Romería de San Froilán.

El 5 de octubre, festividad de San Froilán, tiene lugar uno de los actos más esperados por los leoneses: la Romería de San Froilán, en la que miles de personas llegadas de toda la provincia de León, de Asturias, de Galicia y de otras partes de España, se dan cita en la Basílica de la Virgen del Camino.

Una vez allí, en la puerta situada en uno de los laterales de la Basílica, es tradicional tirar de las narices a la talla en metal de San Froilán, y luego, en el interior, besar el Manto de La Virgen del Camino.
Este año había muchas ganas de romería debido a que los años anteriores, por las condiciones meteorológicas, no se pudo celebrar por todo lo alto.
Como en años anteriores casi un centenar de personas de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina”, algunos ataviados con sus trajes de peregrinos medievales y otros con el polo blanco, pero todos ellos con el pañuelo amarillo que nos distingue y que últimamente nos causa tantas anécdotas, fuimos acompañando al Pendón de Tierra de los Ayuntamientos del Voto, y formamos parte del desfile acompañando a más de ciento setenta pendones y pendonetas y veinte carros engalanados.
Discurrió por la carretera nacional y por las calles del pueblo de La Virgen del Camino, todas ellas abarrotadas de público, hasta la explanada del Santuario, donde fuimos recibidos por las autoridades civiles, militares y eclesiásticas y los sones de la banda de Gaitas de este municipio. A continuación, y presidida por el Señor Obispo de la Diócesis se celebró una Solemne Eucaristía, en la que no faltó el canto del Ramo, tal tradicional en estas tierra, y en la que nuestra asociación ofreció a la Virgen del Camino los atributos del peregrino -mochila, bordón, calabaza, vieira y botas-, realizada por varios compañeros vestidos de peregrinos medievales y acompañando de unas palabras de nuestro presidente.
Terminada la misa, tocada la nariz a San Froilán y besado el Manto de la Virgen, y como mandan las otras tradiciones, degustamos las ricas morcillas y los exquisitos chorizos, todo ello regado con un buen vino de la tierra. Además, compramos en su gran mercado las avellanas, conocidas este día como perdones, castañas del Bierzo, ajos, morcillas, chorizos, mantecados, miel… y otras muchas cosas.
Día magnífico de otoño, con mucho calor y la satisfacción de haber pasado una maravillosa jornada y cumplir con una de las tradiciones más arraigadas en las gentes de León.

11ª S. Froilán, milagros y calaveras en el Viejo Camino de Santiago por la provincia de León

11ª Historias y Leyendas del Viejo Camino de Santiago en la provincia de León.

Los peregrinos de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina”recorren el Viejo Camino de Santiago por la provincia de León encontrando a San Froilán y, junto al río Torío, las calaveras de Mataplana.

