XVIII Encuentro Nacional de Asociaciones Jacobeas – Soria 2018

14 – 15 y 16 de Septiembre de 2018, organizado por la Asociación Soriana de Amigos del Camino de Santiago, se celebró el XVIII Encuentro nacional de Asociaciones Jacobeas…

14 de Septiembre: Salimos a las 8 de la mañana puntuales de Sto. Domingo. Tras una parada en el camino para desayunar llegamos a Covarrubias, a orillas del río Arlanza, localidad  fundada en el año 978 por el Conde García Fernández, hijo de Fernán González que fue el primer conde independiente de Castilla. Ambos convertirán  este lugar en capital del infantado de Castilla y cabeza de uno de los señoríos monásticos más importantes.
Esta villa milenaria es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura tradicional  castellana (adobe, piedra, entramados de madera,  soportales y balconadas)  y conforma un conjunto histórico-artístico muy interesante, con numerosos premios de Turismo y Embellecimiento. Nos llamaron mucho la atención   las papeleras, originalísimas, y admiramos la Torre de Fernán González, defensiva, con forma de pirámide truncada y  estratégicamente situada ya que protegía un vado del río. Es  llamada también  Torreón de Doña Urraca, hija del conde fundador, porque  la leyenda  sitúa aquí el encierro y muerte emparedada  de la infanta por desobedecer a su padre .La realidad de esta noble castellana es que fue reina consorte de dos reyes leoneses Ordoño III y Ordoño IV  y posteriormente reina consorte del rey de Pamplona. Esta política matrimonial hizo más fuerte al condado castellano en un intento de legitimar su independencia.

Enseguida nos dirigimos a la ex colegiata de San Cosme y San Damián, gótica, comenzada en 1474, sobre otra anterior románica. Contiene  numerosos panteones de familias ilustres y  en el presbiterio, está el de Fernán González y su esposa Sancha, (este último es un sarcófago hispano – romano del siglo IV) y también  el sepulcro de su hija Urraca.  En el  claustro de principios  del siglo XVI, se sitúa el  sepulcro gótico de la infanta Kristina de Noruega, primera esposa del infante D. Felipe de Castilla, hermano de Alfonso X el Sabio y abad de esta colegiata. Murió en 1262 y por expreso deseo de la princesa se levanta una ermita en honor a San Olav patrón de Noruega ¡¡¡753 años después de su muerte!!!
Siguiendo nuestro viaje pasamos por  una zona de sabinas  perteneciente a uno de los sabinares  más extensos y mejor conservados de Europa;  en estos parajes se rodó en 1966 la película  “El Bueno, el feo y el malo “de Sergio Leone. Bordeamos   el monasterio de San Pedro de Arlanza, cuna de Castilla y en funcionamiento hasta la desamortización de Mendizábal en 1835 .Dejamos atrás Salas de los Infantes, (Museo de los Dinosaurios), la sierra de la Demanda, zona de pinos muy cuidada, por la  importancia de  la industria maderera  en la economía de los pueblos y comimos en Vinuesa. Recorrido rápido  por este bonito  pueblo, de arquitectura muy cuidada y  con  muy bonitas vistas desde  la iglesia  y  desde el puente del rio.  Conservan  unos lavaderos antiguos.

Llegada a Soria y  alojamiento en el hotel sobre las 5 de la tarde y enseguida visita a la ciudad. La primera parada es en la  Plaza Mayor con la  iglesia de Sta. María, testigo del enlace de Antonio  Machado con Leonor en 1909, así como del funeral de ésta en 1912. Fuera del edificio existe una escultura de ella, de pie ante una silla, vestida y peinada como el día de su boda, prototipo de las fotos de  ceremonia de aquella época.

A las 7 recibimiento de las autoridades locales en el ayuntamiento para inaugurar este encuentro,  visita al Círculo de la  Amistad  Numancia, uno de los lugares más frecuentados   por Machado y cercano al instituto dónde impartía clases de francés, charla informativa del historiador   Manolo Melendo sobre el edificio que aún conserva el ambiente de los cafés del s. XIX y sobre  los poetas que cantaron a Soria, Bécquer y Gerardo Diego y  vino español como bienvenida para todas las asociaciones presentes en este encuentro: Burgos, Vitoria, Zaragoza, Valencia…. y León, la más numerosa. Palabras muy afectuosas  de agradecimiento  del presidente de la asociación soriana de Amigos del Camino, Miguel Ángel Giménez,  que nos acompañará en todo momento con absoluta disponibilidad. Posteriormente recorrimos la zona de tapeo en sus calles medievales muy animada por ser viernes.

