9ª y 10ª Etapas del Camino Primitivo. Castroverde (Cruce de Bascuas)-Lugo- (Taboeiro)-Ferreira.

Sábado 8 y Domingo 9 de junio de 2019.
Continuamos la Asociacion de Amigos del Camino de Santiago de Leon ¨Pulchra Leonina ¨con  la peregrinación por el Camino Primitivo. De nuevo, doble etapa que esta vez contó con la asistencia de 62 compañer@s. El sábado 8 de junio salimos a las 07:00 horas dirección a tierras lucenses para llegar al punto de inicio de la etapa, la localidad de Castroverde.

18 de Noviembre de 2007

18 de noviembre de 2007
Sábado 8 de junio. 9ª Etapa. Castroverde-Lugo (21’7 Km.)
Etapa llana, con buen tiempo para caminar y bello paisaje.
Antes de iniciar el primer tramo de la etapa, aprovechamos para tomar café. Es importante coger fuerzas porque en el resto de la etapa no hay hostelería. Sí que hay en algunos puntos del recorrido máquinas de vending. A la entrada de Castroverde se sitúa el Albergue de Peregrinos de la Xunta. En la localidad destaca la torre del homenaje de un antiguo castillo del siglo XIV. Destacar también la Iglesia de Santiago. A su lado la fonte dos nenos y el Ayuntamiento.
El primer tramo de la etapa de hoy discurre entre Castroverde y el Cruce de Bascuas, con una distancia de 11’7 km. Empezamos a caminar y pasada la Casa do Concello tomamos un camino entre castaños. Bajamos a la LU-530 y llegamos a San Miguel do Camiño. Entramos en la “Chaira Lucense” (llanura de A Terra Chá) por prados y caminos de carro llamados en Galicia “congostras”, que se encuentran encajadas entre sebes. Pasamos por la parroquia de Souto de Torres. A continuación, atravesamos Santa María de Moreira, Nadela y Vilan de Cas. A la salida se puede visitar Soutomellide y su Iglesia de San Salvador, joya del prerrománico restaurada durante el barroco. Pasamos A Pallota y llegamos a Gondar, primera parroquia del Concello de Lugo. Continuamos ascendiendo por la carretera hasta una cantera situada en lo alto. Comenzamos el descenso y como a 200 metros salimos de la carretera por la derecha llevándonos a una pista asfaltada que deja a la derecha la aldea de Bascuas. Enseguida hay un desvío a la derecha y comienza el 2º tramo de la etapa, siguiendo una pista vecinal paralela a la LU-530.

Seguimos la carretera durante aproximadamente un kilómetro y medio. Al poco de superar el p.k. 7 cogemos a la derecha la carretera que se dirige a Monzoi y O Pondelo. La abandonamos por la izquierda 200 metros después para adentrarnos en una congostra. Llegamos hasta As Casas da Viña, después a Castelo. ¡Y llegamos a Lugo!.
Subimos las escaleras de Fontiñas y seguimos el ascenso por el Carril das Flores. En este momento hacemos un alto para comer y nos acercamos a la Estación de Autobuses de Lugo donde nos esperan los autocares para así poder cambiarnos y dejar las mochilas.
18 de noviembre de 2007

18 de noviembre de 2007

 Entramos a la Muralla por la Puerta de San Pedro. Aprovechamos el tiempo libre para recorrer las Murallas. También visitamos el Museo Provincial de Lugo y nos dirigimos a la Catedral donde a las 17:30 horas disfrutamos de una detallada e interesantísima visita guiada a la Catedral y Museo Catedralicio. Tenemos oportunidad de subir a las torres de la Catedral. Nuestra amable guía nos explica la historia del monumento y  la de las más importantes piezas expuestas en el Museo.

18 de noviembre de 2007

Lugo tiene 3 elementos que son Patrimonio de la Humanidad: las Murallas, la Catedral y el Camino Primitivo. Después de la visita todavía nos queda tiempo libre para ver la piscina romana, llegar a la Plaza Mayor y pasear por sus calles peatonales. Después, nos recogen los autobuses y nos dirigimos a nuestro hotel para cenar y descansar.

10ª Etapa. Domingo 9 de junio. Lugo-Ferreira (21’5 Km.)
El primer tramo de la etapa es llano y es el segundo el que tiene varios repechos y bajadas. La buena temperatura para caminar nos sigue acompañando en la jornada de hoy. 
Comenzamos el primer tramo saliendo del Cruce LU-232 con LU-2901, para evitarnos la salida de la ciudad de Lugo. Tenemos que llegar hasta Taboeiro. Hay unos 11’5 kilómetros de distancia. Hoy hemos empezado mucho más pronto la etapa. Seguiremos la LU-2901 que nos acompañará casi toda la etapa. Pasamos por Seoane, Carrigueiros -con su pazo conocido como Casa Grande-. Subimos a San Vicenzo do Burgo. Dejamos atrás Bacurín. El camino ha ido discurriendo alternando carretera y algunas corredoiras. Pasamos San Pedro de Abaixo y alcanzamos Taboeiro. 

Comenzamos el segundo tramo de la etapa que nos lleva desde aquí a Ferreira. Son 10 kilómetros de distancia. Seguimos por la carretera hasta San Romao da Retorta. Pasado la réplica del miliario cruzamos una carretera y llegamos a Castrelo, que tiene dos albergues. Por pista vecinal llegamos hasta O Burgo de Negral y pasamos por delante de un taller de cuero. Continuamos caminando y pasamos Villacarpide y O Pacio. A poco más de un kilómetro cruzamos la LU-231 que se dirige a Friol y Palas de Rei. Continuamos de frente hacia Merlán y en unos 600 metros alcanzamos A Covela, fin de etapa. A Covela es parroquia de Ferreira de Negral en el Concello de Palas de Rei. Acabamos la etapa a muy buena hora. Comemos en la Cantina da Ferreira, lugar cómodo donde nos tratan muy bien -destaca por sus raciones y tortilla y el trato amable de su personal-. Al lado está el albergue.

Descansamos y las 15:30 ponemos rumbo a casa. Sin paradas en el camino, antes de las 19:00 horas llegamos a León. Ha sido otro fin de semana inolvidable. En estos dos días hemos compartido camino con bastantes peregrinos, tanto españoles como extranjeros. El tiempo ha sido muy bueno y el Camino Primitivo nos sigue sorprendiendo por sus paisajes y su patrimonio. 
Y ahora, como en el cole, ¡a disfrutar de las vacaciones!. Retomaremos el Camino en septiembre. Ya sólo quedan poco más de 70 kilómetros para llegar a Santiago de Compostela.
Hasta entonces, que disfrutéis todos de un estupendo verano y no os olvidéis que nos vemos de nuevo en septiembre.
¡Buen Camino!
Texto .  Marta  Maria Fernandez Santos.

El Centro de Día del Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo, realiza la 5ª etapa del Camino Francés.