           
Seguimos “Por la Mata de la Bérbula y Peña Morquera…” (Peña Morquera, cuyo nombre alude a montones de piedras formados en honor del dios romano Mercurio, monumento pagano, enclavado en importantes cruces de caminos junto a antiguos castros que después con la cristianización, los peregrinos depositaban la piedra junto a una cruz, como hoy en día se hace en la Cruz de Ferro.)
“… y llegamos a Valcésar” y aquí nos quedamos observando la belleza del entorno, recordando la extraordinaria historia de San Froilán, santo anacoreta, fundador de monasterios, obispo de León, patrono de Lugo y de la diócesis leonesa.
Ermita S. Froilán en Valdorria
Foto de Rafael Cid: Ermita S. Froilán en Valdorria
Tenemos la suerte de conocer su vida gracias a la biografía que hace de él su discípulo, Juan Diácono en el año 920. Se trata de un opúsculo recogido en la Biblia visigótica de la catedral de León, escrito en los espacios en blanco existentes entre los folios al final del Libro de Job y en el comienzo del Libro de Tobías. Así sabemos que Froilán nace el Lugo e inicia los estudios eclesiásticos, pero pronto se retiró a hacer vida eremítica al Bierzo, donde se encontraba lo que llegó a llamarse “La Tebaida Berciana” por la gran afluencia de ermitaños que vivían allí. Luego se establece en Ruitelán, cerca de Vega de Valcárcel, donde hoy hay una ermita en su honor.
Froilán tenía el don de la palabra, explicaba la vida de los santos y las gentes acudían a oírle entusiasmadas, así que dejó su vida de anacoreta y empezó a predicar por las villas del reino cristiano. Se dice que por La Virgen del Camino, León, Villanueva del Carnero, Eslonza, Sahagún, Valderas, algunos puntos de Cantabria… según recoge la tradición. Froilán era un dinamizador,  en aquellos tiempos de reconquista que le tocó vivir, pero no era sacerdote, así que tuvo que pasar la prueba de fuego para poder predicar con autoridad: “Tomó en sus manos unos carbones encendidos, los puso sobre sus labios, si le quemaban la boca, era la voluntad de Dios que no se dedicara a la Palabra Divina”. No se quemó.
Cerca del valle del Curueño se encontró con Atilano de Tarazona, que procedía de Aragón y se hacen amigos. Juntos se establecen en el “Monte Cucurrino”, que actualmente es conocido como “Peña de San Froilán” en Valdorria. Se complementan muy bien, porque aunque Froilán tiene el don de la palabra no está ordenado sacerdote y Atilano sí lo está, de manera que en Veseo, en este lugar en el que ahora estamos, protegen a multitudes que proceden de lugares amenazados por las guerras entre moros y cristianos y atraen también a bravos montañeses que están dispuestos a repoblar las recientes tierras conquistadas. En este valle protegido por un circo de montañas como murallas, fundan el primer monasterio con más de 200 monjes y posteriormente se ubicarán nuevos monasterios.
En una ocasión cuando hacía oración en Valdorria se produjo otro milagro: Vio venir volando dos palomas a picotear su boca, una le quemaba como el fuego y la otra le llenaba de suavidad el alma. Esta escena de las palomas quedó inmortalizada en el retablo de la catedral de León.
S. Froilán, retablo catedral de León
Foto de Rafael Cid:El milagro de las palomas, S. Froilán, retablo catedral de León
El milagro más conocido es el que tiene lugar cuando construyendo su primera ermita, ayudado por un borrico que pujaba las piedras a lo alto de la peña, se lo devora un lobo, S. Froilán monta en cólera reprendiendo duramente al hambriento animal y este avergonzado acepta las alforjas a su espalda y ayuda al Santo a terminar la iglesia.
El rey Alfonso III el Magno le pide que emprenda su tarea repobladora en las tierras recién conquistadas en Zamora y allí funda el Monasterio de Tábara, dúplice, es decir, que alojaba a monjes y monjas, aunque hacían vida separada. Froilán fue el abad, y Atilano el prior, Magio hizo famoso el scriptorium. Después funda otro monasterio dúplice en Moreruela, con 600 monjes.
El rey le llama esta vez para que sea obispo de León, pues el pueblo le reclama para la sede vacante. Él no quiere: “alegando que tenía hijos, y que no pasaba de ser un falso monje” Finalmente, es ordenado sacerdote y nombrado obispo de Léon, Atilano obispo de la recientemente reconquistada ciudad de Zamora y ambos continúan su apostolado en las nuevas tareas.
