Concurso de dibujo sobre el Camino

En el mes de mayo la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo y la Asociación de Amigos el Camino de Santiago “Pulchra Leonina” organizaron, en colaboración con el colegio público Trepalio de Trobajo del Camino, unas salidas para recorrer un tramo del Camino de Santiago a su paso por este municipio, con alumnos de 4º, 5 º y 6 º de Primaria.
Este proyecto se llevó a cabo a iniciativa de la informadora turística y tomaron parte entre 40 y 50 niños y niñas.

En el mes de octubre las mismas entidades y colaboradores, nuevamente a iniciativa de la informadora turística, han organizado un concurso de dibujo entre los escolares de los mismos cursos. Estas propuestas se han llevado a cabo con el objetivo de poner en valor la Ruta Jacobea, con especial atención al tramo que discurre por el municipio, trasladando mediante una actividad lúdica a los más pequeños la importancia de esta histórica senda así como su valor patrimonial.
La alcaldesa, Camino Cabañas, y la edil del área han participado en la entrega de premios a los ganadores del concurso de dibujo en un acto al que también han asistido el presidente de la asociación, Luis Gutiérrez, acompañado de algunos socios de la “Pulchra” vestidos de peregrinos medievales, y la directora del centro educativo, Margarita Gutiérrez, entre otros miembros de los colectivos y del profesorado.

Los ganadores fueron Sergio Celadilla Godos, de 4º de Primaria, Félix Yugueros Rodrigo, de 5º, y Paula Santor Riaño, de 6º, quienes recibieron el libro infantil “San Andrés del Rabanedo” por parte del Ayuntamiento, así como un diploma y una concha de vieira personalizada por parte de la asociación de amigos del Camino de Santiago.
La alcaldesa del municipio animó al alumnado a mantener su interés por el Camino de Santiago, dado su vínculo con la localidad de Trobajo del Camino.

Del mismo modo ha agradecido la mano tendida por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León “Pulchra Leonina” en el desempeño de una actividad durante la que los miembros de este colectivo acercaron a los más pequeños interesantes historias sobre la Ruta Jacobea y los peregrinos que la recorren.

Vía Augusta: Cádiz-Sevilla.

Eran las 7 de la mañana del día 14 de abril. 46 aguerridos peregrinos de la Pulchra Leonina levaban anclas a lomos de autocar hasta El Puerto de Santa María en la provincia gaditana.
Tras el desayuno del domingo día 15 iniciamos la primera etapa Cádiz-San Fernando. Por el llamado Caño de Sancti Petri atravesamos las marismas en la desembocadura del río Guadalete. Atrás iba quedando la “Tacita de Plata” desde nuestra partida al lado de la catedral gaditana donde nos hicimos la foto del grupo. El trayecto a la vera de la vía del ferrocarril fue menos monótono por tener que prestar atención a los numerosos ciclistas domingueros. En San Fernando, también llamado Isla de León, tras ir vaciando la mochila de viandas, cada cual se dirigió a diversos puntos del pueblo a tomar un cafelito y reposar. El día, como serían la mayoría, fue caluroso. De vuelta a Cádiz, ya en autocar, disfrutamos de una amena visita guiada por las calles, parques y monumentos de la “Sirena del océano”, pues así llamó a Cádiz el inmortal Lord Byron.

La segunda jornada, más larga, en torno a 24 km, tenía su meta en El Puerto de Santa María. Poco a poco fuimos bordeando la bahía contemplando constantemente el reciente pero ya famoso y esbelto puente de tirantes que une San Fernando con Puerto Real y denominado “Puente de la Constitución de 1812”. Matizar que este puente tiene 5 km, que costó más de 500 millones de euros y que es el segundo puente marítimo con mayor gálibo vertical del mundo, unos 185 m. Atrás dejamos Puerto Real para en breve introducirnos en el parque natural de Los Toruños. Tanto en esta jornada como en varias de las posteriores fuimos acompañados por diversos miembros de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Cádiz, con Paco y Manolo a la cabeza.

