El Senderín 38


Continuamos con “la situación especial” que nos toca, pero en la búsqueda de una nueva normalidad lo más parecida a la normalidad normal, nos gusta seguir trabajando como antes… así que aquí está.

Y debemos decir que realmente no es como antes: los cambios también llegan a El Senderín y aparecen nuevas secciones y colaboraciones que esperamos sean de vuestro agrado.
Este número viene cargadito, más lleno que nunca, así que os damos los tres meses de plazo habituales para su lectura.

Una vez más, y sobretodo ahora, gracias al esfuerzo que hacen los anunciantes para que sea posible la publicación, y que además, representa un respaldo al trabajo que se hace desde la redacción. Y como no, gracias también a los colaboradores.

Buen Camino