La Asociación en La Virgen del Camino, romería de S. Froilán

Mi nombre es de peregrino,
y tengo virtud notable.
Me encuentras en los caminos
¿quién soy?

Así, intentando acertar la adivinanza y tratando de averiguar qué encontraríamos en el camino, iniciamos la peregrinación al monasterio de la Virgen del Camino, patrona del Pueblo de León, el día de la fiesta de S. Froilán.

Miradnos en el crucero de Trobajo del Camino, del que sólo queda el pie, a pesar de que La Asociación, en la revista Senderín, ha denunciado este abandono…

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

Íbamos un grupo de la Asociación del Camino de Santiago de León, dispuestos a llegar antes de la misa de campaña, para poder besar el manto a la Virgen y tocar la nariz a S. Froilán, antes de que se organizara la gran aglomeración.

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

Cuando es el cumpleaños se suele tirar de las orejas al homenajeado, pero al patrón de la diócesis legionense, se le acaricia la nariz de bronce, de la efigie que está en la puerta meridional y en la que está en el retablo mayor se le pone la cuelga, llena de roscas y caramelos.

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

Cuando llegamos a la carretera de La Virgen llegaban los pendones y los carros engalanados, que iban acompañando a leoneses de todos los pueblos del contorno.

S. Froilán. La campa de la Virgen

 
Los grupos de danzantes, ataviados con los trajes regionales, llevaban los productos de la tierra y los enseres de antiguos oficios, telas vistosas y ricas artesanías.

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

El Sol y calor nos fatigaba durante la misa de campaña, en aquel campo de La Virgen atiborrado de fieles a pie firme.

Lo mismo les pasaría al Sr. Obispo y el clero acompañante, a las autoridades y al grupo folklórico, que hizo los cánticos de la misa y las distintas ofrendas.

Sin embargo todos resistíamos con devoción, a veces buscando la sombra bailante de los pendones que se alineaban sobre la verja, delante del altar.

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

De allí nos fuimos a sentar a la sombra de una terraza de bar y tomamos unas cañas, mientras que saludábamos a conocidos que pasaban a nuestro lado, entre la multitud de la gente.

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

Luego paseamos entre los puestos de avellanas para comprar “los perdones” y entre los de innumerables tenderetes de ropa y recuerdos, pero, sobre todo de comida.

S.Froilán, romería a la Virgen del Camino.

Nosotros encontramos sitio en un local animado con músicos de una agrupación local y degustamos la típica morcilla con chorizos entrecallados, caldereta, callos y no sé cuántas cosas más.

S.Froilán, romería a la Virgen del Camino.

Aún tuvimos ganas de buscar un sitio en el café de un amigo y allí lo tomamos y nos hicimos la foto de grupo.

S.Froilán, romería a la Virgen del Camino.

Para regresar a casa cogimos el autobús, aunque hubo quienes regresaron andando, a ver si todavía encontraban el romero. Sí el de la adivinanza, que ya veo que vosotros también lo habéis acertado…

S.Froilán, romería a la Virgen del Camino.

Ved aquí el reportaje fotográfico.
Y dejarnos vuestros comentarios aquí:

3 respuestas a «La Asociación en La Virgen del Camino, romería de S. Froilán»

Los comentarios están cerrados.