Pamplona, XIII Encuentro de Asociaciones Jacobeas

El tercer día del XIII Encuentro de Asociaciones Jacobeas, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago «Pulchra Leonina» de León estuvo presente, junto a Asociaciones jacobeas españolas y francesas. Fue un día grande en Pamplona, donde teníamos una misa solemne en la catedral, con ocasión de Ofrenda a Santa María la Real. La Asociación de León asistimos ataviados con los trajes de peregrinos medievales.
Pamplona, por la ciudad
Primeramente realizamos una visita guiada por la ciudad. Empezamos en la plaza de toros, recordando los encierros de S. Fermín, uno de los patronos de la ciudad y paseando por lo alto de la muralla disfrutamos de hermosas vistas de la urbe moderna y las zonas verdes de sus parques, el terreno ganado a sus baluartes y ciudadela.
Pamplona, por la ciudad
Desde el paseo de ronda del obispo Barbazán, contemplamos el portal de Francia, la puerta por la que los peregrinos cruzaban la muralla, cuando llegaban del Camino Francés. También llegaban peregrinos por la Ruta Jacobea de Baztan, que cruzaba los Pirineos siguiendo una antigua calzada romana.
Pamplona, por la ciudad
Tras acercarnos a la Catedral callejeamos por la zona histórica. Nos detuvimos frente al Ayuntamiento para escuchar a la guía, que nos explicaba cómo los tres burgos medievales se unificaron en 1423 gracias a Carlos III, con la creación de esta plaza y la promulgación del Privilegio de la Unión.
Pamplona, por la ciudad
En la iglesia de S. Saturnino, donde se venera al segundo patrono de la ciudad, nos postramos ante la imagen de Santiago, como peregrinos que somos. También honramos a S. Fermín, visitando su capilla en la iglesia de S. Lorenzo.
religiosidad, Pamplona
Luego llegamos a La plaza del Castillo, donde, tras admirar el hotel Luna y rememorar su histórica importancia, entramos a tomar algo con el famoso Hemingway, al Café Iruña, que conserva su sabor tradicional.
Pamplona, por la ciudad
Ya se acercaba la hora de la misa, por lo que decidimos entrar a coger sitio en la Catedral.
religiosidad, Pamplona
 La Eucaristía fue presidida por el arzobispo de Pamplona y Tudela, concelebrada por miembros del Cabildo.
religiosidad, Pamplona
Mientras la Capilla de Música de la Catedral de Pamplona interpretaba el repertorio musical de la ceremonia, que se nos dio en un elegante programa a los asistentes, junto con todos los detalles de la Ceremonia.
religiosidad, Pamplona
La Presidenta de la Comunidad accedió al templo acompañada por los maceros, rey de armas y alguacilillos, portando la arqueta histórica con la aportación para la Virgen y fue recibida a la puerta de la catedral por el Cabildo Catedralicio y la Corte de Sta Mª la Real.
religiosidad, Pamplona
Tras la ceremonia los peregrinos acompañamos a la comitiva por el claustro hasta la Capilla Barbazana, que fue antiguo refectorio, con su cocina anexa de gran chimenea.
Pamplona, peregrinos, catedral
Esperamos hasta que se nos recibió para conducirnos a la Exposición Occidens, que se muestra en las salas anexas al claustro de la Catedral.
Pamplona, peregrinos, catedral, Occidens
La Exposición da idea de las distintas encrucijadas, por las que ha pasado la catedral pamplonesa y los fieles de la diócesis, a lo largo de la historia, así como el enriquecimiento que surgió de tales pruebas, de lo cual da fe el legado histórico y artístico de la Sede. Hoy en día vivimos una nueva encrucijada: la prueba del relativismo, ante la que nuestra postura cristiana nos ayuda a tomar partido.
Pamplona, peregrinos, catedral, Occidens
Al mediodía comimos en el restaurante Anaitasuna, con sobremesa de música de acordeón a cargo de nuestra socia Conchita y las voces de los compañeros de diversas provincias, entre las que sobresalían las jotas aragonesas y navarras.
comida, despedida
Hubo elección de la próxima ciudad de Encuentro, que será Burgos y la Clausura con regalos e intercambio de recuerdos.
comida, despedida
Fotos y texto de Rafael Cid y Rosa Fadón

