Cistierna a Boñar. Etapa, Viejo Camino de Santiago

Como sabéis el 10 de marzo la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León, «Pulchra leonina» realizamos esta etapa. Vosotros ya tenéis noticia de las dos partes: Cistierna a la Ercina y la Ercina a Boñar, porque escribimos en el blog, dos entradas de anticipo, cuando fuimos a marcar.

La Losilla

El día en cuestión fue lluvioso y frío. Tuvimos que ponernos polainas y capa de agua y agarrar el paraguas y los guantes, en fin, que ya os podéis imaginar. Pero al peregrino todo nos parece bien, embelesados como vamos con las bellezas del paisaje, entre robles, colladas, hermosos pueblos plagados de arte y de historia y además tenemos la conversación de los amigos, con los que hacemos el Camino.

Paramos a tomar un café en Cistierna y tuvimos la suerte que nos invitaron a frisuelos. Estaban calentines, recién hechos y nos reconfortaron.

En Yugueros vimos la iglesia, de la que tenéis fotos aquí.

Cuando llegamos a la Ercina no tuvimos necesidad de subir por la collada, por el Camino León, como habíamos marcado en nuestra anterior entrada. Pues sabréis que yendo a la preparación de la etapa, en La Acisa de las Arrimadas conocimos a Alberto y él nos enseñó el camino de Acisa a la Ercina, que usan para ir a sus fincas. Incluso vino a La Ercina a acompañarnos en la etapa, nos abrió la ermita de San Antonio Abad y San Hipólito. Luego nos refugiamos en el teleclub de Acisa, donde pudimos hacer la parada técnica, nos tomamos el tente-pie de las 12 y nos recuperamos del frío, desembarazándonos por un momento de nuestras capas de agua.

También nos abrió el templo parroquial de Santa Marina, que comparte La Acisa con Barrillos de las Arrimadas y nos acompañó hasta la ermita de los Remedios, para que tomaramos allí, por la Puerta de Galicia, la Senda del Cordal de la Varga hacia la Devesa de Boñar.

La Devesa de Boñar

Cuando llegamos a la Devesa, en el teleclub paramos a comer. Aunque hubiéramos deseado ver con detalle el pueblo, que tiene muchos alicientes, iglesia, escudos nobiliarios, pilón y lavadero y magníficas vistas desde el cementerio, no fue posible, pues la lluvia no paraba. Ved aquí nuestras fotos de la Devesa

Continuamos hasta la Losilla donde nos aguardaba Pelayo, para hablarnos de los mártires, enseñarnos la iglesia y contarnos la historia que se centra en ella.

Empezó entonces a clarear y cuando llegamos a Boñar, hasta pudimos ver los rayos del sol.

Boñar

Lo que no disminuyó fue el frío, aunque tratamos de mitigarlo con bebidas y sabrosos dulces del lugar.

Cuando llegaron las 5,30 entramos en la iglesia para escuchar a Pedro, que nos hablaba de ella y de otros detalles de la villa. Luego salimos a la plaza a seguir escuchando su relato y contemplar los símbolos de la ciudad, ya sabéis «el maragato en la torre y en la plaza el negrillón», como dice la canción.

Boñar

Ved nuestras fotos de Boñar. Y hasta la próxima amigos.