Día 19 de mayo. Ponferrada-Villafranca del Bierzo
Una etapa de aproximadamente 24 km sin grandes desniveles, se considera un periodo de  transición, pero en nuestro caso nunca es así.
En una fresca mañana de primavera comenzamos desde el Albergue de peregrinos de Ponferrada. Son las ocho y media una hora perfecta para disfrutar de esta villa casi dormida en una jornada dominical.
Y mientras cruzamos sus calles observamos cómo, desde la confluencia de los ríos Boeza y Sil en la colina, se encuentra el fabuloso Castillo del Temple, románico de 1178 construido bajo el reinado de Fernando ll de León. El conjunto lo componen un palacio renacentista, un castillo viejo y tres barreras de defensa, pocos años después los caballeros templarios amurallando un recinto consiguen convertir puente de Ferro en una villa. Los monjes guerreros del Temple eran los encargados de salvaguardar la comarca de los peligros que pudieran acechar a los peregrinos. Soy peregrina y me hace especial ilusión imaginar a los Templarios en aquellos años y el espíritu de los peregrinos que ya se dirigían hacia Santiago en la Edad Media.
Continuamos nuestro paso dejando atrás el Museo de la Radio, la Basílica de la Encina neorrománica y la plaza Mayor. Cruzamos Compostilla.
Una nueva aventura de la naturaleza se presenta en esta etapa: Las vides. Los primeros cultivos de vid se presentan dándonos la bienvenida a una comarca hermosa. Antes de llegar a Columbrianos podemos contemplar la iglesia de San Esteban. Cruzamos el centro del pueblo y la pequeña Ermita de San Blas muestra un pequeño cuadro en honor a los peregrinos.
La comarca es una llanura abrigada de montañas que impide la entrada del viento Atlántico generando un microclima que proporciona las condiciones óptimas para el cultivo del vino, «Mencía” en su variedad de tinto.
En una gran labor de voluntariado los vecinos de Fuentes Nuevas nos comentan el gran trabajo de restauración que están realizando desde hace más de ocho años en la auténtica joya del pueblo: la iglesia parroquial de la Asunción. Están dejando a la luz unos preciosos frescos ocultos en las bóvedas, bajo varias capas de cal, presidiendo el retablo principal Nuestra Señora de la Asunción del siglo XVlll. San Esteban y San Francisco de Asís a ambos lados con una gran cantidad de cariátides (escultura de hombre) y telamones (escultura de mujer formando una columna) completan el retablo. La pequeña parroquia muy amablemente acredita nuestro paso con un sello grande y bonito de Nuestra Señora de la Asunción. Atrás dejamos un cruceiro con Santiago peregrino y un crucificado, la ermita del Divino Cristo apodada de la Veracruz de 1662 y que fue construida con 300 reales.
Los pueblos están sumidos en un profundo sueño y esto hace que nuestro peregrinaje sea tranquilo y armónico. 
Atravesamos Camponaraya una población de poco más de un kilómetro. Cruzando el río Reguera de Naraya, nos adentramos en la olla del Bierzo, el tramo, es uno de los más relajados del camino los cuidados viñedos y algún que otro chopo configuran el paisaje. 
Por fin llegamos a Cacabelos, es hora del ansiado café. El movimiento de la gente en la villa se empieza a notar en torno a la ermita de San Roque y el centro del pueblo donde cafés y terrazas comienzan a llenarse de gente pues nos acercamos a la hora del vermut. En Cacabelos, una cuidada villa, visitamos la ermita de San Roque ubicada en la calle Santa María. En ella se exhiben como museo varias tallas bien cuidadas, algunas de ellas en sus pequeños tronos para procesionar.
 Al lado de la iglesia de Santa María, que cuenta con un ábside románico y en su pórtico una Virgen del siglo XIII siendo reconstruida en el XVl, es el lugar escogido para nuestro café.
Nuestra reagrupación comienza con el recuento en forma de arco, que ya se consolida como un clásico e imprescindible, y con la participación y la complicidad de todo el grupo, reímos y bromeamos nos encontramos pletóricos de ánimo para afrontar el último tramo.
Bordeando toda la ladera con algún pequeño tobogán, continúa nuestro camino por la pequeña localidad de Valtuille de Arriba,  al otro lado del valle divisamos nuestro destino en esta ocasión Villafranca del Bierzo.
Se desliza nuestro rosario de colores entre viñas y villas, voces cantarinas, distintos tonos de voz que se entremezclan, y a veces silenciosas.
El paisaje es inmejorable pudiendo divisar todo el valle, nos evoca a paisajes desconocidos. Nuestra compañera Camino comenta tener la sensación de estar en la Toscana italiana, algún pequeño conejo sale a nuestro paso y la frondosidad de cerezos que en algunos momentos se entrecruzan a ambos lados del camino, atenúan el sol que ya luce con fuerza. Es inevitable acercarse a los cerezos y probar este suculento manjar que nos ofrece la naturaleza.
En este punto de la etapa vamos recordando que en el año 813 tras el descubrimiento del cuerpo del apóstol comienzan las peregrinaciones a Compostela. Las dificultades para atravesar el camino hacen que surjan poblaciones privilegiadas para la asistencia a los peregrinos, y Villafranca del Bierzo sería una de ellas por ser la antesala del angosto valle.
Los monjes franceses cluniacenses se establecen en la villa para la atención del peregrino en 1070, comerciantes franceses se empiezan a implantar también en el lugar y a mediados del siglo Xll la mitad de la comunidad ya era extranjera, gallegos y gentes de otras poblaciones forman el resto de la población, durante siglos la villa tuvo privilegios e incluso dos registros diferentes de cuentas, una para franceses y otra para los españoles.
La puerta del perdón recibe al peregrino, el Papa español Calixto lll (Alfonso de Borja) (1455-1458) concede a los peregrinos enfermos e impedidos que pasen por su puerta, las mismas indulgencias que si hubiesen llegado a Santiago. Allí nos dirigimos como punto que da por finalizada nuestra etapa de hoy. 
El claustro del convento de los padres paules será un incomparable marco para nuestra comida, aplacadas el hambre y la sed llegaría el momento de convivencia, empatizamos y proyectamos nuevas jornadas de ocio en común, juegos y risas son el preludio de nuestro regreso al autobús.
La ausencia de sueño la noche anterior y la jornada de caminata, acentúan nuestra sensación de cansancio. Canciones bromas y juegos son el empuje para conseguir llegar a casa.
En esta ocasión el ángel que nos acompaña de regreso a casa, se nos presenta en forma de Alodia que con veinte meses de edad y su sonrisa logró mitigar todas nuestras heridas….
Camino que nace y muere en una sola jornada, porque realmente la «vida es bella»
Mª Lourdes  Arias Lorenzana

Romería a la Virgen del Camino de los Ayuntamientos del Voto.

Como es tradicional, el domingo 5 de mayo, segundo después de Pascua, los ayuntamientos herederos de la Hermandad de la Sobarriba, Villaturiel y Valdefresno, renovaron su Voto ante la patrona de la Región Leonesa en la Basílica de La Virgen del Camino, después de recrear la antigua romería con una caminata simbólica de tres kilómetros encabezada con el Pendón de Tierra.

