra Señora de Regla, junto a la catedral de León. En su momento lució en Renedo, pero con posterioridad fue comprado, para embellecer el santuario de la Virgen del Camino, pero no conjugaba con el estilo modernista que se decidió finalmente.
Se pensó luego, utilizarlo para la construcción del conservatorio de música en León, pero se impuso un estilo más funcional. Finalmente el obispo Almarcha, que ya había trasladado los restos del monasterio de Eslonza para la Iglesia de Renueva, compró las piedras ya desmontadas por 800.000 Pts. Y gracias a eso se salvó totalmente de la ruina y hoy lo podemos admirar en Nª.Sª. de Regla.
Así es que ni los marqueses, ni el palacio, habitan este bonito pueblo, pero os diré, como dato anecdótico, que el último administrador de sus bienes, era bisabuelo de Sabino, nuestro acompañante. Así consta en los documentos antiguos, que él tuvo la amabilidad de mostrarnos, antes de subir con nosotros al Santuario de la Virgen de Velilla.
Virgen de la Velilla
Después de ascender una pequeña cuesta y reponer fuerzas en la casa rural, pudimos visitar el impresionante al Santuario de la Virgen de Velilla., que concentra la devoción de los habitantes de estos valles.
Cuenta la tradición que en el año 1470 un hidalgo, pariente de los marqueses, Diego Prado, encontró la imagen  entre unas piedras. Un resplandor llamó su atención y descubrió una bella imagen dorada, la llevó a su casa, pero comenzaron a ocurrir desgracias a su familia, lo que le hizo comprender que debía de construir una iglesia en el lugar donde la había descubierto.
La ermita perduró hasta 1615 y en este tiempo ocurrieron muchos hechos maravillosos, entre los peregrinos que acudían a pedir ayuda a la virgen.
En el siglo XVIII se construyó la magnífica iglesia actual. En su torre podemos contemplar las imágenes de dos jóvenes San Miguel y San Cipriano ¿de Antioquia?
Virgen de Velilla, León
En la explanada nos recibe un crucero de piedra de Boñar y en la fachada cercana a la cabecera del templo preside la imagen del Apóstol Santiago. Todos ellos símbolos de peregrinación a Santiago.
Ya en el interior, llama nuestra atención una lápida conmemorativa, que indica que allí reposan los restos de San Guillermo.
El retablo de la cabecera es del siglo XVIII con imágenes de San Nicolás de Bari y Santo Domingo de Guzmán. Desde lo alto nos contemplan las imágenes de San Froilán y el lobo. En los retablos laterales podemos admirar magníficas imágenes del Cristo y la Inmaculada.
Pasamos tras el altar mayor, al Camarín de la Virgen. Allí el humilde ciudadano queda obnubilado por la suntuosidad de esta capilla privada de los Marqueses.
Virgen de Velilla, León
El retablo mayor con altas columnas salomónicas doradas tiene una lujosa decoración con abundancia de ángeles coloreados predominantemente en azul y rosa. 
Junto a esta finura exquisita se presentan dos tenantes muy feos, que dicen representar a Adán y Eva que soportan el peso del retablo. 
Sobre el altar hay una imagen de la Virgen, aunque se trata de una copia, pues la original fue robada en 1973.
Virgen de Velilla,2013
Aún completan la decoración barroca dos retablos, con imágenes de san Antonio y San Juan de Sahagún, así como el suntuoso suelo marmolado y la piedra donde apareció la Virgen.
Virgen de Velilla,2013
Texto y fotos de Rosa Fadón y Rafael Cid