XIII Encuentro de Asociaciones, Sangüesa, Javier, Foz de Lumbier

La Asociación de Amigos del Camino de Santiago «Pulchra Leonina» de León estuvo presente, junto a  Asociaciones jacobeas españolas y francesas en el XIII Encuentro de Asociaciones Jacobeas de Pamplona y fuimos obsequiados con una serie de visitas a localidades de Navarra, que recordamos a continuación.

En la localidad de Sangüesa entramos cruzando el río Aragón por el puente de hierro, que alarga otro de piedra, probablemente medieval. Dejamos a nuestra espalda el cerro con el Cristo, en cuyas proximidades debió de asentarse el antiguo núcleo urbano, antes de que el Camino de Santiago, que entra por Somport, diera lugar a la actual población.

Navarra, Sangüesa, StaMªReal
Al inicio de la calle se encuentra la iglesia de Santa María la Real, joya arquitectónica del románico. Nos sorprende su portada, que la guía nos explica con detalle, en el interior del templo, sobre una gran fotografía, para evitar peligros de tráfico junto al puente.
Luis M.de Lojencio, OSB, en su libro Rutas románicas en Navarra, considera este templo como el resultado de corriente constructiva de influencia internacional, en la cual los dos hijos del rey Sancho III, el Mayor estuvieron implicados. El rey Fernando I y la reina Sancha de León edifican S. Isidoro en 1063 y a D. Ramiro, primer rey de Navarra se le ha venido atribuyendo la obra de la Seo pirenaica de Jaca, aunque la fecha, hoy se cree que debe situarse en 1077.
Navarra, Sangüesa, StaMªReal
Nosotros pudimos contemplar elementos similares a los que tenemos en S. Isidoro de León, como son los ajedrezados y las ventanas ciegas, que se mantienen en el muro del interior del templo, tras sus respectivas ampliaciones, así como numerosos aspectos de la decoración.
Navarra, Sangüesa, StaMªReal
En el gran retablo nos contempla la Virgen de Rocamador, con su corona de oro y su vestido de plata.
Nos dice la guía, que el templo pertenecía al conjunto del palacio-castillo de Sangüesa, así como el hoy Ayuntamiento, con sus soportales y la plaza, que era el patio de armas. Ocupó una gran extensión, pues fue plaza fuerte en las guerras medievales.

A su abrigo, se fueron instalando familias nobles con sus bonitos palacios que se alinean en la calle Mayor, luciendo sus ornamentados aleros. Nosotros visitamos el Palacio de Vallesantoro, que tiene un claustro de tres pisos, con maderas y balaustradas torneadas.

Navarra, Sangüesa, calle, palacio

Como peregrinos que somos nos acercamos a visitar la iglesia de Santiago, que tiene gran importancia en la historia de esta localidad jacobea y que contiene lujosos retablos, imaginería y otras obras de arte.
Navarra, Sangüesa, Santiago
Todo Sangüesa celebraba la festividad del Cristo, llenando las calles de música y canto y hasta los más pequeños iban vestidos de blanco y rojo.
Navarra, Sangüesa, calle, palacio
A las dos de la tarde, cuatro Gigantes bailaban frente al Ayuntamiento la tradicional jota vieja de Navarra y multitud de público se agolpaba, para disfrutar, hacer fotos e inmortalizar la actuación. Nuestro grupo de peregrinos jacobeos nos unimos a ellos.
Navarra, Sangüesa, calle, palacio
Caminamos la calle arriba, en un día de calor y sol brillante, contemplando la ciudadanía, que abarrotaba las terrazas de los bares.
En la alta explanada, que da inicio a la Cañada Real de los Roncaleses, que ha de llegar al afamado monasterio de Leire, ya en las estribaciones de la Sierra, nos esperaba el autobús, que nos llevó a Javier.
Comimos en la localidad de Javier, donde nació y se rinde homenaje al misionero español, que de 1541 a 1552 recorrió parte de África, Asia y Oceanía, creando un puente cultural entre Oriente y Occidente.

