Peregrinación Mont St Michel y otros lugares de Normandía y Bretaña.

Después de seis meses de preparación de la actividad peregrina a Normandía y Bretaña en Francia, con visitas “in situ” a los espacios que se iban a recorrer, comenzó esta aventura implícita en cualquier Peregrinación.
Sábado 18 de mayo:

La madrugada del sábado, una expedición de 30 personas partió a las 5 de la mañana con el capitán de la nave, José Luis de Autocares Franco. El viaje por carreteras de España y Francia fue seguro pese a las condiciones atmosféricas adversas.

Fueron 15 horas que la expedición gestionó con paradas, convivencia y alegría hasta llegar a Bayeux a nuestro alojamiento en el Monasterio Benedictino “La Joie St Benoit”. Distribución de habitaciones, cena y descanso merecido, tras un largo día de viaje.
La tierra del Calvados recibió la visita de los peregrinos leoneses con los brazos abiertos.
Y estupendamente alojados en el monasterio: http://www.lajoiesaintbenoit.com/
Domingo 19:
El cielo parece descansar después de tanta lluvia. El desayuno alimenta nuestro cuerpo de cara al día que se nos presenta. Nos trasladamos a Colleville sur Mer. No es ninguna basílica ni el lugar donde un hombre santo dejó huella; es donde los franceses peregrinan, pues allí quedan 9.378 tumbas de soldados americanos que dieron su vida por la liberación de Francia y Europa del nazismo (llegó a haber más de 20.000 enterramientos).

Impresiona este cementerio con cruces blancas y estrellas de David, dependiendo de si eran cristianos o judíos. Todas perfectamente alineadas, en los distintos trazos de verticalidad o diagonal y descansando sobre un césped como una alfombra.
Describir este espacio es difícil y cada uno pensamos en el valor de la vida y el sentido de aquellas muertes. La lluvia vuelve a aparecer para hacernos pensar en las dificultades del Desembarco de Normandía.

Bajamos a la playa de Omaha donde los bunkers existentes nos hicieron pensar, viendo el mar, en la dificultad del asalto y la muerte que se apoderó de este  lugar.

El tiempo nos hizo regresar a Bayeux. La visita a la Tapisserie Medieval  para contemplar el tapiz de 70 m. donde se narra la vida de Guillermo el Conquistador rey de Francia y de Inglaterra.

Con un recorrido por la ciudad de Bayeux para visitar su catedral, cementerio Británico, el de los Reporteros, museo de la guerra, y sus rincones maravillosos, concluyó nuestro primer día.


Lunes 20:
Viajamos hacia Jullouvilleen un recorrido no demasiado largo y el patrón de nuestro barco (José Luis) nos dejó al pie de la playa.
Estamos ya en el Canal de La Mancha:
Por un GR, caminamos 11 Km. al lado del mar, subiendo pequeños montes para contemplar acantilados, introducirnos al interior para atravesar riachuelos, volver a subir para ponernos a vista del mar….Naturaleza, mar, peregrinos fundiéndose en un paisaje nublado que respetó nuestro caminar. Las cámaras echaban humo y allá, allá a lo lejos, el Mont St Michel objetivo de mañana.


A 2 Km. de St Jean le Thomasapareció la lluvia pero “L´Etoile de la Mer”, el lugar de nuestra siguiente estancia, nos estaba esperando. El Canal de La Mancha cumplió con su tradición de lugar muy lluvioso.
Comida, reparto de habitaciones, aseo general, vista de esta pequeñísima localidad, cena y en nuestra mente y retina el Mont St Michel, que ya divisamos desde la playa.