En su ofrenda estuvieron acompañados por el Ayuntamiento de Valverde de la Virgen y varias instituciones, entre ellas más de una treintena de personas pertenecientes a la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina”, que tuvo un protagonismo especial al serle concedido el privilegio de acompañar al Pendón de la Tierra, que es el que abre la comitiva de pendones leoneses en esta peregrinación y ofrenda.

El acto rememora el denominado Milagro de San Isidoro, de 1158, cuando se sacaron los restos del santo en comitiva para que acabara con la fuerte sequía de aquel año. El cielo se apiadó y descargó agua. El hecho fue aireado por Lucas de Tuy para reforzar la religiosidad en una época donde, al parecer, la herejía y el libertinaje estaban ganando la partida al culto. En agradecimiento, la ciudad y los campesinos hicieron un Voto. León derivó la ofrenda al acto de las Cabezadas, que precisamente se efectuó por motivos de agenda este mismo día, y la hermandad de la Sobarriba, de carácter civil, impulsó una romería que discurría hasta el Alto de Trobajo y hacía parada en la iglesia leonesa del Mercado, donde se mostraba la talla de la primera Virgen del Camino.

Tres siglos después, en 1505, cuando se dio crédito a la aparición mariana al pastor Alvar Simón Gómez en lo que hoy es La Virgen del Camino y se construyó el Humilladero, el Voto se trasladó primero a esa pequeña ermita y después al Santuario.

La celebración religiosa y festiva contó con gran afluencia de público animado por el buen tiempo que esa mañana se congregó cerca de la explanada del centro comercial E.Leclerc, para iniciar el recorrido hacia la Basílica de la Virgen del Camino, donde a mediodía se celebró la Eucaristía y la Ofrenda, para a continuación y después de besar el manto de la Virgen y disfrutas de los bailes tradicionales leoneses, reunirnos a degustar un abundante vino español.

El Centro de Día del Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo, realiza la 4ª etapa del Camino Francés.

Día 27de abril. Foncebadon – Ponferrada.