Jerez de la Frontera sería el destino de la tercera etapa. La mayor novedad fue la pequeña subida hasta llegar al complejo de Las Beatillas, desde donde pudimos disfrutar de una hermosa vista del nombrado puente y todo su entorno. Fueron muy sustanciosas y de agradecer las explicaciones recibidas de varios miembros de la asociación gaditana que nos acompañaban. Con Jerez a la vista volamos raudo hasta el aparcamiento del centro comercial donde estaba nuestro “punto de encuentro”. Queda para el anecdotario la intervención que más de ocho sanadoras manos, entre médicos y enfermeras, hubieron de ejecutar para cauterizar el rasguño que Nabor le provocó a Rogelio intentando ayudarle a encaramarse a un altillo de apenas medio metro. Tras visitar la iglesia de Santiago y reponer fuerzas, realizamos una visita guiada a las bodegas de González (ya no “Byass”) cuya niña bonita es el “Tío Pepe”. Llama la atención la cantidad de “botas” o cubas firmadas por tantas personalidades que han visitado la bodega. Por citar una solo, quiero apuntar lo que los ínclitos actores Jesús Puente y Juanjo Menéndez escribieron el 9/9/78: “Miste que tiene grasia / que pa mí González Byass / no es vino sino farmasia”. Al final catamos dos vinitos y realizamos la salida por las dependencias del merchandising. Nos dejó Jerez, antes de abandonarlo, ese regusto por la tradición ecuestre, taurina, flamenca y motera.

La etapa desde Guadalcacín hasta El Cuervo. Tal vez lo que en este trayecto más llame la atención son las constantes y menudas colinas que dan un aspecto absolutamente bucólico y alegre a la orografía del lugar con sus sembrados de girasol y arboledas frecuentes. Antes de llegar a la meta caminamos por un ameno parque con su ermita al final y tras rodear una zona lacustre llegamos a El Cuervo, donde el lado izquierdo de diversas calles pertenece a Cádiz y el derecho es de Sevilla.
La quinta etapa entre Lebrija y Las Cabezas de San Juan estuvo marcada por los largos trechos al lado de los enormes canales de riego y, poco antes del final, por el barrizal y vertederos que hubimos de atravesar. Creo que las autoridades correspondientes deberían tomar nota de estos extremos. Esta zona está ubicada en el llamado Bajo Guadalquivir. De Lebrija decir que aparte de sus famosos timiaterios de oro hallados, es la ciudad de Antonio de Nebrija (metátesis de la l en n), autor de la primera Gramática de la Lengua Española. En cuanto a Cabezas de San Juan, nuestro destino de hoy, fueron los menos los peregrinos que osaron ascender hasta la iglesia de San Juan Bautista ubicada en lo más alto del pueblo que se acuesta en una hermosa ladera. La inasequible al desaliento, Carmen, como de costumbre recolectaría credenciales para ascender y lograr el consiguiente sello: iglesias, guardia civil, institutos de educación, bares… todo sello es bienvenido para los peregrinos devoradores de recuerdos. 
Trajano-Utrera fue la sexta etapa. Anduvimos unos 22 km. Lo curioso de Trajano es que es una de las poblaciones más recientes existentes debido a que se constituyó en la segunda mitad del siglo XX a base de colonos o pobladores nuevos que llegan para trabajar las tierras de la zona. Muy cerca se encuentra El Palmar de Troya, cuyo anterior “papa” abandonó el puesto y se salió del Palmar recientemente. Utrera ha sido la ciudad más conocida en nuestra peregrinación pues no en vano pernoctamos allí la mayoría de las noches. Tuvimos visitas guiadas a los sitios más emblemáticos: la casa señorial que es el ayuntamiento, iglesias y barrios de Santa María y Santiago, Niño perdido, plaza de Enrique de la Cuadra… En las afueras visitamos el santuario de la patrona Ntra. Sra. de Consolación. Por supuesto que también asistimos a una demostración (aunque sorda) de los afamados campaneros utreranos. Antes de abandonar la ciudad, todos hicimos acopio de los productos típicos de Utrera cuales son los mostachones, bizcotelas y lenguas de cordero.
Aprovechando que los peregrinos de la Pulchra pasaban por Utrera, la corporación municipal con su alcalde a la cabeza inauguramos un hito santiagués a la entrada del pueblo viniendo de la Vía Augusta.