Froilán muere en el 905 y el rey le cede el enterramiento que para él mismo tenía dispuesto en la antigua catedral de León. Luego su cuerpo fue trasladado a Valcésar, a sus monasterios de Veseo, por temor a Almanzor, que efectivamente arrasó León. Allí subían los peregrinos a socorrerse en sus milagrosas reliquias hasta que el monasterio de Moreruela se lo apropió. Tras muchas pendencias las autoridades eclesiásticas ordenaron repartir las reliquias en 1181, entre León y Moreruela. Hoy en día, tras la ruina de Moreruela, puede honrársele en la arqueta de plata en el altar mayor de la catedral de León. La catedral guarda su memoria en el retablo, obra de Nicolás Francés de mediados del siglo XV. A pesar de que una parte importante de los tableros se desmontaron para simplificarlo según el gusto de la época, conservamos valiosas tablas, como el citado milagro de las palomas y su entrevista con el rey Alfonso III.
La fachada sur del templo catedralicio, mirando al palacio episcopal, está dedicada  a S. Froilán que se yergue sobre el hastial. Muestra en su pórtico escenas de la vida del santo y su muerte y en el registro inferior el traslado de sus reliquias desde el monasterio zamorano a la catedral legionense.
Ahora en el valle de Veseo no queda nada de tanta actividad. El Abad Gundisalvo, del monasterio de S. Julián que S. Froilán fundó en Veseo, le escribió una extensa carta explicándole la peregrinación a Santiago de la hermana del Rey Alfonso III, Leodegundia y de su esposo García, rey de Pamplona. En este documento que nosotros estudiamos para seguir la ruta del Viejo Camino de Santiago, se cita expresamente Ruitelán: “al pasar por Ruitelán vimos la ermita que Vos hiciera de joven, que cuidan y visitan” lo que confirma lo que algunos historiadores no dan aún por cierto.
Puente del Torío, S. Féliz de Villalfeide
Foto de Rafael Cid: Puente romano sobre el Torío, S. Feliz de Villalfeide
Seguimos nuestra ruta leyendo: 
“bajamos por Correcillas… anduvimos más y junto al puente de S. Feliz visitamos el monacato de Mataplana”
Aquí al lado está el conocido como puente viejo o puente romano. En los documentos antiguos aparece como puente de San Feliz, la referencia documental más importante es del siglo XIV en el “Libro de la Montería” de Alfonso XI, citado como el puente de Sanct Heltz”
Así hicimos y al llegar al casi arruinado puente romano sobre el río Torío contemplamos la ermita de S. Félix de Villalfeide, que es lo único que queda del citado Monacato.
Aún conserva elementos de época medieval aunque ha sufrido muchas modificaciones. Hay gran cantidad de marcas de canteros. Tiene una inscripción conmemorativa de una restauración de la iglesia, ya en el año 1216. Una vez en su interior contemplamos la pila de agua bendita, la bautismal y el retablo barroco, rodeado de unas pinturas al fresco muy deterioradas por la humedad.
Sorprenden las cabezas humanas que adornan los capiteles adosados a los muros laterales junto al retablo. El del capitel norte se tapa un ojo con la mano, otras dos cabezas llevan velos y la de la derecha cuernos. Pero lo más impresionante son las calaveras que como vigilantes desde la noche de los tiempos nos observan empotradas en la pared del lado norte del crucero.
Calaveras, ermita S. Féliz de Villalfeide
Foto de Rafael Cid: Calaveras, ermita S. Feliz de Villalfeide del desaparecido monasterio de Mataplana.
¡Calaveras vigilándonos, caras expresivas que intentan atraer nuestra atención y símbolos de canteros! ¿Qué mensaje están intentando transmitirnos? Recordé que el ojo único es el símbolo de la Conciencia Divina o como se dice ahora Consciencia Cósmica, también el ojo de Orus o el símbolo del Gran Arquitecto. El ojo representa la mente omnisciente de Dios, pero también simboliza al hombre que busca a la divinidad o la sabiduría.
¡Cuántas cosas para un sólo día! Decidimos descansar y refrescar nuestros acalorados pies en el río Torío y ver saltar las juguetonas truchas junto al puente. ¡Qué delicia!
Os dejo aquí una foto de San Froilán, que hizo nuestro amigo de Rodanillo, David González Hernández, de un cuadro que se encuentra en Astorga y que cortésmente nos ha enviado:

Consultad para saber más:
Sobre San Froilán 
S. Froilán y Moreruela
Sobre Nicolás Francés y el retablo de la catedral de León 
Para conocer más Historias y leyendas del Viejo Camino de Santiago en la provincia de León:

 

10 Dama Arintero
 Podéis leerlo más cómodamente pinchando aquí.

9 Valdepiélago

8 Porma y Curueño

Ved el artículo séptimo, Boñar: turismo termal desde la antigüedad

7 Boñar.jpg

6

 5 Estrellas pag.jpg

Texto y fotos de  Rosa Fadón y Rafael Cid

9ª Como si estuviéramos en el Laberinto del peregrino Juego de la Oca, VCS en la provincia de León

9ª Historias y Leyendas El Viejo Camino de Santiago en la provincia de León.
Vivimos una jornada como si estuviéramos en el Laberinto del peregrino Juego de la Oca. En este 9º artículo los peregrinos salen de Valdepiélago por un camino equivocado y regresan de nuevo para encontrar a San Froilán, cuyos restos reposaron en Valcésar, junto a la Valdorria y Valdepiélago. Así también han caminado en busca del santo los peregrinos que nos han precedido en los pasados siglos como queda dicho en los libros que aquí se comentan.
Dejamos nuestra  crónica anterior junto a las ruinas del castillo del Curueño. Parece ser que el mítico Almanzor lo atacó, pero no pudo apresarlo y se salvó al igual que el de Gordón, junto al que pronto pasaremos continuando nuestra ruta del Viejo Camino de Santiago. Sin embargo el fragor de esta batalla quedó grabada en el subconsciente colectivo de tal forma que aún hoy se cuenta el diálogo entre el jefe agareno llamado “Mun el Tuerto” que pedía a gritos la rendición del alcaide: ¿cedes? Este le respondía a pleno pulmón: ¡No cedo, no cedo! Fijaos que muy próximos tenemos dos pueblos, cuyos nombres, Montuerto y Nocedo, rememoran esta leyenda. El moro Mun el Tuerto y su gente regresaban vencidos, lamentándose de esta manera: “Aviados vamos por este Campo Hermoso por donde cantan las aVecillas.” Hoy sin miedo a las batallas, los peregrinos podemos transitar por los bucólicos pueblos no sólo de Nocedo y Montuerto, sino también por Aviados, Campo Hermoso y la Vecilla.
Los moros derrotados decían: “Aviados vamos por este Campo Hermoso, por donde cantan las aVecillas.”
El paisaje es hermoso realmente, los pajarillos cantan y nosotros seguíamos las típicas flechas amarillas por la carretera que nos llevaba en dirección a la Robla cuando ¡de repente! comenzamos a sospechar que algo fallaba. Imposible seguir sin visitar la ermita de nuestro patrono San Froilán en la Valdorria  y el Valcésar, en cuyo anchuroso valle escondido, el Santo había dirigido la repoblación en tiempos de Alfonso III. Consultamos el mapa que editó la Federación de Asociaciones de Caminos de Santiago que, efectivamente marcaba la etapa por carretera, así que aparentemente íbamos por buen camino. Paramos a consultar los libros que a modo de cuaderno de bitácora llevamos en nuestra  mochila.
Libro del Vexu Kamin
Foto de Rafael Cid: Libro del Vexu Kamin
Sacamos el libro Vexu Kamin, de Julián González, que recoge un Documento, que fue escrito en latín, en el año 902. Es la carta que escribe el abad Gundisalvo, del desaparecido monasterio de Viseo, próximo a la Valdorria, a su fundador San Froilán y se tradujo a “la lengua de aquí” por el monje Valerio en el año 1002.  Narra la peregrinación a Santiago, del cortejo real de Leodegundia, hermana del rey Alfonso III el Magno, casada con García rey de Pamplona, desde donde inician la peregrinación. El texto va puntualizando la ruta y las curiosidades del viaje, como un predecesor del Códice Calixtino.
 Dice el Documento al llegar a Valdepiélago:

 “Por el valle del Piélago… por la Bérbula (la Mata de) y Morquera (la Peña) fueron a nuestro Valcésar  y me dijeron haber visitado la ermita que vos hizo (la Valdorria)…”

Estaba claro que el trazado histórico lo habíamos perdido en Valdepiélago. Cuando me dispuse a “desfacer el entuerto” avisando que el Viejo Camino de Santiago por la montaña de León no pasaba por donde decía el mapa de rutas peregrinas ¡Me ofrecieron marcarlo como ruta alternativa¡ ¡Ay, Si los viejos autores leoneses levantaran la cabeza! Pues es cierto que el peregrino elige su ruta, pero no debería haber dos, una ruta histórica que cruza León por las antiguas vías romanas y otra que para facilitar el trayecto hasta Santiago, viene por las asfaltadas carreteras.
El Documento del año 902 no es la única prueba del trazado histórico, veremos estos libros que nos demostrarán que el Viejo Camino de Santiago corre el peligro de convertirse en un camino olvidado si no tenemos en cuenta el legado que los que nos precedieron aportaron. ¡Despertad Instituciones, Asociaciones de Peregrinos y Ayuntamientos implicados¡
Río Curueño en Valdepiélago
Foto de Rafael Cid: Río Curueño en Valdepiélago