 Con el amanecer comenzamos la jornada, pues la distancia con el punto de partida empieza a exigirnos  madrugar más.
Mientras el autobús nos lleva a Foncebadón, comienzan nuestras primeras risas, pues oímos a nuestro compañero Jesús gritar: ¡Un corzo! ¡Un corzo! ¡De verdad, de verdad, de verdad! … ¡Allí!… (Jesús siempre está bromeando, pero en esta ocasión decía la verdad, nos recordaba al cuento de “Pedro y el Lobo”).  En los alrededores de San Justo de la Vega pudimos ver uno, otro y hasta tres bellísimos corzos corriendo por las tierras de la ladera de la carretera. Aproximándonos a Foncebadón, otro precioso corzo nos invita a frenar para prestarle la atención que le correspondía a él y a sus compañeros, que le esperaban al  otro lado de la carretera
Llegando a la Cruz de Ferro, intentamos encontrar la piedra y algunos objetos más que alguno de nosotros habíamos dejado apenas trece días antes. Resultó misión imposible y me doy cuenta que el paso incesante de  peregrinos, hace que nuestro paso haya quedado oculto a la vista de nuestros ojos (por un momento pienso en lo efímero de nuestro paso por el camino de la vida)…. 
Es momento para santiguarse enfrente de la pequeña capilla de Santiago Apóstol y emprender el camino.
Temperatura muy baja, comenzamos la etapa que se presenta con un desnivel de casi mil metros hasta llegar a Ponferrada y con una distancia aproximada de veintisiete kilómetros.
La lluvia y la nieve de los anteriores días dejó en los senderos unas pequeñas piscinas naturales de agua, pequeños regueros que fluyen siguiendo el curso del camino, el barro impregna nuestras botas y salpica nuestros pantalones. Nuestra marcha se vio ralentizada por ello. Ya lo dice el dicho: “lentos pero seguros”
Con toda la precaución llegamos  a Manjarín. Allí nos encontramos con el peculiar refugio inspirado en la orden del Temple, en su interior todo tipo de souvenirs, música gregoriana y ambiente templario. El hospitalero sintoniza  con el lugar y, como es propio de las buenas gentes del camino,  sella con agrado nuestras credenciales.
Dejamos atrás la barroca decoración del refugio y también dejamos la hermosa Maragatería. Nos  adentramos en el Bierzo, su paisaje nos inunda los ojos de colores, amarillo, lila, blanco, berenjena y varios tonos de verdes. Absortos por este baño de naturaleza, llegamos a un pequeño pueblo qué hace honor a la belleza del árbol del que toma el nombre.  El Acebo (cuenta Juan Uría, que sus vecinos estuvieron libres de impuestos al colocar ochocientas  indicaciones del camino), es la parada para reponer fuerzas.
A la salida del pueblo, al lado del cementerio, una pequeña escultura en forma de bicicleta metálica con bastón de peregrino, homenaje a un joven qué perdió la vida en el lugar, un pequeño azulejo con su foto y nombre. Y al lado sentimos a dos enormes mastines blancos  encargados de salvaguardar la finca de enfrente pero, creo, que igualmente vigilan la memoria del desafortunado joven
Continuamos nuestro camino por la carretera durante algo más de un kilómetro la presencia de las motos de la guardia civil nos alerta de la llegada de la vuelta ciclista a León. No conseguimos ver el pelotón. 
Nuestra joven Ruth, siempre con su sonrisa, hoy está  feliz pues ha venido su padre, Javi,  para hacer la etapa juntos. Buen recuerdo nos ha dejado, pues enseguida entendió la filosofía y finalidad del grupo mostrando su apoyo, su compañía y siendo un elemento más de unión entre nosotros.
A continuación nos adentramos en Riego de Ambrós, arquitectura totalmente berciana. Cruzando una calle de poco más de medio kilómetro, observamos sus tejados de pizarra, sus balconadas de madera, el suelo empedrado… todo ello exquisitamente cuidado.  
En este punto, hemos coincidido con diferentes peregrinos, pero hoy le dedicaré mi recuerdo a Pablo, un joven mexicano que en este momento comparte el camino con una joven china y otra japonesa. Nos cuenta  que ha comenzado su andadura en Saint Jean Pied de Port. Sus experiencias nos van dando la amplia dimensión de la importancia del camino. 
Seguimos descendiendo bajo un pequeño túnel de árboles que se entrecruzan proporcionando pequeños respiros con sombras. A nuestra izquierda  las primeras rampas forman unas pequeñas terrazas laterales, que nuestro Jesús aprovechó para sorprendernos de nuevo representando a un yacente, con toda su parafernalia, reímos a carcajadas su ocurrencia….  
Seguimos bajando acompañados de una peculiar banda sonora de la mano de nuestras  chicas del coro. En esta ocasión, animosamente, nos amenizan este complicado tramo ofreciéndonos un amplio repertorio de cánticos religiosos que nos traslada a todos a épocas de la infancia donde todos aprendíamos esas canciones casi como las retahílas de antaño.
La bajada empieza a ser realmente dura. La proliferación de piedras y roca de granito, el gran desnivel, el continuo zig zag,  minúsculas terrazas de peldaños irregulares forman la sinuosa bajada.  Mis rodillas parecen estar formadas de gelatina, las articulaciones de las piernas parece que cobran vida propia, no obedecen al cerebro. Una enorme lagartija se desliza entre mis pies, pierdo el paso, freno el peso de mi cuerpo con la mano. Me encuentro sofocada y sedienta y  el incierto final del valle me transporta mentalmente a «el descenso a los infiernos».
Levanto mis ojos al cielo, la luz del sol reflejada en la cima nevada de los montes  irradia una luminosidad casi sobrenatural; el canto de los pájaros; una mariposa de enormes alas amarillas se coloca a pocos  centímetros de mi cara  indicándome la continuación del camino, y un relajante sonido de agua consigue que me reponga en pocos segundos.
Aun así más de una decena de resbalones, dejándonos acariciar las rocas con nuestras manos, nos hacen pensar en el mucho trabajo que les hemos proporcionado hoy a nuestros ángeles,  nos han protegido en todo momento impidiendo que los traspiés, no lleguen nada más que intensificar nuestra atención.
Y sin buscarlo  se  cruza conmigo una pareja de mediana edad. Me preguntan sí soy de León. Me cuentan que vienen desde Ponferrada al encuentro de su tía Josefina. Les indico que su tía viene un poquito más atrás y me recomiendan que continúe por el tramo izquierdo del camino por ser un poco menos resbaladizo que la otra vertiente, agradezco su consejo. Os confesaré que Josefina es un miembro importantísimo de nuestro grupo que a sus  84 años de edad representa todo un modelo a seguir.
Me encuentro en este momento del camino con José Luis y por fin comenzamos a ver el final del valle y, abriéndose  paso, el río Meruelo. Ambos sentimos lo relajante de su sonido y el sosiego que nos reporta después de la dura bajada.
Metros antes de entrar en Molinaseca, Israel, nieto de Amparo, me anima a que me siente en el suelo a recuperar fuerzas. Me doy cuenta de cómo el Santuario de la Virgen de las Angustias del siglo Xll nos invita a entrar en la Vílla.
Entramos alegremente en Molinaseca por el Puente Medieval de Peregrinos, empedrado del siglo Xll, su nombre se cree que viene originado por la cantidad de  molinos que trabajaban a orillas del río Meruelo, que, a su paso por la Vílla, y en época estival cuenta con unas compuertas que lo convierten en una piscina natural.
Nuestro bocadillo estaba ya a pocos metros, Ezequiel me comenta lo divertido de sus fiestas patronales. Se celebran el quince de agosto, una procesión desde la ermita de la Virgen de las Angustias da comienzo a sus animadas fiestas con grandes orquestas y hasta una batalla popular de agua muy afamada en toda la comarca del Bierzo. Cruzamos el puente y a comer en una preciosa explanada dotada de pista de baile, zona arbolada y césped en el margen del río. 
Con fuerzas renovadas, retomamos el camino y el recuento del grupo, de forma espontánea, Eva y María Jesús comienzan un arco con los brazos que continúa con la réplica del resto de miembros del grupo. Nuestros bastones y palos de peregrino se alzan a modo de arco de sables  de  boda militar.
Jolgorio, risas, retazos de canciones, bromas  durante toda la calle provocando la complicidad de los vecinos. Continuamos cruzando la villa de edificios de piedra y casas blasonadas  que hicieron que en 1975, esta villa fuera declarada  Conjunto Histórico Artístico.
Al final de Molinaseca, un cruceiro con una pequeña escultura del crucificado acristalado, y en pocos metros, esculpido en piedra a tamaño real portando en su brazo izquierdo un libro, El Apóstol nos despide de la villa.
Afrontamos el último trecho después de una subida cómoda y no demasiado pronunciada… a  nuestros pies Ponferrada. Pero la intensidad del calor de la tarde hizo que este último tramo se hiciera largo y costoso. El destino parecía inalcanzable pero por fin estamos a las puertas del Albergue San Nicolás de  Flue. Grande, y atendido por voluntarios, no es solo un lugar para el descanso del cuerpo sino también para reconfortar el alma, dónde se imparte misa diariamente y la bendición al peregrino, dependiendo de la iglesia parroquial de Santa María de la Encina y del obispado de Astorga.
En la capilla una concha gigante decora, a  modo de pila bautismal, su libro de escrituras en la parte delantera del altar y diversas vírgenes de la misma época colocadas en los laterales. El retablo principal, dedicado a la Virgen de su titular «la ermita de nuestra señora del Carmen» del siglo XVll invita a la oración. Después de unos segundos de meditación, agradecer a la Virgen y a Santiago la feliz conclusión de la etapa.
Intento conjugar, expresar algo que resuma todo lo que he vivido, sentido, compartido, en esta etapa, lo que siento…  en mi mente hay un montón de adjetivos, pero me quedo con : “Superación, Dedicación y Vocación”. 
«Lo que ocurre en el camino se queda en el camino»
De vuelta al autobús,  incansables durante todo el trayecto cantamos, reímos y hablamos de un montón de cosas que nos han ocurrido, que ocurren y ocurrirán, pero como siempre decimos en el autobús: «Lo que ocurre en el camino se queda en el camino»
Porque ciertamente,  y  como dice Jesús: «¡De verdad, de verdad, de verdad, la vida es bella!”. 
 Texto .Mª Lourdes  Arias Lorenzana 

5ª y 6ª Etapas del Camino Primitivo. Porciles-(Puerto del Palo)-Berducedo-Grandas de Salime.

El fin de semana del 13 y 14 de abril de 2019, ochenta “intrépidos” miembros de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago “Pulchra Leonina” realizamos otras dos nuevas etapas de este hermoso Camino Primitivo. La 5ª etapa, el sábado 13 de abril discurrió entre Porciles y Berducedo, de 22’2 kilómetros, y la 6ª etapa, al día siguiente nos llevó de Berducedo a Grandas de Salime, recorriendo 20’4 kilómetros.

1) Sábado, 13 de abril de 2019. 5ª Etapa. Porciles-Berducedo.
De nuevo madrugamos y a las 07:30 horas salimos de León. El buen tiempo nos sigue acompañando y, por fin, llegamos a Tineo, donde hacemos una breve parada. Continuamos hasta Porciles donde se inicia esta 5ª Etapa del Camino Primitivo.
Desde Porciles hay una fuerte bajada y luego subida hasta llegar al puerto de La Lavadoira, a 806 metros de altitud, y desde aquí, la bajada a Pola de Allande. El “punto fuerte” de la etapa es el ascenso al Puerto del Palo, que no deja indiferente a nadie.

