Romería del Santo Cristo de Cabanillas.

El pueblo de Cabanillas está situado a unos 18 kilómetros de la capital y por su calle principal pasa el Camino de San Salvador, que trascurre entre León y Oviedo. Aquí, desde hace más de 400 años, la Cofradía de la Veracruz celebra, el segundo domingo de mayo, la festividad de la Santa Cruz, que se conoce por la Romería del Santo Cristo de Cabanillas.

Atendiendo a la amable invitación que como cada año realizan a la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina”, un grupo de asociados nos dimos cita en Carbajal de la Legua para, a las ocho y media de la mañana, comenzar la caminata por una pista forestal entre robledales. Después de pasar por el lugar de Villabura, actualmente abandonado, paramos a reponer fuerzas con el bocadillo y degustar un chupito de orujo del que hace Santiago, que esta vez lleva la mochila grande porque viene de realizar el Camino de Madrid y va a continuar hacia el Primitivo después de realizar el de San Salvador.

Sobre las once de la mañana entramos en el pueblo, donde después de encontrarnos con más componentes de la asociación, acompañamos a los Pendones y a la Banda de música de la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno en su pasacalles hasta la iglesia, que se quedó pequeña para albergar a tanto romero.

Terminada la Eucaristía dio comienzo la procesión a la ermita del Cristo, donde se realizó un homenaje a las mujeres de Cabanillas, depositando un ramo de flores, acto emotivo y lleno de simbolismo.

Siguiendo la tradición, la Cofradía nos convidó a los asistentes a escabeche, cebolla, huevo y pan, todo ello regado con un buen vino, para terminar como postre con pastas y mistela, obsequio de nuestra asociación.
Y para terminar con buen pie la romería, en el sorteo de regalos, un grupo de nuestros compañeros tuvo la suerte de ser agraciados con un jamón.
Queremos desde nuestra Asociación dejar constancia de nuestro agradecimiento a las gentes de Cabanillas, y a la Cofradía de dicho lugar, organizadores de esta agradable Romería, que siempre han demostrado su hospitalidad, generosidad y cariño para con todos nosotros.