Ved el libro “La historia de la Montaña de Boñar,  escrita por don Pedro Alba, párroco de Valdesaz de los Oteros en 1863”, que así se titula al gusto de la época. Reeditado en 2001 por Ediciones Leonesas. Yo, ensimismado por lo bien que me lo pasé en su día al leerlo, el libro se me resbaló de las manos quedando abierto oportunamente por la página 57 que dice:

“venía otro camino menos principal, pero tal vez más usado en tiempo de calores, al par de Guzpeña, cortando desde Puente del Muey a Mercadillo,(Cistierna) Arrimadas, Boñar, Valdepiélago, etc.  Cuya dirección hemos visto llevar en nuestros días (1.863) a los peregrinos y se colige que la llevaban de antiguo…”

Sí, el camino llegaba a Valdepiélago para seguir al valle de Valcésar por la Mata de la Bérbula por la calzada romana, luego a la Valdorria para venerar los restos de San Froilán, pues aunque el rey le dio sepultura en la catedral de León de la que fue obispo, cuando León iba a ser tomada por Almanzor, lo que ocurrió en el año 998, se trasladaron sus santas reliquias al Monasterio de San Juan, que él había fundado en Valcésar  próximo a la Valdorria, Ayuntamiento de Valdepiélago y allí permanecieron durante muchos años, hasta que volvieron a la catedral legionense y parte de ellas se veneraron en Moreruela, tal era la devoción que el santo aglutinaba en todo el reino de León.
De Valdepiélago a la Mata de la Bérbula
Foto de Rafael Cid: De Valdepiélago a la Mata de la Bérbula

Siguiendo los testimonios de otros historiadores leoneses abrimos el libro de “La ribera del Torio”  Editado por Celarayn y escrito por Maximiliano González Flórez en 1982. Este gran conocedor de la montaña leonesa nos dice: 

“La ermita que hoy sustituye a la cueva de san Froilán es de un estilo muy sencillo…sobre el arco de la entrada hay un escudo heráldico que lleva la imagen de Santiago Apóstol en plan acometida guerrera. Este santo tenía que presidir las rutas de peregrinación y por Valdorria pasaban miles de peregrinos que veneraban a San Froilán y proseguían después hacia el Camino de Santiago” (pág. 225)“Entre otras rutas peregrinantes se habla de una que venía desde Puente Almuhey pasando por Boñar, donde había un hospital de peregrinos. Seguía hasta Valdepiélago con dos direcciones (Observad que nada se dice de la Vecilla a la Robla etc.) una llegaba hasta Nocedo para subir por la difícil senda que conduce a Valdorria. Otra se desviaba desde Valdepiélago por la Mata de la Bérbula para llegar a los lugares de veneración…Después de cumplir la visita, proseguían por Correcillas para pasar el Torio por el puente de Villalfeide. Seguían por el valle de Coladilla a Villar del Puerto para incorporarse por el camino de la Tercia en la Vid” (pág. 226)

Un documento muy citado, titulado “El primitivo camino de peregrinación por las montañas leonesas” publicado en Cuadernos de Estudios Gallegos, fasc. XL, año 1958 por el arqueólogo e historiador José María Luengo, dice:

“El camino leonés de la montaña comenzaba en Puente Almuhey, pasaba el Cea, siguiendo por Mercadillo; cruzaba el Esla para encaminarse a Barrillos de las Arrimadas – Donde hubo posteriormente residencia de Templarios, lo que confirma no haberse perdido en dicha época el uso de este camino—y desde allí subía hasta Boñar, en cuyo punto existe un gran puente sobre el Porma. Una prueba más de la permanencia de esta ruta jacobea, aún en pleno siglo XIII…El camino para Galicia seguía por la orilla derecha del río Porma pasando por un pueblo hoy desaparecido, que se denominaba San Julián desde donde se dirigía a Valdepiélago para cruzar el río Curueño, por un puente que hoy subsiste, notablemente reformado y seguía por Villalfeide, salvando allí el río Torio”.