Salimos de Pola en ligero ascenso por la carretera AS-14 y, aproximadamente, al cabo de un kilómetro, nos desviamos por un camino a la izquierda que baja hasta el río Nison y sin cruzarlo, seguimos ascendiendo suavemente hasta llegar a Peñaseita. Cruzamos el reguero de Fonfaraón por el puente del Xestu Molín y pasamos otro arroyo antes de llegar a la Reigada. El valle se estrecha aún más y el ascenso comienza a hacerse notar. Andamos unos cien metros por el asfalto de la AS-14 que abandonamos por la derecha, subiendo por una senda pedregosa. Ésta si que es dura y hace honor al nombre del puerto, -“un palo”-. El esfuerzo es cada vez mayor pero ya queda menos para la cima, situada a 1.146 metros de altitud. Desde la salida de Pola hasta el Puerto del Palo hemos ascendido un desnivel de unos 550 metros. 
¡Y llegamos al punto más elevado del Puerto del Palo!. Aquí nos abrigamos, pues el viento sopla fuerte y la temperatura es más baja y aprovechamos para reponer fuerzas. El ascenso al Puerto del Palo, entre castaños al principio y brezos al final, no lo olvidaremos.

Tras la espectacular subida, iniciamos un fuerte y pendiente descenso de unos 200 metros por otro camino pedregoso, desde donde avistamos Montefurado, a donde nos dirigimos. Al llegar allí, vemos la Capilla de Santiago que perteneció al hospital de peregrinos que tuvo el caserío. Seguidamente, ascendemos y superamos una portilla desde la que gozamos de espectaculares vistas de los valles de alrededor.
Y ponemos rumbo hacia Texu de Lago. A la entrada de Lago, pasado el cementerio, crece un hermoso “teixo” junto a la iglesia de Santa María de Lago del siglo XVIII.
Seguimos por la derecha de la carretera por un pinar para volver a la AS-14. Tras el desvío por un camino a la izquierda llegamos a Berducedo. Aquí vemos la iglesia de Santa María de Berducedo cuyo origen es del siglo XIV.
Aquí termina nuestra etapa de hoy. Cansados, pero enormemente satisfechos.
Los autobuses nos conducen hasta Pola de Allande, donde pernoctamos, divididos entre los hostales de La Nueva Allandesa y Lozano.

En Pola de Allande, a las 19 horas en la Casa de Cultura, somos invitados a un acto del Camino de Santiago. Se presenta la película “El Crucigrama de Jacob” a cargo de su directora Ana López Martín, proyección que tenemos la suerte de disfrutar. Se trata de un documental de ficción, candidato a los Premios Goya 2018, ambientado en el entorno del Camino Primitivo. Intervienen diversas autoridades:
Laureano Víctor García Díez, Presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago Astur Galaico del Interior.
Luis Gutiérrez Perrino, Presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina” y Presidente, a su vez, de la Federación Nacional de Asociaciones de Amigos del Camino de Santiago.
Javier Marqués Flórez, Consejero de la Orden del Camino de Santiago.
Valerie Álvarez, gerente de la empresa Whereis Asturias y
José Antonio Mesa, alcalde de Allande.
Acto muy emotivo del que fuimos partícipes. Desde aquí, muchas gracias a todas las personas y autoridades que intervinieron y a los vecinos de Allande por su hospitalidad y amabilidad con los peregrinos. 
A continuación, se produjo el descubrimiento de un monolito con la placa del Camino de los Derechos Humanos en el parque del Toral, promovido por la International Solidarity for Human Rights. Seguidamente hubo un vino español en La Nueva Allandesa, lugar donde cenamos todos juntos.
Después de la cena, a descansar, pues el día siguiente nos aguardaba otra nueva etapa del Camino Primitivo, concretamente, la 6ª.

2) Domingo, 14 de abril de 2019. 6ª Etapa. Berducedo-Grandas de Salime.
De nuevo toca madrugar. Desayunamos y, después de cargar los equipajes, nos dirigimos a Berducedo, lugar donde iniciamos la etapa.
Desde Berducedo salimos por una pista de cemento y más tarde de tierra tomando por la derecha un desvío, saliendo a la carretera para llegar a La Mesa. Contemplamos la iglesia de Santa María Magdalena de finales del siglo XVII y aprovechamos para sellar la credencial en el albergue de peregrinos.
Salimos por una pista asfaltada, continuando en ascenso de casi 200 metros, rodeando la peña de los Coriscos, donde observamos una hilera de molinos de viento. Las vistas son magníficas y llegamos a Buspol. Aquí se encuentra la capilla de Santa Marina de Buspol, austera y bella construcción en piedra y pizarra. La campana del siglo XIV ya no se encuentra en la espadaña. 

Traspasando la cancela posterior, iniciamos un prolongado descenso de 850 metros hacia el río Navia. Es un precioso paisaje, divisando el embalse y al otro lado la villa de Grandas de Salime. Tras el fuerte descenso, desembocamos en la AS-14 que seguimos en dirección a la presa. Hay un mirador desde donde se puede observar el embalse, inaugurado en 1.953. 
Pasada la presa, seguimos por la carretera en subida. Son 4’5 kilómetros de asfalto. 
Tomamos un sendero por la izquierda y subimos un tramo empinado que da paso a una bella senda boscosa que nos lleva a Grandas de Salime. Tomando el primer desvío a la derecha, entramos en Grandas pasando junto al Museo Etnográfico. Desde la presa hasta Grandas de Salime hemos subido unos 350 metros de desnivel.

En Grandas termina nuestra etapa. Comemos en un bar de la localidad y aprovechamos para descansar, relajarnos, charlar y reír recordando anécdotas del Camino.
A la hora prevista, volvemos a los autobuses e iniciamos el viaje de regreso a León, haciendo una breve parada en ruta. 
El Camino Primitivo nos sigue sorprendiendo muy gratamente cada día. A veces duro, pero extraordinariamente bello, es un grandioso descubrimiento. Hermosos paisajes, entrañables gentes. En definitiva, un Camino de Santiago espectacular.
A buena hora y de día, llegamos a casa. Ha sido un Domingo de Ramos especial. Como comentamos anteriormente, venimos cansados pero contentos. 
Despedidas rápidas, recogida de equipajes y cada peregrino se dirige a su casa.
En breves días, retomaremos este Camino Primitivo. Los días 27 y 28 de abril, don nuevas etapas que discurrirán entre Grandas de Salime-A Fonsagrada y O’Cádavo, pasando de tierras asturianas a gallegas.
Ha sido un gran placer disfrutar este fin de semana del Camino Primitivo.
Hasta las próximas etapas, y, como siempre, a todos los peregrinos,
¡Buen Camino!
Texto. Marta María Fernández Santo

El Centro de Día del Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo, realiza la 3ª etapa del Camino Francés.

Día 14 de abril. Astorga-Foncebadón.