Navarra, Javier
Nos juntamos mucha gente de todas las Asociaciones Jacobeas, que celebrábamos el XIII Encuentro en Navarra.

Tras la sobremesa y comprar las típicas zapatillas, que no son tales, sino un postre de hojaldre y crema muy sabroso, salimos a la campa y a la vera de la gigantescas imagen del Santo, nos hicimos la multitudinara foto de grupo.
Navarra, Javier
Cantamos y bailamos en la explanada y visitamos furtivamente las dos iglesias del conjunto monumental del siglo X y XI, restaurado en el 2005 magníficamente.
Navarra, Javier
En el Castillo una misionera, que nos recibió, nos explicó la azarosa vida de S. Francisco y la trascendencia que tenía el Cristo de la capilla, que íbamos a visitar.
Navarra, Javier
Nos dijo que era un «Cristo sonriente», algo que nosotros podíamos conseguir, haciendo que nuestros crucificados por el dolor, la enfermedad, la angustia, familiares o amigos nuestros, recibieran nuestra atención. Mensaje para reflexionar, antes de entrar en una capilla estrecha y oscura, que tan impregnada estaba de muerte.
Nuestra siguiente visita era la Foz de Lumbier. Es un estrechamiento de montañas al paso del río Irati, que procede del Valle de Salazar.
Navarra, Foz de Lumbier
Se trata de un espacio natural de valor ecológico por el asentamiento de aves, entre ellas los buitres leonados, que sobrevuelan estas impresionantes gargantas de rocas multicolores.

Navarra, Foz de Lumbier

Y ubican sus nidos en elevadas oquedades, camufladas entre la vegetación agreste.

Navarra, Foz de Lumbier
Anteriormente pasaba por esta hoz un tren de vía estrecha y al desmantelarlo se ha acondicionado una ruta de senderismo.
Navarra, Foz de Lumbier
Fue un bonito paseo, que se alargó hasta que las sombras de la tarde nos obligaron a cerrar nuestras cámaras fotográficas.
Navarra, Foz de Lumbier
Fotos y texto de Rafael Cid y Rosa Fadón

