Sembrando el Camino de Villavante a Santibañez de Valdeiglesias

Sembrando el camino 2015

Sembrando CaminoSantiago,15
Hoy hemos realizado una de las actividades mas bonitas de las que organiza La Asociación Amigos del Camino de Santiago de León. Consiste en sembrar un tramo del camino con semillas de distintos arboles autóctonos para que fructifiquen y den sombra a los futuros peregrinos. La etapa iba desde la localidad de Villavante, fin de nuestra siembra del pasado año ( Podéis ver los recuerdos en nuestro blog) hasta Santibañez de Valdeiglesias.
Llegamos a Villavante y recordamos que el año anterior los hospitalarios vecinos de esta localidad habían dejado el listón muy alto. En este pueblo se celebra anualmente un famoso encuentro de campaneros de toda España que desde hace veintitantos años acuden a la llamada con el fin de evitar que esta tradición desaparezca.
Algunos socios subieron a la espadaña, por su curiosa escalera de caracol, hecha con buenos troncos de madera incrustados en los estrechos muros de la torre. José Miguel y Ceferino nos obsequiaron en aquella ocasión con una sesión de toque de campanas aunque hoy no sería correcto despertar a los vecinos pues llegamos al pueblo a las 9 de la mañana. También entonces nuestro compañero Andrés interpretó en el “armonio” algunas piezas. Mientras nosotros contemplábamos las imágenes entre las que se encontraba un Ecce Homo de la escuela de Salcillo. Tocó unos villancicos y más. Lo hizo tan bien que ya está subido a youtube. https://www.youtube.com/watch?v=0uc2Dyyyb_s
Sembrando CaminoSantiago,15
Nos dijeron que en Villavante hay un barrio llamado del Palacio, porque aunque nadie ha visto edificio alguno, los cimientos indican que allí ha habido un edificio importante. Pues bien, vecinos del pueblo movidos por la curiosidad, han tratado de investigar en los archivos del Ayuntamiento, en los de León y hasta han llegado a los de Madrid, consiguiendo información de que antiguamente un rey mandó construir un albergue, para que pudieran descansar los peregrinos que iban hacia Santiago, y al haber sido construido por un rey se le dio el nombre de palacio.
Sembrando CaminoSantiago,15
Disfrutábamos de un día esplendido para comenzar la siembra por el camino que transcurre entre la via del tren y un molino actualmente convertido en hotel. Sembrando seguimos hasta llegar al Puente de Órbigo, desde donde contemplamos el majestuoso río del mismo nombre, escenario de tantos sucesos famosos de nuestra historia.
Imaginamos la batalla de Urbico entre el rey de los suevos, Reciario y los visigodos al mando de Teodorico II, allá por el año 452. La misma ribera, mucho después, fue escenario de la que tuvo lugar entre los Ingleses de Moore, que perseguidos a uña de caballo por franceses, hacen saltar por los aires varios arcos del puente, durante la guerra de la Independencia de 1808.
Isidro siempre feliz
Volviendo hacia atrás, por el túnel del tiempo de la memoria, recordamos que por aquí pasaría César Augusto, el victorioso emperador romano, intentando pacificar Galicia para explotar después la riqueza aurífera del noroeste de España.
Según la leyenda, también caminaría por aquí el emperador Carlomagno, peregrino pionero del Camino de Santiago. Personas de todo rango y condición ennoblecieron con sus pasos el lugar, Dante Alighiery, soñando mientras escuchaba el rumor de estas aguas, con escribir la “Divina Comedia” y Francisco de Asís, propagando su Cántico de amor…y hasta yo, cuando por los años 70 me destinaron a la oficina de Veguellina perteneciente a la hoy desaparecida Caja de Ahorros de León.Pe ro, por lo que en realidad se hizo famoso este puente fue por las Justas Medievales del Paso Honroso, que organizó del caballero leonés D. Suero de Quiñones.
Sembrando CaminoSantiago,15
Cuenta la historia que el caballero D. Suero, al no conseguir el amor de una hermosa dama del lugar, prometió ayunar hasta que ella le otorgara sus favores. El tiempo pasaba y como la promesa era muy dura para un caballero con las obligaciones de la época, pidió licencia al Rey Juan II para cambiar la penitencia por otra más acorde con sus virtudes.
¿Sabéis en que consistió la nueva prueba? Pues ni más ni menos que se ofreció a que por el puente sobre el río Orbigo, lugar obligado para ir en peregrinación a Santiago, no pasaría caballero alguno sin entregarle el guante de su dama o romper una lanza en singular combate, con D. Suero y sus compañeros. Y esta penitencia debería repetirse hasta que se rompieran ¡Trescientas lanzas!.
Como podéis suponer, la noticia corrió como la pólvora, acudiendo a ese lugar no sólo caballeros peregrinos, si no también gentes deseosas de fama y aventura. Los torneos se sucedieron y cada vez acudía más gente a conocer de primera mano a D. Suero y sus mantenedores.
Yo me imagino que el cuello de botella que se formó en el camino sería como la entrada a Madrid el día uno de agosto cayendo en viernes. Quizás por esto o tal vez por celos de las otras ciudades del camino, hicieron presión ante el rey, el cual finalmente otorgó la dispensa al penitente. Era el 12 de julio de 1434 y no se habían roto 300 lanzas pero sí 176 cuando D Suero y los suyos marcharon por el Puente sobre el Órbigo en pos de diferentes aventuras.
Sembrando CaminoSantiago,15
Por este mismo puente que ahora transitamos nosotros camino de Villares, continuando con nuestra siembra. En Villares de Órbigo pasamos ante la iglesia parroquial, un edificio de estilos románico y barroco, que en su interior alberga una hermosa talla de madera de la Virgen del Carmen, acompañada de una valiosa cajonera de castaño y roble. Preside la Imagen del Patrón Santiago. La Iglesia fue construida en la primera mitad del siglo XVIII, es de planta rectangular, en forma de cruz latina.
Villares de Órbigo
El primer libro, del que hay constancia en su archivo parroquial, es el Libro de Cuentas que incluye los años 1607-1676. Comienza con la visita pastoral, en el año 1607, que realizó el Sr. Obispo de Astorga D. Antonio Decares. Celebró el Sacramento de la Confirmación. Por dicho libro conocemos que el sacerdote de la parroquia era D. Fernando Vaca de Reinoso. y que había también un capellán de Santa Catalina, D. Isidro Gutiérrez. Mandó el Sr Obispo que se realice un inventario mediante el cual conocemos los objetos de culto y sus precios.
Villares de Órbigo
Como estaban en misa a nuestra llegada nos dio “corte” hacer fotos, pero sí pudimos admirar el retablo grande, que está en el altar mayor. Se hizo en el año 1693 y fue dorado por Leonardo Sánchez en el 1717 y tardó 5 meses con tres oficiales. Su arquitectura está profusamente decorada mediante guirnaldas y elementos vegetales, las calles se enmarcan mediante columnas salomónicas dobles en el cuerpo central, componiendo el primer cuerpo un sotobanco con sagrario diferenciado cuidadosamente y el cuerpo principal.
Villares de Órbigo
En la hornacina central se encuentra la imagen de Santiago Matamoros a caballo, que en el sombrero lleva la concha de peregrino, es de madera de nogal y se hizo en el año 1630. A su derecha la imagen de San Roque con las conchas de peregrino y a su izquierda San José con el niño estas imágenes son de madera. En el cuerpo superior la imagen de Cristo Crucificado sobre un fondo pictórico donde se representa el calvario. Sobre la hornacina en un primer plano encontramos la imagen de la Virgen entronizada con el niño: “La Virgen del Carmen” de época románica. Tratando de no llamar mucho la atención de los feligreses nos acercamos a otro retablo en el que está representado San Antonio de Padua.Otro más en el altar de Santa Catalina, cuya imagen es de bulto redondo y las tablas pintadas a pincel con las imágenes de la santa, San Bartolomé, San Lorenzo, San Bernardino y otros santos.
Siguiendo el camino aún pude fotografiar a Dani sembrando frutales en un área de descanso compuesta de fuente y bancos todo ellos de piedra. Mientras estuvimos alli pasaron junto a nosotros un peregrinos oriental, una pareja de austriacos y otro extremeño con el que nos habíamos cruzado en Hospital.
Sembrando CaminoSantiago,15
Santibáñez de Valdeiglesias y Valdeiglesias se encuentran posicionados geográficamente en el llamado “Valle de las Iglesias”. Quizás por su posición geográfica, por su tránsito Jacobeo o porque hubo varias iglesias en el entorno.
De Santibañez, destacamos su iglesia parroquial de finales del XIX, que nos mostró amablemente Sofia mientras nos explicaba los cambios sufridos en el pueblo durante los últimos años. La torre de estilo defensivo por la protección que en su día debió prestar dada su envergadura, para mantener la vigilancia, la iglesia está bajo la advocación de la Trinidad, lo que hace suponer a algunos expertos que en este lugar estuvieron asentados los monjes trinitarios, bastante activos en la atención a los peregrinos desde el siglo XIII.
Santibañez de Valdeiglesias
Consta de una sola nave con techumbre plana, destacando en sus paredes interesantes retablos dorados que guardan buenas tallas, como la de San Roque. Al exterior presenta una elevada espadaña, que aloja dos campanas.
Santibañez de Valdeiglesias
Muy cercana a la iglesia se encuentra una curiosa fuente soterrada, a cuya fresca agua se accede descendiendo trece peldaños. Bebimos en el bar un exquisito vino de cosecha de las viñas que todavía se cultivan en el pueblo, hace años vendian tambien la uva pero en la acualidad escasea la mano de obra que quiera trabajarlas.
Pregunté también por el laberinto de maíz que se realizaba en las afueras del pueblo y que suponia una interesante atracción turística para la localidad, pero ahora ya no continuan haciendolo. En el mes de agosto Santibáñez de Valdeiglesias, más bien sus afueras, se conviertian en un inmenso laberinto, el más grande del mundo, El laberinto de Maíz. Este monumento natural cambiaba cada año de fisonomía y temática y en su centro se escondia un enigma, que los que recorren el laberinto y llegan hasta él, tienen que resolver. Este proyecto fue promovido en su día por la Junta Vecinal del pueblo y llevaba realizándose varios años, siendo declarado de Especial Interés y Repercusión Turística Regional por la Dirección General de Turismo de la Junta de Castilla y León. Ahora alquilan los terrenos a un ganadero que cuida sus rebaños
Santibañez de Valdeiglesias
Se dice que el origen del Laberinto de Maíz, juego y reclamo que el pueblo de Santibáñez de Valdeiglesias ofrecía cada año, está relacionado con el Camino y el juego de la oca y que Santibáñez seria la casilla 42 de dicho juego, o sea el laberinto. Para que no os quede mal sabor de boca, en esta página podreis ver alguno de sus dibujos:
Santibañez de Valdeiglesias
Desde aquí volvimos a Hospital de Orbigo y para terminar la jornada, degustamos una exquisita comida de hermandad. Al finalizar el Coro de la Asociación entonó varias canciones dirigido por Conchita que tocaba el acordeón.
DSCF2893
Luego trató de entrar en el acompañamiento Gabriel, tocando la gaita y animado por su madre Amor y las muchachas que querían bailar unas jotas, surgieron las canciones tradicionales de León que todos los comensales canturrearon y a las que acompañó Rosi con la pandereta mientras Rosa Gomez dirigía con la letra de las canciones.
Baile con castañuelas
Un final alegre para una jornada de hermandad.
Hospital de Órbigo
Texto y fotos de Rafael Cid y Rosa Fadón