15  de Septiembre, sábado.  Jornada densa en visitas culturales.  La primera al Monasterio de San Juan de Duero, junto a este río y al pie del Monte de las Ánimas. Construcción románica hecha por la  orden de los Hospitalarios que procedían de tierra Santa, S. XII y XIII, iglesia sencilla, con magníficos capiteles y con dos templetes de influencia cristiana oriental separando las naves de la cabecera, claustro impresionante y muy original (Monumento Nacional desde 1982, ya que es una joya de la arquitectura  medieval) donde se realiza un sincretismo de todos los estilos artísticos de la época destacando los arcos entrelazados de influencia califal. Es el protagonista de una de las leyendas de Bécquer.

Paseo por la margen del rio Duero, paraje muy cuidado con  preciosas vistas del paisaje reflejado en el agua, hasta la ermita-museo de San Saturio, sobre una gruta eremítica visigoda a orillas del rio, que  acoge los restos y el sepulcro del Santo patrón de Soria. La edificación actual es del s. XVIII  destacando la  bonita capilla barroca con numerosas pinturas murales en paredes y techos y todo el edificio con excelentes vistas al río. Este paisaje fue cantado por Antonio Machado y allí, junto a la ermita, tiene dedicado  “el Rincón del Poeta”. Él deja escrito que “si la felicidad es algo posible y real, yo la  identifico mentalmente con los cinco años pasados en Soria”.

Monte de Valonsadero, comida y enseguida caminamos  hacia el paseo del  Mirón, dónde existe una ermita barroca  y el Mirador de los Cuatro Vientos, una de las zonas más altas de la ciudad, en la que vivió Machado con Leonor, ya enferma, con maravillosas vistas del Duero y del casco urbano. Escultura con la silueta de Machado y Leonor hacia la curva del rio,  como homenaje a la pareja.

Salida hacia el pueblo de Garray, representación con muñecos de play móbil de las batallas de Numancia y visita guiada a las famosas ruinas de este  yacimiento arqueológico sobre el cerro de la Muela de Garray, que sufrió once meses de asedio por parte de las tropas romanas al mando del cónsul Escipión y es uno de los hitos más importantes de la Historia ya que supuso el sacrificio colectivo  de su población, la pérdida de la propia vida, antes de perder su libertad e ideales. Información sobre el mundo celtíbero, sobre aspectos de su vida y costumbres, modelos de casas de la época….

Vuelta a Soria, visita de la ciudad con Manolo, un guía  agradable, divertido, erudito  y perfecto conocedor  de la ciudad. Palacio de los  Condes de Gómara (hoy día Audiencia), que representa el mejor ejemplo de  arquitectura civil renacentista, varios palacios barrocos ejemplos de la riqueza que la actividad  ganadera de la Mesta y el trabajo de la lana trajeron a Soria, espectaculares iglesias románicas de San Juan de Rabanera, con un bello y esbelto ábside  y Sto. Domingo, de influencia francesa probablemente por el mecenazgo de Leonor de Plantagenet,  esposa de Alfonso VIII. Su  monumental fachada desarrolla una verdadera Biblia en piedra con temas del Antiguo y del Nuevo Testamento.
Cena libre y hotel

16  de Septiembre
Llegamos a Burgo de Osma para asistir en su magnífica   catedral gótica (s. XIII) a la  eucaristía oficiada por el Sr.  Obispo (diócesis Osma-Soria)  y acompañados por un magnifico coro   dirigido por un leonés. Tiene un bello claustro tardo gótico  con restos románicos en la antigua sala Capitular dónde se encuentra la  tumba de San Pedro de Osma , que es una de las obras más destacadas de la escultura funeraria medieval en España ya que conserva su policromía original,  una gran torre barroca que domina el perfil de la villa y se convierte en su símbolo , y una girola  Neoclásica y varias dependencias del mismo estilo  construidas por los mejores artistas de la corte de Carlos III, cuyo confesor fue un fraile burgense .Destaca la sacristía de Juan de Villanueva. En otra sala vimos una reproducción facsímil de su famoso  Códice Beato (s. XI) en el que destaca la miniatura del mapamundi más amplio de los mapas medievales conocidos.

