“La Luz del Camino” Una mochila en homenaje a las víctimas del Covid19 . (Segunda parte)

León –Villar de Mazarife.

A las 6 y 30 horas del 11 de julio, con las emociones a flor de piel y con muchos nervios, acompañado de peregrinos de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina”, comenzamos en la puerta de la Catedral la ruta que nos llevaría a Villar de Mazarife para hacer entrega de esta preciosa y simbólica mochila en homenaje a las víctimas que el virus se ha cobrado en estos duros meses, y gritar que la covid-19 puede habernos tenido confinados tres meses, pero que el Camino de Santiago sigue ahí, esperando a los caminantes.

Nuestra primera parada fue en la basílica de San Isidoro, donde Mari Mar tomó el relevo por las calles de nuestra ciudad para continuar hasta la Plaza de San Marcos, donde se nos unieron algunos peregrino más y se llevó a cabo un nuevo relevo, pasando la mochila a hombros de Camino,

 para seguir por el puente en dirección a Trabajo del Camino y hacer una parada en el crucero que existe a la entrada de este pueblo. Nuevo relevo a María Jesús, parada en la Iglesia de Santiago y foto, 

y caminando a buen paso y la Luz a hombros de Isidoro, Mari Mar y Pilar, llegamos a La Virgen del Camino, dónde no pudimos más que hacernos unas fotos y rezar una oración al encontrarse cerrada la basílica.

Sin descanso, y con la mochila en los hombros de Carmen, proseguimos hasta Fresno del Camino, a cuya entrada existe un monumento a la peregrina holandesa que falleció en un accidente de tráfico en junio del año pasado. Parada y recuerdo, tomando el relevo Ángel.

En Oncina de la Valdoncina, parada técnica en el albergue El Pajar para continuar llevando la mochila Santiago, con mucho calor, hasta Chozas de Abajo, donde nuestros amigos y compañeros Esteban y Camino nos obsequiaron en su jardín con magdalenas caseras y café. 

Desde allí y por carretera llegamos a la entrada de Villar de Mazarife, donde Baudi tomó el relevo y nos estaba esperando Lee, para hacerse cargo de tan preciado objeto.

Frente a la estatua de Santiago en la plaza de la iglesia, realizamos el acto de la entrega y para celebrarlo nos tomamos unas cervezas en el albergue de Jesús.

En estos dos días que he tenido el privilegio de tener cerca La Luz del Camino han aflorado en mi muchas emociones diferentes, y solo me queda decir muchas gracias por permitirme formar parte de este proyecto, y también mi agradecimiento a todas las personas, socios y amigos de la Asociación “Pulchra Leonina”, que sin su apoyo y ayuda no hubiera sido posible llevar a cabo este homenaje.