Comenzamos la etapa encantados con el día que se nos presentaba climatológicamente, y con la total convicción de que las condiciones adversas del día 6 nos hubieran hecho casi imposible la ejecución de la misma.
Después de nuestro siempre deseado café en Astorga, emprendimos la jornada con enorme entusiasmo. En esta ocasión algún compañero no pudo hacer la etapa pero han venido Gloria hermana de Estrella y Ainhoa hija de José Carlos con la fuerza de su juventud que nos llena de ilusión. Así que el número de 39 peregrinos se ha mantenido en una etapa más.
Nos advirtieron que esta etapa era más dura que las dos anteriores, no sólo porque es más larga sino porque tiene mayor dificultad. No obstante estábamos escépticos pues hasta la llegada a Rabanal del Camino nos resultó muy llevadera y agradable. Sin embargo el último tramo hasta la Cruz de Ferro se nos presentó exigente, un ascenso de más de 600 metros de desnivel… Todo un reto, pero como dicen los expertos: A mayor dificultad, mayor satisfacción.
A pocos km de la salida de Valdeviejas nos encontramos con nuestro primer punto de interés: la Ermita del Ecce Homo, recientemente restaurada. Según cuenta la leyenda: Su fuente ahora seca albergaba un pozo en el cual se cayó el hijo de una peregrina, la madre suplicó un milagro y en ese momento las aguas del pozo crecieron a nivel de superficie salvando al muchacho del fatal desenlace.
Continuamos hacia Murias de Rechivaldo y Santa Catalina de Somoza, este  último pueblo fantásticamente cuidado y muestra de la Maragatería de nuestra provincia. Aprovechamos la ocasión para felicitar a todos sus vecinos por la conservación y cuidado de su patrimonio.
Pero hay cosas en el camino que no están previstas… te las encuentras o simplemente te percatas de que están ahí. Una entrañable anécdota antes de llegar a El Ganso, en una finca al otro lado de la carretera observamos como un hermosísimo mastín leonés dormía plácidamente; nos quedamos embobados viendo la escena y sin quererlo oímos unos ronquidos que procedían de aquella hermosa criatura, que dejaban constancia de que realmente era el ser más feliz del universo, al poco salió la hembra muy presurosa a defender su terreno… se nos asemejó a un cachorro de león en plena sabana… 
Con la serenidad más anhelada seguimos y encontramos un pequeño homenaje dedicado a Trudy Boukas 1942-2012, una enamorada del camino y pensamos en todas las personas tan diferentes que hemos pasado por estos caminos probablemente con muchas cosas en común.
¡El Ganso y media etapa conseguida! Cómo dicen los jóvenes de ahora “Nos vinimos arriba” y decidimos seguir hasta  Rabanal del Camino.  
El monte Teleno  presente durante todo el camino, con sus cumbres nevadas, lo tornasolado del día rozando las nubes y sus picos más altos, hace que el paisaje sea cada vez más bonito.
Cruzamos un bosque de robles; a nuestros pies se mezclan las raíces de los árboles con la montaña de pizarra y un olor maravilloso, la ausencia de tráfico en la pequeña carretera comarcal qué pasa unos metros más abajo hace que el contacto con la naturaleza sea percibido por todos nuestros sentidos.
Nos encontramos la asociación Gaudísse, asociación de lucha contra el cáncer infantil, Alberto un joven abuelo vecino de la Virgen del Camino vestido a modo medieval y con toda la parafernalia que conlleva su vestimenta sella y pone fecha con una enorme pluma de ave. Le acompaña un águila real de una docilidad increíble, es la única águila que tiene en su currículum haber hecho el Camino de Santiago. Alberto, qué cuenta en su haber ya 14 ediciones del camino muestra una  enorme paciencia, nos permite coger y fotografiarnos con el hermoso animal. No tocaba sellar credencial… pero era inevitable hacerlo así pues todos nos pusimos a la cola. Pero fue en ese emotivo instante cuando al llegar a sellar mi credencial: ¡Horror! ¡Me olvidé mi credencial! No daba crédito. Mi cara debía reflejar toda la tristeza y enfado del mundo, Alberto en un acto sincero y de claro consuelo para mi me dijo con enorme cariño: lo «realmente importante del camino es el camino» (sin sellos y sin adornos).
Y así continuamos nuestra ascensión pegados a una valla rematada con palitos que simulan cruces, lacitos de tela, de papel y todo tipo de pequeños objetos que muestran  un sentimiento, un recuerdo… probablemente de peregrinos que han pasado por allí y han dejado un pedacito simbólico de su corazón.
Llegamos a  Rabanal del Camino con muchísimas ganas de descansar para poder renovar fuerzas. Cruzamos el pueblo, en la calle principal saliendo de la iglesia nos cruzamos con un monje misionero cargado con una bolsa de laurel en una mano y en la otra agua bendita por ser domingo de Ramos. Nos preguntó de dónde veníamos y continúo su camino con energía. Despertó mi curiosidad y averigüé que se trataba de uno de los monjes misioneros del Monasterio benedictino de San Salvador del monte Irago, su casa fundacional se encuentra en Baviera al sur de Alemania, y aunque en los momentos actuales las aguas han vuelto a su cauce tuvieron en su momento duras controversias. Son unos monjes que se inspiran en el antiguo latín y ofrecen misa en diferentes idiomas.
Ante su devoción al caminante y la atención al peregrino, su idea inicial era haber fundado un nuevo Monasterio del siglo XXI en Foncebadón. Sin embargo, la donación de una vivienda antigua y grande en Rabanal hizo que se fundara en dicha localidad, enfrente de la iglesia románica de advocación a la Ascensión. La casa presenta un estado totalmente rehabilitado, sus ventanas están rematadas con rejas y un círculo interior que contiene tres conchas y tres  estrellas de ocho puntas. Decir que  la estrella de ocho puntas está llena de simbolismo para todas las culturas.
Después de nuestro merecido descanso cruzamos la carretera dejando a la derecha una fuente abrevadero con sus bancos. El  ascenso a Foncebadón empieza a ser importante, la dificultad del terreno exige mucha concentración, es el momento ideal para reflexionar. La pronunciada pendiente hace que el grupo se estire al igual que el rosario de colores dibujando una parte importante del trazado. Con esfuerzo llegamos al pueblo de Foncebadón, dejando atrás unos preciosos ejemplares de raza alpina y también unas enormes vacas blancas, caballos y varias aves revoloteaban ya en plena montaña. Mención especial a nuestro gran compañero el Cuco, que  no dejó ni un solo instante de animarnos a seguir subiendo. Dejamos también un gran surtido de plantas de montaña unas plantas con unas bolitas blancas que alguien denominó como zapatitos del niño Jesús el nombre me pareció precioso.
Pero aún nos quedaba el esfuerzo final: llegar a la Cruz de Ferro. Provistos ya de nuestras pequeñas piedras para dejar a los pies de la Cruz de Ferro, emprendimos el último e interminable tramo pues ya estábamos deseosos de llegar. En nuestro caso las piedras las habíamos llevado del río Bernesga a su paso por el puente de San Marcos, a los pies del parador donde reposa la imagen del peregrino, debajo del crucero mirando cansado y emocionado hacia el antiguo hospital, por ser el inicio de nuestro camino.
Después de nuestras peticiones, de la emoción y la alegría de haber concluido la etapa, unos minutos para la foto de recuerdo y regreso a casa.