Visita al pueblo, bienvenida del alcalde en el ayuntamiento,  comida fraternal, con un completo menú típico de la zona en el restaurante  Virrey Palafox. A los postres nuestra asociación les obsequió con una canción  que preparó  Conchita M. directora del coro .Redactó unas estrofas alusivas al impacto de esta tierra en  nosotros,  y el estribillo, tomado de  “Campos de Soria”  de Antonio Machado   menciona  la huella   profunda que dejó en su alma.

Por fin  intercambio de pañuelos, compra de lotería entre todas las asociaciones y  elección de la sede para el XIX Encuentro de Asociaciones Jacobeas del año 2019 que será en Zaragoza .Despedida de los asistentes, últimas apresuradas compras   e inicio del regreso a León, con la preceptiva parada en ruta .Un bonito encuentro, interesante y lleno de experiencias agradables por la belleza, historia, cultura y gastronomía de la provincia soriana.

Texto: Paz Pérez Toledano.

XVII Encuentro Nacional de Asociaciones Jacobeas en Valencia


Del  15 al 17 de septiembre de 2017

Salida puntual del bus a las 7 h de la mañana con los 39 peregrinos que esta vez componíamos la expedición, bajo las expertas manos de Marcos, conductor y socio honorario. Tras las dos paradas preceptivas para descansar y comer, a las cuatro de la tarde hacíamos la entrada en Valencia.
Un rato para el aseo en el hotel y, ya preparados, nos dirigimos al Centro Cultural La Beneficencia donde se realiza la inauguración del encuentro. Es un gran edificio construido en el año 1841 como Casa de Beneficencia, ahora restaurado, y que alberga los Museos de Prehistoria, de Etnología de Valencia y diversas salas culturales.
 En la antigua capilla, profusamente decorada en 1881 al estilo neo bizantino, tuvo lugar a las 20 h un concierto a cargo del Coro Lluis Vich, referido a la música a lo largo del Camino de Santiago. En la primera parte, con piezas religiosas medievales de los siglos XIII al XV y, en la segunda, con composiciones del Renacimiento, siglos XVI y XVII. Todas las obras fueron magníficamente interpretadas por este coro que fue muy aplaudido.
Antes del mismo, Lita (Mª Ángeles) tuvo unas palabras de recibimiento y agradecimiento para las Asociaciones Jacobeas allí presentes (Briviesca, Miranda, Burgos, Soria, Vitoria, Valencia y León, siempre la más numerosa). Después del coro, hubo una copa de bienvenida ofrecida por la Asociación de Valencia en la que degustamos la horchata valenciana acompañada de los “fartons”, típicos dulces alargados.
Como todavía quedaba tarde por delante, realizamos una primera visita a la Ciutat Vella y la Plaza de la Reina para admirar por fuera la Basílica Virgen de los Desamparados (Patrona de la ciudad), la Catedral y su torre, el Miguelete, que con sus más de 50 metros de altura destaca por encima de todo el caserío.
El sábado 16, fue un día denso en visitas culturales. A las 9 h de la mañana ya estábamos frente al Mercado Central para girar una visita al mismo. Es un edificio impresionante de estilo modernista (1914-1928), que con sus 8.000 m2 de superficie y 959 puestos de frutas, verduras, carnes y pescados, perfectamente colocados y organizados, es uno de los más grandes de Europa. Acto seguido, realizamos una visita al Palau de la Generalitat Valenciana, un palacio gótico del siglo XV, en el que destaca su patio con escalera y la escultura de Benlliure, la gran Sala Daurada, la Sala dels Reis, la Sala Nova y el Saló de Corts. Callejeando, sin prisas, alcanzamos después el Almudín, una antigua lonja o almacén de grano del s. XV perfectamente conservada que ahora se utiliza como sala de exposiciones. Seguimos nuestra ruta por la ciudad vieja y al lado de las Torres de Serranos, hacemos una pequeña pausa para tomar un café. Las Torres de Serranos (construidas entre 1392 y 1398) y Las Torres de Quart (1441-1460), son dos de las doce puertas que formaban parte de la antigua muralla medieval que se