XIII Encuentro de Asociaciones Jacobeas, Pamplona, Olite

El viernes 13 de septiembre del 2013, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León «Pulchra Leonina» nos fuimos a Pamplona, para celebrar el XIII Encuentro de Asociaciones Jacobeas. Tres veces trece, un número mágico que sin duda iba a darnos mucha suerte.
Pamplona, por la ciudad
De León íbamos un nutrido grupo de participantes, por encima de la media centena y más de veinte llevábamos el vistoso atuendo de peregrinos, con lo que nuestra presencia en los actos de celebración fue alegre y vistosa.
El Acto de inauguración se celebró en Pamplona en el Palacio del Condestable, a cargo del Alcalde y el Consejero de Cultura. Allí estaba la presidenta de la Asociación Navarra, MªVictoria Arraiza, que hizo de atenta acompañante en cada evento de los tres días que duró el Encuentro.
Concierto Navarra
Disfrutamos con el Concierto del Grupo Nebari, en el moderno marco, del renovado Claustro del Palacio. Sus violines, viola, violonchelo y voz, que estuvieron punteados por el batería, nos emocionaron con las melodías clásicas y modernas, de películas y hasta de jazz y rock and roll.
Después del concierto nos alojamos en el magnífico hotel NH. Muchos peregrinos callejearon por el casco antiguo tapeando los famosos pinchos pamplonicos, acompañados de los no menos afamados caldos navarros, tratando de apurar las oportunidades, a pesar del cansancio acumulado durante las casi 4 horas y media del viaje.
El sábado, un socio de Pamplona, José Miguel del Río nos hizo de guía en el bus y nos fue leyendo unas notas que había preparado para hablarnos de los sitios que íbamos a visitar. Nos explicó que viajábamos desde la llamada Cuenca de Pamplona hasta la Zona Media, que enlaza la Montaña y la Ribera.
Cuando pasamos al lado, nos habló de Tafalla, población que dice de sí misma que está entre las tres más importantes del mundo, con Londres y Paris. El río Cidacos, pasa por ella y por Olite, fertilizando las viñas de toda esa región, que hacen los vinos rosados exquisitos.
Sobre las 10 llegamos a Olite.
Navarra, Olite, S.Pedro
Nos dirigimos a la iglesia de S. Pedro, donde el párroco empezó su explicación hasta la llegada del «historiador» que iba a ser nuestro guía en la ciudad. Entonces nos pidió un momento de espera para aguardar por los socios de Zaragoza. Fue ese el momento en que algunos salimos al claustro y allí nos encerraron mientras se realizaba la explicación de la iglesia.
Navarra, Olite, S.Pedro
Era una maravilla pararse en el claustro, observando el pozo, los arcos de dobles columnillas, con capiteles geminados, el verdor del pequeño cuadrado de hierba y la visión de las dos torres del templo. Una, cuadrada, refulgía al sol de la mañana, sólida, de base romana, de carácter defensivo, con los únicos vanos de las campanas, que volteaban llenando el aire de vibraciones ensordecedoras. Otra, puntiaguda, una hermosa aguja gótica de techumbre de piedra.
El interior de la iglesia era magnífico. Las naves en un principio románicas, en piedra sillar, habían sido alargadas por materiales bellamente pintados que soportaban una cúpula.
Navarra, Olite, S.Pedro
El retablo mostraba su dorado y pinturas recientemente restauradas. A la derecha pudimos admirar la talla gótica del Apóstol Santiago, restaurado por la Asociación y ante el que dejamos nuestra plegaria.
Sobre el coro alto, a los pies de la iglesia, lucía un rosetón con vitrales azules, iluminando el órgano.
Poco a poco nos fuimos acercando al Palacio de Olite, admirados por su tamaño y esbeltez, que sobresalía entre todas las callejas.
Navarra, Olite, StaMªReal
La gente estaba de fiesta y había encierro. Iban con su traje blanco y fajín y pañuelo rojo. Nosotros también llevábamos el pañuelo rojo al cuello, con que nos había obsequiado la Asociación de Navarra, sobre el de nuestra Asociación de León, amarillo.
Formando parte del conjunto palaciego estaba el edificio que es hoy Parador de Olite y la iglesia de Sta Mª Real. Es uno de los conjuntos más significativos del gótico navarro, por su grandiosidad y numerosas torres.
Navarra, Olite, StaMªReal
La iglesia tiene una fachada con un original friso enmarcado por arquerías góticas y también llama la atención la galería en ángulo, abierta, frente a la puerta del templo. La portada sorprende por la decoración vegetal de sus arquivoltas y porque en la clave está representado el hombre vegetal en su máscara de hojarascas.
En el interior se revela el lujo que los reyes aportaron al templo. El retablo es impresionante, sus cinco cuerpos verticales, las pinturas del guardapolvos y las figuras centrales acogen a una Virgen con el Niño del año 1300.
Olite, palacio
Pero aún nos faltaba disfrutar de lo que queda de aquel esplendor palaciego, cosa que hicimos admirando el palacio en su diversidad de salas, jardines, torres y otras estancias, desde las que, en un día maravilloso de sol, hicimos fotos y nos imaginamos reyes y reinas por un ratito.
Fotos y texto de Rafael Cid y Rosa Fadón