San Froilán en la iglesia de Valdepiélago
Foto de Rafael Cid: San Froilán en la iglesia de Valdepiélago
El Viejo Camino de la Montaña es recordado por historiadores, arqueólogos o simples peregrinos.
Como veis el “Viejo Camino de la Montaña” no es un camino olvidado por todos, a lo largo del tiempo, lo recuerdan historiadores, arqueólogos o simples peregrinos curiosos como nosotros. Así que, ¡a seguir la huella que nos ha dejado Leodegundia! si queréis hacer nuestra ruta y coincidir con los testimonios históricos que nuestros mayores han dejado en nuestras manos y ahora en las vuestras…
Con la conocida frase: “Del laberinto al treinta” nos castiga “el peregrino Juego de la Oca” y nosotros tenemos que desandar parte del camino, con el mal sabor de boca por tener que disentir con personas que aprecias y que son tus compañeros y amigos, para regresar a Valdepiélago. (Piélago=pozo en el río) Pozo del juego… y esperaremos hasta que otros peregrinos lleguen y nos saquen del pozo

9 Valdepiélago

Para saber más Consultad la bibliografía citada:
“Vexu Kamin”, de Julián González Prieto, 2004
“La historia de la Montaña de Boñar” de Pedro Alba, 1.863
“La ribera del Torío”  por Maximiliano González Flórez, Ed. Celarayn, 1982
“El primitivo camino de peregrinación por las montañas leonesas” de José María Luengo, 1958.

Para conocer más Historias y leyendas del Viejo Camino de Santiago en la provincia de León:
8 Porma y Curueño

Ved el artículo séptimo, Boñar: turismo termal desde la antigüedad

7 Boñar.jpg
6
Texto y fotos de  Rosa Fadón y Rafael Cid

Cambio de fechas en Actividad del 28 de Octubre

Os comunicamos que debido a la celebración el domingo 28 de Octubre en León de la festividad de las Cantaderas y el tradicional Desfile y Concurso de Carros Engalanados y Pendones Leoneses, la actividad peregrina programada para ese domingo, la jornada de limpieza del Camino, se aplaza para el próximo día 9 de noviembre, con venta de billetes el 3 de noviembre.

 Celebración de las Cantaderas:
Según la tradición popular, esta fiesta conmemora la victoria cristiana en la Batalla de Clavijo y la liberación del legendario tributo de las “ cien doncellas”, que los reyes asturleoneses venían pagando anualmente a los califas musulmanes. De tal celebración existen referencias escritas del siglo XVI, situando la fecha en el 14 de agosto (fechas coincidentes con la Asunción de la Virgen, el día 15 de agosto).
Hoy la fiesta ha sido trasladada al domingo precedente al 5 de octubre, festividad de San Froilán. La ceremonia se parece a la de entonces: jóvenes ataviadas a la usanza medieval bailan al ritmo marcado por la “sotadera“, mujer mora que debía instruirlas en las costumbres musulmana, avanzando desde la plaza del Ayuntamiento hasta la Catedral; detrás la Corporación Municipal, encargada de hacer una ofrenda a la Virgen, marcha entre maceros de honor . Vuelve a aparecer el carácter de foro u oferta de la ofrenda.
 
Desfile de Carros Engalanados:
 http://estaticos2.ileon.com/resources/files/2011/10/2/1317563587793carros6gd.jpg

Los orígenes de los carros engalanados se remontan a cuando los habitantes de la provincia  León, de la ciudad de León y de los pueblos de su alfoz decoraban sus carros y se acercaban a celebrar el día de San Froilán al santuario de La Virgen del Camino.
El Recorrido comienza en la Carretera de los Cubos (tramo peatonal, junto a Hospital Nuestra Señora de Regla), en dirección a la Plaza del Espolón, Arco de la Cárcel, continuando por las Calles: Serranos, Pablo Flórez, Plaza de Regla, Calle Ancha, Varillas, Platerías, Plegaria, Plaza San Martín, Zapaterías, Plaza de Don Gutierre, Fernández Cadórniga, Juan II, finalizando en la Plaza del Grano, donde se hará entrega de los Premios a los mejores carros del año.
 