A la vuelta, en el autobús siempre dedicamos un tiempo para reflexionar sobre  lo acontecido durante la etapa. En esta ocasión destacamos a Elvira y Ruth nietas de Ricardo e Israel nieto de Amparo, adolescentes que no dejan de sorprendernos cada minuto. Y ¿por qué? porque no dejan ni un solo momento de cuidar a sus abuelos, que tienen más dificultades que otros para realizar la etapa. Les van acompañando todo el trayecto, les ayudan en cada instante  y se respira ternura en cada acto. Un comportamiento desde luego ejemplar para muchos.
Y el día no deja de sorprendernos, Estrella nos entregó un pequeño regalito para cada uno de nosotros,  un lazo para colgar nuestra concha y dar un toque a la mochila, cada vez más peregrina. Terminamos la jornada en el autobús cantando y riendo. Poco a poco el grupo se va consolidando, vamos aprendiendo cada día más cosas sobre los demás pero también, sobre nosotros mismos. Y sintiendo lo que forma parte de nuestro lema “la vida es bella”.
Mª Lourdes Arias Lorenzana

4ª Etapa del Camino Primitivo, Tineo-(Campiello)- Porciles.

El domingo 31 de marzo de 2019 la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina” realizó la 4ª Etapa del Camino Primitivo entre Tineo y Porciles.
A las 07:30 horas, puntuales, y pese al cambio horario de la madrugada anterior, las peregrinas y peregrinos, con nuestros característicos “pañuelos amarillos” como distintivo, pusimos rumbo a Tineo. Durante el trayecto se pudo charlar y algunos recuperar algo del sueño perdido.

Recuerdo del año 2007, 19 de mayo

Alrededor de las 10:00 horas llegamos a la Estación de Autobuses de Tineo. Bajamos de los autobuses y aprovechamos, antes de iniciar el camino, para tomar un café. En el hermoso y acogedor Hotel Palacio de Meras nos estaba esperando nuestro amigo y compañero Laureano Victor García Diez, Presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago Astur-Galaico del Interior, que nos acompañó y, amablemente, fue sellando nuestras credenciales.
Una vez habíamos cogido fuerzas, iniciamos la etapa. Salimos de Tineo desde la plaza del Ayuntamiento por la calle de la derecha en dirección a la iglesia. Desde aquí, tomamos una calle por la izquierda que termina en una pista
 Antes de iniciar el ascenso, una amable vecina nos estaba esperando porque sabía que veníamos y nos ofreció una enorme bandeja con deliciosos trozos de mazapán. Conversamos con ella y nos dijo que conocía el Camino porque lo había realizado y al marchar nos deseó buen día y nos despidió con el tradicional saludo al peregrino: “¡Buen Camino!”. Así da gusto empezar a caminar.

Misma foto que la anterior tomada el 19 de mayo de 2007

Ladera arriba, vamos ganando altitud disfrutando de unas bonitas vistas de Tineo.
Gozamos de un tiempo estupendo, disfrutando de un caluroso y soleado día que nos acompañará hasta el final de la etapa. El paisaje es hermoso. Los bellos parajes de La Freita y el Rebuchar hasta el collado de La Guardia hacen que cada paso merezca una pausa.
Llegamos al rato a una pista de hormigón que nos lleva a la carretera AS-350, en el alto de Piedratecha. En este punto hemos ascendido unos 300 metros de desnivel desde que salimos de Tineo. Continuamos paralelos a la carretera a nuestra derecha y luego tomamos una pista por la izquierda que, a través de un delicioso bosque caducifolio nos deja a los pies del desvío que lleva al Monasterio de Santa María la Real de Obona. 

Lástima que esta joya benedictina del siglo XIII no se encuentre en buen estado.
Algunos compañeros se acercan hasta allí y los que no visitamos el monasterio proseguimos nuestro camino llaneando a través del bosque de robles y castaños hasta llegar a la aldea de Villaluz, perteneciente a la parroquia de Obona.
A la salida tomamos la carretera local TI-3. Por esta vía vamos atravesando varias aldeas de la parroquia de Obona: Vega del Rey, Berrugoso y Las Tiendas. Y finalmente llegamos a Campiello donde hacemos una merecida pausa en Casa Ricardo o Casa Herminia, que también cuenta con albergue. Después del descanso, iniciamos el segundo tramo de la etapa que nos llevará desde Campiello a Porciles.
Recuerdo del año 2007 , 19 de mayo , niebla y lluvia.

19 de mayo de 2007

A la salida de Campiello seguimos por la misma carretera, la TI-3 pasando por El Fresno, donde podemos ver su ermita de la Magdalena que posee una talla románica, y después por El Espín. Dejamos la TI-3 por la izquierda y la abandonamos por la derecha pasados unos 350 metros. Una bonita senda nos conduce hasta Borres. A la salida de Borres hay un corto repecho y seguimos a la izquierda por la ladera, rodeados de bosque. A poco más de un kilómetro llegamos al desvío de Hospitales, que nosotros no tomamos, y seguimos por el camino principal en dirección a Pola de Allande. 
Pasamos por La Mortera y subimos hasta Colinas de Arriba, siguiendo más o menos la carretera AS-219. Y por fin llegamos a Porciles.

A la entrada del pueblo, en el Bar San Roque, comemos y gozamos de una agradable sobremesa. Caminamos hacia la salida del pueblo pasando al lado de la iglesia de San Roque de Porciles y visitamos el Bar Casa Boto. 
Antes de marchar, damos un paseo por el pueblo. Llegamos a la fuente del año 1930 donde nos refrescamos y vemos el edificio de las antiguas escuelas del siglo XIX abandonado, pero todavía con pupitres en su interior.
Ha sido una jornada inolvidable con un paisaje espectacular: hermosos bosques, verdes prados y valles. El buen tiempo y la inmensa luz del día hicieron que gozáramos aún más de estos excepcionales parajes.
Llegó la hora de montar a los autobuses y comenzar el camino de regreso a León. En la vuelta da tiempo a comentar lo bonito del día, a relajarse y descansar. En unas dos horas llegamos a casa. Minutos antes y como es tradicional, entonamos el Himno de la Asociación.
León nos recibe con buena temperatura. Llega la hora de despedirse hasta la próxima etapa de este Camino Primitivo. 
Nos esperan unas jornadas espectaculares.
Hasta entonces, y como siempre,
¡Buen Camino!.
Texto. Marta María Fernández Santo

El Milagro de la Luz ¨ en San Juan de Ortega

Dispuestos a pasar una jornada de camino y enriquecimiento cultural. Unos 100 soci@s de la asociación de amigos del Camino de Santiago ¨Pulchra Leonina¨.
Salimos a las 7’30 h. del sitio habitual, camino a Burgos. Unos 20 minutos de parada, tomamos café y hacemos tiempo para llegar al museo de la Evolución, poco antes de las 10’00H.

Un moderno edificio de 4 plantas, en el centro de la ciudad, construido en el solar del antiguo convento de San Pablo. ( dominicos ). Y que desde 2010 ofrece al visitante los tradicionales elementos de museo, con las últimas tecnologías virtuales. Información sobre los yacimientos de Atapuerca. Biología con preguntas y respuestas a: ¿Como somos?, ¿de donde venimos?, ¿Como estamos formados?..etc.
 Otra de sus plantas está dedicada a la cultura desde el principio de la historia. También se nos habla de la evolución de los ecosistemas. Demasiada información, recibida de manera suelta y rápida, con 2 horas despachamos una visita que requiere días. El comentario general, es volver con más tiempo.
 El presidente y otros compañeros que ya conocían la instalación,son acompañados por homólogos de Burgos a una visita cultural por el centro-ciudad.
Poco después de las 12, nos ponemos en marcha, hacia Villafranca de Montes de Oca. Más de la mitad comeremos, (la mayoría de sus propias viandas) en los 3 establecimientos del pueblo. El resto lo hará en los merenderos del camino.

Una calle de empinada cuesta nos sacará del pueblo y cuesta arriba continuaremos andando bajo un sol de justicia. La mayoría con calor, pues nuestras ropas son de más abrigo que el tiempo requiere. A las 7’00 H. en León estábamos a 0º.

Sin pueblos intermedios, caminamos los 12 Kms. que nos separan de la meta, la pista es buena y de vez en cuando hay sombras y una agradable brisa que se agradece. De 16 a 17 horas, los caminantes han llegado a San Juan de Ortega, para asistir al llamado » Milagro de la Luz «.

Estudiada obra de ingeniería, que permite que a través de un hueco en una vidriera de su fachada, pase un rayo de sol que ilumina el capitel de la Anunciación, la Visitación y el Nacimiento de Cristo. Este fenómeno se da durante los equinoccios de primavera y otoño. El cambio es notable a los ojos del visitante, al contemplar el capitel antes y durante la iluminación del mismo, las formas y las caras de los personajes esculpidos, semejan distintas, en esta iglesia románica del siglo XII, fundada por el santo que le da su nombre, como refugio de peregrinos.
San Juan de Ortega, junto con Santo Domingo de la Calzada. Dedicó su vida a mejorar el Camino de Santiago, construyendo puentes y calzadas. Este templo sigue siendo un hito en el camino y hoy apagó el sofoco de los que íbamos llegando, con el frescor de sus muros.
 Tras la contemplación del milagro, volvemos a León. 
Texto. Paco Gomez.

El Centro de dia , del Ayuntamiento de San Andres del Rabanedo , realiza la 2º etapa del Camino Frances.

19 de marzo – San  Martin del Camino – Astorga.

Se nos notaba la felicidad en la cara pues estábamos encantados de emprender la segunda etapa del Camino de Santiago. En esta ocasión algún compañero no ha podido hacer el camino así que Mario y Ángeles se han venido encantados a cubrir su hueco y con la esperanza de poder quedarse.

El camino se nos hizo corto y nuestro paso fue ligero hasta llegar a Hospital de Órbigo, atravesamos el puente del Paso Honroso, un puente cargado de historia con 19 arcos y una largura importante. Parece ser que el río fue mucho más caudaloso antes del embalse de los Barrios de Luna de ahí su largura. Un precioso puente del siglo XIII iluminado por unas farolas de acero que rompen la sobriedad y la grandeza del puente. Un pueblo con mucha historia dónde se celebra un mercado medieval con unas fiestas reconocidas en toda la región por las justas medievales en honor al caballero Suero de Quiñones que dice la leyenda venció a más de 300 caballeros.
En el restaurante “La Encomienda”, César su propietario y amigo de nuestro compañero Jesús nos abrió sus puertas para tomar el café de la mañana tan deseado por todos. Un espacio muy bonito, fantásticamente decorado y muy agradable el ambiente.
Repusimos fuerzas y salimos  en dirección a Astorga y retomamos nuestro camino. La ruta es un poquito más larga y más dura que la primera parte de la etapa. El sol calentaba en un trayecto con apenas sombras de árboles. Pero embargados por una paz interior todo lo que nuestros ojos observaban nos parecía muy bonito, quizás porque nuestra forma de mirar empieza a ser diferente.
Poco a poco leves subidas y bajadas; descubrimos a la izquierda del camino montoncitos de piedras de colores  e indicaciones para ir aportando piedras a ese camino improvisado. Nos indicaban un lugar un poco extraño habitado por unos chicos con un aire hippie, es una vieja nave abandonada y el lugar se llama la Casa de los Deseos.

Y así continuando por nuestro camino llegamos a las inmediaciones de San Justo de la Vega. El paisaje desde arriba es precioso; paramos a reponer fuerzas en el crucero donde dice la leyenda que el obispo Toribio saliendo de Astorga (injustamente tratado por los astorganos) sacudiendo sus sandalias dijo «de esta tierra ni el polvo», el pueblo reconociendo su error al maltratar a Toribio decidió edificar ese crucero en su honor. (Bueno eso cuenta la leyenda).
Por fin a la derecha pudimos divisar nuestro autobús, el hambre que teníamos hizo que pareciera un oasis, una visión maravillosa… por fin vamos a comer nuestro ansiado bocata y tener un merecido descanso.
Solo nos queda un último esfuerzo para llegar a Astorga el sol era ya importante al igual que el el cansancio, que ya se iba acusando como es natural. Atravesamos la larga pasarela de hierro que pasa por encima de la vía del tren. Aun así la subimos con bastante sentido del humor y de una dificultad hicimos que surgieran bromas y risas.
Por fin se divisa con claridad la Catedral de Astorga entrando por la parte izquierda de la ciudad, en un albergue antiguo pusimos nuestro correspondiente sello en la credencial. Atravesamos la ciudad, dejando  a nuestra derecha una parte de las ruinas romanas de la ciudad para cruzar por la Plaza del Ayuntamiento, saludamos a los maragatos que desde el campanario nos observaban y finalmente desembocamos ante dos distintos y preciosos edificios: Palacio Episcopal una maravilla de Gaudí  y Catedral de Astorga.
Volvemos a casa cansados pero satisfechos, ha sido un hermoso día con una inmejorable convivencia entre nosotros. De vuelta a casa tarareamos la melodía de “La vida es bella” una y otra vez… Porque realmente “La vida es bella”
Mª Lourdes  Arias Lorenzana

Calendario de actividades ¨Peregrinas¨ programadas para el 2019.

Ya tenemos en nuestro poder el calendario de actividades «PEREGRINAS» programadas para el año 2019 de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León «Pulchra Leonina».

Este 2019, aparte de los eventos que ya son clásicos, como la misa de difuntos, la asamblea ordinaria, la festividad de Santiago, el concurso de fotografía, las Jornadas Jacobeas, el III ciclo de conferencias, los encuentros de asociaciones, el magosto, la siembra y limpieza del Camino y la comida de Navidad, está programado realizar el Camino Primitivo por etepas a lo largo del año, una Peregrinación de Primavera a mediados del mes de mayo en la que haremos la Vía Tolosana: Arles, Montpellier, Saint Guihem le Desert, en Francia y como novedad este año, iremos a San Juan de Ortega a ver ¨El Milagro de la Luz.

Un año completo de Actividades Jacobeas, que juntamente con las visitas que programen las personas encargadas de Círculo Cultural, esperamos disfrutar durante el este 2019.