derribó en 1865. Como curiosidad, decir que bajo las Torres de Serranos se guardaron bien protegidas, gran parte de la obras de arte del Museo del Prado, traídas por el ejército republicano tras la inminente caída del frente de Madrid, para salvarlas de los bombardeos. Al lado de estas imponentes torres, cogemos el bus para trasladarnos al Monasterio de San Miguel de los Reyes y realizar una visita al mismo. Sobre la antigua alquería musulmana de Rascaña, los abades de Santa María de Valldigna, fundaron un pequeño monasterio de estilo gótico (1381-1546) que ocupaba la actual zona norte y cuyos restos aún son visibles. Posteriormente (1546-1835), los virreyes de Valencia, Germana de Foix y su tercer marido Fernando de Aragón, duque de Calabria, fundaron el Monasterio Jerónimo de San Miguel del los Reyes con el fin de que albergara sus bienes, biblioteca y panteón real. Visitamos la cripta donde se encuentra enterrada la Virreina Germana de Foix. El monasterio fue diseñado por el arquitecto Alonso de Covarrubias, y es una de las obras más importantes del Renacimiento en tierras de Valencia. Algunas partes, como la iglesia, se concluyeron en el periodo barroco. Tras la desamortización (1874-1966), el edificio quedó abandonado hasta que se decidió crear en el mismo un presidio. Este nuevo uso supuso la creación de dos grandes pabellones y un patio en la zona norte. Entre 1997 y 2000 se realizaron las obras de rehabilitación para acondicionar el edificio como sede de la Biblioteca Valenciana, con inmensos depósitos para documentos y libros, biblioteca, salas de consulta y exposiciones. Es un placer pasear por este edificio completamente remozado, y uno piensa con envidia, en lo que daría de si nuestro abandonado Monasterio de Sandoval. La comida, informal y ligera, la realizamos en la parte baja de un secadero de chufa, Sequer lo Blanch, a base de productos de la huerta de Alboraya, un municipio lindante con Valencia, rodeados de campos de chufa. No faltó, a modo de postre, la horchata con fartons.
Por la tarde aún teníamos programadas tres visitas importantes. La primera a la Parroquia de San Nicolás, también conocida como la “capilla Sixtina Valenciana” que ha sido restaurada en 2016 bajo el mecenazgo (igual que el Colegio del Arte Mayor de la Seda) de la Fundación Hortensia Herrero (la dueña de Mercadona). Esta iglesia, sufre una importante ampliación en el s. XV y, a finales del s. XVII (entre 1697 y 1700), se inicia la renovación barroca del templo con las pinturas al fresco que cubren todo el interior y los techos (cerca de 2.000 m2). Fueron pintadas por Dionís Vidal, según los diseños del maestro Antonio Palomino, que aprovechando el espacio que ofrece la bóveda gótica, ideó escenas de la vida de los titulares del templo, distribuidas en los seis lunetos que se corresponden con las capillas laterales: en la zona del Evangelio (lado izquierdo) la vida de san Pedro Mártir, y en la de la Epístola (lado derecho) la de san Nicolás de Bari. Este templo, es uno de los mejores ejemplos de convivencia entre la arquitectura gótica y la decoración barroca que existen en la actualidad.
Pero aún nos quedaba el plato fuerte de la jornada con la visita a la Lonja de los Mercaderes o Lonja de la Seda, que es el edificio de estilo gótico civil más destacado de Valencia, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996. Fue iniciado por el cantero Pere Compte a finales del s. XV y se convirtió en el monumento más emblemático del Siglo de Oro valenciano por la revolución comercial y social que supuso en aquella época el comercio de la seda y otras materias como la lana. La ubicación geográfica de Valencia en el Mediterráneo y la importante industria de la seda, que alcanzó su culmen en la segunda mitad del s. XVIII, con 25.000 personas en la ciudad que se dedicaban a esta actividad y más de 3.000 telares, hizo que en este lugar se realizaran numerosas