Desfile y concurso de Pendones Leoneses:
El desfile y concurso de Pendones comenzará con un Alzamiento Simultáneo de todos los Pendones a las 11:15 horas, bajo los compases del Himno a León, en la explanada de San Marcos. El Recorrido comienza a las 11:30 horas desde la Plaza de San Marcos, siguiendo por Gran Vía San Marcos (pasando por Plaza de la Inmaculada), Plaza Santo Domingo, Calle Ancha, Mariano Domínguez Berrueta, para finalizar en la Plaza Mayor, donde se hará entrega de los Premios.

La Asociación en La Virgen del Camino, romería de S. Froilán

Mi nombre es de peregrino,
y tengo virtud notable.
Me encuentras en los caminos
¿quién soy?

Así, intentando acertar la adivinanza y tratando de averiguar qué encontraríamos en el camino, iniciamos la peregrinación al monasterio de la Virgen del Camino, patrona del Pueblo de León, el día de la fiesta de S. Froilán.

Miradnos en el crucero de Trobajo del Camino, del que sólo queda el pie, a pesar de que La Asociación, en la revista Senderín, ha denunciado este abandono…

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

Íbamos un grupo de la Asociación del Camino de Santiago de León, dispuestos a llegar antes de la misa de campaña, para poder besar el manto a la Virgen y tocar la nariz a S. Froilán, antes de que se organizara la gran aglomeración.

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

Cuando es el cumpleaños se suele tirar de las orejas al homenajeado, pero al patrón de la diócesis legionense, se le acaricia la nariz de bronce, de la efigie que está en la puerta meridional y en la que está en el retablo mayor se le pone la cuelga, llena de roscas y caramelos.

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

Cuando llegamos a la carretera de La Virgen llegaban los pendones y los carros engalanados, que iban acompañando a leoneses de todos los pueblos del contorno.

S. Froilán. La campa de la Virgen

 
Los grupos de danzantes, ataviados con los trajes regionales, llevaban los productos de la tierra y los enseres de antiguos oficios, telas vistosas y ricas artesanías.

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

El Sol y calor nos fatigaba durante la misa de campaña, en aquel campo de La Virgen atiborrado de fieles a pie firme.

Lo mismo les pasaría al Sr. Obispo y el clero acompañante, a las autoridades y al grupo folklórico, que hizo los cánticos de la misa y las distintas ofrendas.

Sin embargo todos resistíamos con devoción, a veces buscando la sombra bailante de los pendones que se alineaban sobre la verja, delante del altar.

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

De allí nos fuimos a sentar a la sombra de una terraza de bar y tomamos unas cañas, mientras que saludábamos a conocidos que pasaban a nuestro lado, entre la multitud de la gente.

S. Froilán. Peregrinación a la Virgen

Luego paseamos entre los puestos de avellanas para comprar “los perdones” y entre los de innumerables tenderetes de ropa y recuerdos, pero, sobre todo de comida.

S.Froilán, romería a la Virgen del Camino.

Nosotros encontramos sitio en un local animado con músicos de una agrupación local y degustamos la típica morcilla con chorizos entrecallados, caldereta, callos y no sé cuántas cosas más.

S.Froilán, romería a la Virgen del Camino.

Aún tuvimos ganas de buscar un sitio en el café de un amigo y allí lo tomamos y nos hicimos la foto de grupo.

S.Froilán, romería a la Virgen del Camino.

Para regresar a casa cogimos el autobús, aunque hubo quienes regresaron andando, a ver si todavía encontraban el romero. Sí el de la adivinanza, que ya veo que vosotros también lo habéis acertado…

S.Froilán, romería a la Virgen del Camino.

Ved aquí el reportaje fotográfico.
Y dejarnos vuestros comentarios aquí: