“La Luz del Camino” Una mochila en homenaje a las víctimas del Covid19 (Primera parte).

Es una iniciativa puesta en marcha por dos peregrinos, Jesús Ciordia y Mariló López; de ellos ha partido “La Luz del Camino”, un proyecto que pretende rendir un homenaje a las víctimas que el virus se ha cobrado en estos duros meses y gritar que la Covid19 puede habernos tenido confinados tres meses, pero que el Camino de Santiago sigue ahí, esperando a los caminantes.

El proyecto trata de recorrer el Camino Francés portando una pequeña mochila en la que se lleva una luz encendida durante todo el recorrido, un saquito donde los peregrinos depositan sus intenciones y, no podía faltar, la credencial, que se va sellando en cada una de las etapas. Esta especial peregrinación se inició el 19 de junio en Roncesvalles, y en 36 etapas llegará el 24 de julio a Santiago de Compostela, donde los integrantes de esta marcha serán recibidos en la Catedral. La mochila será portada por los peregrinos que lo deseen durante todo el recorrido del Camino.

Esta mochila llegó a León el día 9 de julio (jueves) sobre las 12:30 horas, a Puente Castro donde la esperaban un grupo de peregrinos de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina”, algunos de ellos vestidos de peregrinos medievales, y componentes de Protección Civil. 

Después de la bienvenida al porteador de la etapa entre Mansilla de las Mulas y León, Paul  y su acompañante, Montse, seguimos la ruta por las calles de nuestra ciudad entre la extrañeza de las personas que no conocían este proyecto, hasta la plaza de Regla, donde nos esperaban un buen número de personas, socios y amigos de camino, entre ellos Luis Gutiérrez Perrino, presidente de la Asociación, que ejerció como notario en el relevo de la mochila.
A la sombra de la Pulchra se desinfectó debidamente la mochila, y después de guardar un minuto de silencio en memoria de los fallecido por el Covid19, y encender una vela en su homenaje, 

se hizo cargo de la mochila José María, portador de la siguiente etapa entre León y Villar de Mazarife, acto muy sencillo y emotivo, que a algunos nos llenó los ojos de lágrimas.

 

 Nos trasladamos a la entrada de la Iglesia de los Franciscanos, fuimos recibidos por la cruz y ciriales de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración y del Silencio, y algunos de sus cofrades, ataviados con las capas pardas distintivas de esta Cofradía, acompañaron a la mochila hasta el altar, donde fue recibida por el Padre Xavier, celebrante de la Misa del Peregrino, y el Hermano Federico, y depositada en el altar mayor, donde permaneció hasta el final de la Eucaristía y la bendición de los peregrinos.


 A continuación fue expuesta a todos los leoneses en una ventana que da al exterior, en el albergue de San Francisco de Asís, donde permaneció hasta la tarde del viernes,


 que la desplazamos hasta la Iglesia del Mercado, para visitar y orar ante la Virgen.