transacciones económicas. La Lonja consta de cuatro partes visitables: el Salón de Contratación o Columnario, dedicado a las transacciones mercantiles, una imponente sala con 24 columnas helicoidales que terminan en una bóveda de crucería. En ella se instaló la “Taula de cambis” (mesa de cambios), banco municipal creado en 1407 para el soporte de las operaciones comerciales. El Pabellón del Consulado o Consulado del Mar, ya de estilo renacentista, institución encargada desde el s. XIII del correcto cumplimiento de las cuestiones marítimas y mercantiles. Consta de dos salones, uno inferior (junto al Patio de los Naranjos) y otro superior; ambos destacan por el trabajado artesonado de madera de sus techos y los elaborados azulejos. Y, finalmente, el Torreón que hacía de cárcel para los comerciantes con deudas pendientes. En la parte baja de una columna del Patio de los Naranjos, se aprecia un bajorrelieve con unos peregrinos descansando, que según Lita, es el más antiguo de Europa con este motivo. Admiramos por fuera este bello edificio de la Lonja y nos dirigimos para realizar la última visita guiada al Colegio del Arte Mayor de la Seda. Es un edificio del s. XV recientemente remozado, donde se situaba el “Gremi de Velluters” (tejedores de terciopelo), cuyas primeras ordenanzas datan de 1479. Según comentan, contiene el archivo gremial más antiguo y amplio de Europa. Además de ver en funcionamiento un telar del s. XVIII, pudimos pasear por varias dependencias, como la Capilla o el Salón de la Fama, con elaborada cerámica valenciana en el suelo y con pinturas de San Jerónimo (patrón del gremio) en el techo. Una agradable tienda con múltiples objetos de seda despide al visitante.
Después de tanto arte, uno no tiene más que ganas de sentarse y tomar un café tranquilamente; y así lo hacemos. Posteriormente, un grupo, decidimos visitar por nuestra cuenta la Catedral y posteriormente coger un taxi para pasear un rato por la Ciutat de les Arts i les Ciències, un complejo de edificios (Palau de les Arts, Hemisfèric, Museu de les Ciències, el Puente de l´Assut de l´Or –popularmente conocido como el jamonero-, el Ágora y el Oceanogràfic) diseñados por Santiago Calatrava, en los que uno se queda gratamente sorprendido por su original diseño vanguardista.
El domingo 17, ya sin madrugar, nos dirigimos hacia El Palmar, una localidad próxima a Valencia situada en la orilla de la Albufera. Este gran lago de agua dulce de 2.300 ha forma parte del Parc Natural de l´Albufera (21.120 ha), en su mayor parte terrenos sembrados de arroz. Tres canales o “golas” comunican la laguna con el Mar Mediterráneo que se separa de aquella por la “devesa”, una franja estrecha de tierra con playas, dunas y bosque mediterráneo. Sobre las golas, la Comunidad de Pescadores de l´Albufera (entidad con más de 750 años de historia), mantiene los puestos fijos o “redolins” para la pesca de la anguila, que se sortean anualmente. Nos damos un largo paseo en barca por l´Albufera que resulta muy agradable y podemos contemplar en directo una competición de vela latina, la embarcación típica, casi plana, que utilizaban los pescadores locales y que ahora se está recuperando. Regresamos al embarcadero y en sus proximidades, en el restaurante Canyamel de El Palmar, tuvo lugar la comida de clausura, a base de la típica paella valenciana, que se alargó demasiado en el tiempo.
Con unas palabras de Lita a los postres y la entrega de un bonito obsequio a las diferentes asociaciones presentes (un cuadro con el bajorrelieve de unos peregrinos), se dio por finalizado este Encuentra de Asociaciones Jacobeas. Por la premura de tiempo, no se pudo ni tomar café en la mesa. A las cinco de la tarde, iniciábamos el camino de retorno y sobre las dos de la madrugaba llegábamos a León, que nos recibía con lluvia. Un bonito encuentro, denso en visitas culturales y como siempre, lleno de agradables experiencias.

Las Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago de León en el IV Encuentro provincial.

 La Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León «Pulchra Leonina» fue invitada al IV Encuentro provincial, cuyos anfitriones la Asociación «Ruta Vadiniense» de Cistierna nos agasajó con un gran número de actividades.
 
Madrugamos para asistir a la cita anual de Encuentro Provincial de Asociaciones del Camino de Santiago de León que este año 2014 íbamos a celebrar en Cistierna. Como buenos peregrinos que somos comenzaríamos recorriendo juntos un tramo del Camino de Santiago, en este caso, en honor del los organizadores sería de “Ruta Vadiniense” un tramo de la Vía Saliámica, entre las Salas y Valdoré.
Cuando llegamos a la localidad de las Salas ya nos esperaba el grupo de los organizadores, los socios de la “Asociación Ruta Vadiniense” con su presidente al frente.

Vía Saliámica
Nati, Manolo y Elvira, que son compañeros de nuestra asociación, con casa en la localidad, nos esperaban también para ofrecernos su casa e invitarnos a tomar un café calentito y pastas caseras.

Mientras que disfrutábamos de la hospitalidad de nuestros socios, Rafa desapareció…
Vía Saliámica
Aprovechando la ocasión quise visitar las ruinas del monasterio de San Marín de Alión, pues parece ser que este pequeño oratorio fue el origen de las Salas y posteriormente del concejo del valle de Vegalión. http://cremenes.wordpress.com/historia/alion/
En las crestas del monte, donde habitaban los prerromanos guarecidos en el castro, se ubicó el Castillo del que sólo quedan unos pocos pedrones.
Aunque no estaba previsto, me pareció que merecía como mínimo una visita rápida, así que me acerqué con mi cámara y luego eché una carrera para alcanzar a los amigos.
Vía Saliámica
A lo largo de la mañana tendríamos ocasión de conversar con Siro Sanz, presidente de la Asociación Ruta Vadiniense, amigo, historiador, gran conocedor de la comarca y en colaboración con el Padre Martino ha escrito sobre este y otros lugares cargados de historia.
Vía Saliámica
Algunos de ellos son por los que hoy transcurriría el recorrido y a partir de sus investigaciones se han documentado los carteles que lo señalizan. http://exsurgecistierna.blogspot.com.es/2014/04/iglesia-de-san-martin-de-alion-las.html
Vía Saliámica
En uno de ellos se transcribe la copia del documento en el que el Rey Alfonso III el Magno otorga a un monje llamado Sisnando, Abad de san Martin de Turieno en la Liebana, (hoy es Santo Toribio de Liébana) una serie de poblados, iglesias y cenobios que fueron destruidos por los moros, entre los que se menciona expresamente “ecclesiam sancti Martini in locum alione”.
Vía Saliámica
 Parece ser que este religioso, con grandes dotes organizativas, era pariente del rey, procedía de estas montañas o por lo menos tenia bienes heredados de su familia aquí. Sisnando llegó a ser obispo de Iria Flavia y conseguiría la dignidad arzobispal en Santiago de Compostela.
Vía Saliámica
Al regresar a las Salas pasé apresuradamente junto a la iglesia, a estas horas cerrada a cal y canto. Como peregrino del siglo XXI echo de menos el poder visitarla, si lo hiciera al estilo de nuestros antecesores medievales hubiera podido contemplar en ella una bella talla de San Martín del Siglo XVI.
En la actualidad organizamos las paradas, los restaurantes, las pernoctas pero abandonamos un poco el otro alimento, el espiritual que alguna vez animó al peregrino ¿O quizás estoy equivocado?
Vía Saliámica
Después de cruzar el puente, mientras leo las cartelas de este bien señalizado camino, observo que además de peregrinación jacobea, tuvo una gran importancia cuando fue calzada romana en época mucho más antigua: la vía Saliámica.
Vía Saliámica
Pasamos junto a un refugio de pescadores, está en un lugar privilegiado y me dicen que aquí frecuentaba el venir a pescar el General Franco y que le gustaba descansar en este bello rincón leonés.
Hicimos un alto en el camino para reponer fuerzas en el atrio de la Iglesia de la Virgen de Pereda. De nuevo Siro nos ilustra: En el Siglo XI existió aquí un monasterio de monjas dedicado a San Martín, que fue fundado por la poderosa familia de los Flaínez. Luego en el Siglo XII fue transferido a la Abadía de Benevivere en Palencia. http://exsurgecistierna.blogspot.com.es/2013/04/la-virgen-de-pereda-eutimio-martino.html
Vía Saliámica
D. José González, autor de “Casta de Astures” hace mención a sus potentes muros de robusta sillería “más propios de una fortaleza que de un santuario” que para destruirlos al levantar la iglesia actual hubo que utilizar dinamita.
Vía Saliámica
La Iglesia estaba cerrada a cal y canto como es lógico y ya estamos acostumbrados, pero había un artilugio por el que se introducía una moneda para iluminar el interior pudiendo así contemplar a lo lejos la imagen de la virgen de Pereda, patrona de estos valles.
Vía Saliámica
Bebimos un trago de agua de la fresquísima fuente y continuamos nuestro camino por carretera asfaltada hasta Crémenes, pero antes de cruzar su puente seguimos la senda a la margen izquierda del río. Caminamos acompañados ahora por una peregrina de la organización de la Asociación Vadiniense, una chica de Taranilla que trabaja en Cistierna y nos puso al día de la situación actual de “puerta de la montaña”. Mientras, transitábamos bajo un túnel vegetal de robles, álamos, avellanos… hasta llegar al “pajar del diablo”
Vía Saliámica
La fuerte lluvia que arreciaba por momentos no nos permitió disfrutar en todo su esplendor de esta magnífica obra de ingeniería romana que el padre Eutimio Marino nos había explicado en otra ocasión, pero os dejo el enlace del relato que escribimos ese día para que profundicéis con el saber antiguo y sagrado que emana de nuestra tierra:
En la Entrecisa o Pajar del Diablo con las Pintas al fondo.

Ni pudimos contemplar los picos que nos rodean ahora entre nubes acuosas, ni valorar en su justa medida la naturaleza geológica de sus peñas, “el Manto del Esla” que es estudio tan importante, que constantemente acerca a la zona geólogos de las universidades más afamadas del mundo y que podéis leer en el enlace anterior, pero os dejamos esta foto de aquel día de verano y en este enlace el reportaje de entonces:
https://www.flickr.com/photos/rsas0010/sets/72157627658875769/
Luego enfilamos la bajada con precaución disfrutando de las hermosas perspectivas sobre el Esla.

Vía Saliámica

La lluvia  nos acompañó hasta Valdoré, donde nos esperaban los autobuses para seguir a Cistierna, en cuyo instituto de Enseñanza Secundaria, otro grupo de compañeros de la Asociación vadiniense, dignos descendientes de los aguerridos cántabros que trajeron en jaque a las legiones romanas nos estaban preparando una exquisita “Olla Ferroviaria”.
olla ferroviaria, Cistierna
Repusimos fuerza y charlamos amigablemente mientras tomamos café, chupito de orujo, acompañados de pastas, teclas y lazos de San Guillermo, tan típicos de la zona, mientras que nuestros anfitriones estaban pendientes de nosotros en todo momento.
olla ferroviaria, Cistierna
Contamos también con la presencia del alcalde de la localidad Sr. Sen,que se acercó para saludarnos y darnos la bienvenida ¡Todo un detallazo, Nicanor!
olla ferroviaria, Cistierna
Aunque algunos ya habíamos visitado el museo ferroviario en otras ocasiones, volvimos a visitarlo de nuevo, porque siempre disfrutas remirando las curiosidades que encierra y acompañamos a los que aún no lo conocían.

olla ferroviaria, Cistierna

Como siempre Manolo nos hizo una explicación minuciosa y recordamos a Ana, que también nos lo había mostrado la vez anterior y la mandamos recuerdos.

Rosi recordó a su abuelo, Juan Sabugal, capataz caminero de vías y obras, que usaría estas herramientas en las proximidades de Valle de las Casas, donde vivió con Julita Iglesias «la guardesa», en una época en la que las mujeres tenían derechos, aunque no los pregonaran o silenciaran.

Para el que esto escribe, antiguo militar del Regimiento de Movilización y Prácticas de FFCC e hijo de ferroviario, siempre es emocionante esta visita, con las explicaciones de Manuel.
Pero no terminaba aún nuestra Jornada, pues desde aquí fuimos a visitar el museo de la Siderurgia y de la Minería del carbón de Castilla y León, situado en la localidad de Sabero http://www.vivaleon.com/museo_de_la_siderurgia_y_la_mineria_sabero.htm
Museo de la Siderurgia, Sabero
Museo de la Siderurgia, Sabero

Quizás debido a sus arcos que me recuerdan a una catedral gótica, yo siempre me acerco a este museo con una reverencia cuasi-religiosa, al pensar que me encuentro con la primera industria siderúrgica del país, en la que se aplicaban las tecnologías más avanzadas del momento, según fue detallando el guía que nos acompañó, durante el recorrido por las distintas naves.
Museo de la Siderurgia, Sabero
Ante nuestros ojos pasaba ahora un alto horno de Cok, luego un taladro construido por el ingeniero inglés James Nasmyth, una pieza única en su diseño, que en su día fue traída en carros tirados por bueyes desde el puerto de Gijón.
La idea de la ubicación de la fábrica era buena: crear una industria siderúrgica en la cuenca de Sabero donde era posible la extracción del carbón y del hierro, la abundancia de agua, de piedra y barro para elaborar ladrillos y facilitar las numerosas construcciones y anexos. Esto abarataría los costes. Pero ¡ay! No contaban con los problemas políticos y económicos que provocarían el cierre de la factoría al cabo de 16 años de su apertura.
Museo de la Siderurgia, Sabero
A partir de aquí, este edificio neogótico se convertiría en almacén, polideportivo y en ocasiones “La plaza” hasta salón de baile.
Recorriendo sus distintas salas, a través de los paneles, nuestro guía dio un repaso a la historia del valle de Sabero y a las gentes que lo poblaron, desde la prehistoria hasta los empleados de la empresa siderometalúrgica del Siglo XIX.
Una gigantesca maqueta de la cuenca minera preside la nave central. A nosotros nos ayudó a comprender la ubicación de las distintas minas de la cuenca de Sabero.
Museo de la Siderurgia, Sabero
Para terminar, después de una breve visita a la exposición temporal, que estaba dedicada a la iluminación en la mina y las distintas clases de lámparas, nos detuvimos en la farmacia, una auténtica joyita, de la que disfrutaron no solamente los mineros, sino toda la población y que según nos explicaron, a partir de 1930 se amplió con el hospital Izaguirre, que contaba con la 2ª máquina de Rayos X, instalada en nuestra provincia.
Cuando salimos impresionados por la magnificencia del lugar, ya había oscurecido, la lluvia seguía tintineando monótona contra las paredes del edificio para recordarnos lo que pudo haber sido y no fue.
Museo de la Siderurgia, Sabero
Nosotros por nuestra parte, subimos a los autobuses que nos conducirían de regreso a León, punto final de este día tan lleno de sensaciones.
Buenas noches, amigos y… ¡Hasta pronto!
Ved aquí nuestros reportajes fotográficos de este día:
Texto y fotos de Rosa Fadón y Rafael Cid

XII ENCUENTRO DE ASOCIACIONES JACOBEAS EN HUESCA


Los días 22 y 23 de septiembre, numerosos miembros de nuestra Asociación nos desplazamos hasta Huesca para asistir al XII Encuentro, organizado por nuestros compañeros de la Asociación Oscense.
Nos tenían preparado un estupendo programa que iniciamos, los más andarines, el sábado día 22 a las 8 de la mañana en Riglos, con un recorrido por los “Mallos” -impresionantes formaciones rocosas- y con final en Linás de Marcuello. Un paisaje incomparable, que se llenó de color con los numerosos peregrinos que realizamos la marcha.
Después de un pequeño refrigerio, nos dirigimos hasta el Castillo de Loarre, donde nos encontramos con el resto de compañeros y amigos de las numerosas asociaciones que asistimos a este Encuentro.
Visita a esta fortaleza de estilo románico, perfectamente conservada y  enclavada a 1.070 metros de altitud, con unas vistas maravillosas de toda la comarca de la Hoya de Huesca.
Continuamos hasta Bolea y en su Colegiata, la Coral Oscense nos deleito con un maravilloso concierto.
Comida típica en el Capricho de Gratal.
Ya por la tarde, degustación de pastelería oscense, visita a la iglesia de San Pedro el Viejo y representación en el mismo lugar,“Por el Camino de Santiago en busca del Grial”,  del Grupo los Navegantes.
El domingo día 23, equipados con los trajes de peregrino medieval y con nuestro pañuelo amarillo y el verde de la Asociación de Huesca, iniciamos la jornada con visita cultural al Ayuntamiento, Museo Provincial y a la Catedral, en donde asistimos a la misa solemne, celebrada por el Vicario General.
Al final de la Eucaristía, miembros de nuestra Asociación entonamos, delante de la imagen de la Virgen, el himno a la Virgen del Camino ¡fue un momento muy emotivo!
Posteriormente comida en el Hotel Pedro I, con un abundante menú y la presencia de la alcaldesa de Huesca y del Presidente de la Comarca de la Hoya, entre otras autoridades.
Entrega del Bordón a Jesús Tanco, representante de la Asociación de Pamplona, donde se celebrará el XIII Encuentro de Asociaciones Jacobeas 2013 y de regalos a las Asociaciones Asistentes
Expresamos nuestra felicitamos a nuestros compañeros de Huesca por su trabajo, porque han realizado un estupendo programa y les agradecemos su acogida y atenciones con todas las Asociaciones asistentes pero muy especialmente con la nuestra.
En definitiva, que hemos pasado dos jornadas maravillosas donde reinó un estupendo ambiente.
En el enlace  Albúm de fotos de Lali Parra  disponéis de un reportaje gráfico de este XII Encuentro de Asociaciones Jacobeas.
Tambien teneis una crónica muy interesante del Encuentro de nuestro compañero de Huesca  Alejandro Sanasgustín