La etapa número 7 fue entre Utrera y Alcalá de Guadaíra. El día nos asustó amenazando lluvia. Aunque estuvo nublado ello no fue óbice para disfrutar de unas preciosas vistas de la campiña andaluza y la hermosa ciudad de Alcalá con sus bonitas calles y enhiesto castillo al que accedimos algunos por la calle Santa María, una de las más típicas, adornadas y cuidadas de la ciudad. Desde el castillo se divisa todo: campo, ciudad, casas blancas y el río que da apellido a la ciudad con su curioso, llamativo y figurativo puente recorrido en su totalidad por el “dragón” que todos fotografiamos y que saluda a todo visitante. 
La octava y última etapa fue llegar hasta Sevilla. Aposentados al lado de la iglesia de Santiago en Alcalá de Guadaíra dudamos si arrancar o no, por esperar a algunos compañeros de las asociaciones de Cádiz y Sevilla. Tras pasar por debajo del puente del dragón continuamos tranquilamente hasta Sevilla. La ruta fue corta y relajada hasta el final en el campus universitario de Pedro Olavide. Desde allí el autocar nos depositaría en el centro de la ciudad para asistir a misa en la catedral y después callejear por la ciudad: el puente de Triana, la plaza de España con sus barquitas y flamenco en directo, la Giralda, el parque de María Luisa, un paseo al lado del río fueron alguna de las actividades realizadas a gusto del peregrino.
Un grupo de compañeros de León y Cádiz, compartieron un “picoteo” y un agradable rato de convivencia en la sede de la asociación sevillana, con intercambio de presentes y anécdotas vividas en el camino.
A las siete pasadas volvíamos a Utrera a pasar la última noche antes de arrancar hacia León el día siguiente de mañanita.

Solo resta agradecer a todos los compañeros de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Cádiz y a los Amigos del Camino de Santiago Vía de la Plata en Sevilla, el haber hecho más fácil nuestro camino por sus tierras y por su compañía en varias de las etapas.
Nuestro agradecimiento también a la Corporación Municipal de Utrera, a Alfonso Jiménez, a Diego de Trajano, a la Peña Flamenca Curro de Utrera y a todas las gentes que nos han acogido y han conseguido que nos sintiéramos como “en casa”.
  
Texto . Felix Paramo.
Fotografias. Maribel Borrego .
En estos enlaces podras encontrar información detallada en la prensa .
http://www.viaplata.org/noticias/noticias-de-la-asociacion/448-amigos-del-camino-de-santiago-de-leon-en-sevilla-22-04-2018
http://www.utreraonline.es/Utrera/noticias/0/19951/Utrera-recibe-al-primer-grupo-de-peregrinos-hacia-Santiago-que-incluye-la-ciudad-en-su-ruta/
https://www.facebook.com/pg/ConsejoDeHermandadesYCofradiasDeUtrera/photos/?tab=album&album_id=1729830303760195
https://www.facebook.com/amigosviaplata/?hc_ref=ARRwloifL4LjiX126miKBOwZkM1C9vrO0Px_KOFOntd7cdUVxWl7Hddg4sTP59oFteg&fref=nf
https://www.facebook.com/amigosviaplata/?hc_ref=ARRwloifL4LjiX126miKBOwZkM1C9vrO0Px_KOFOntd7cdUVxWl7Hddg4sTP59oFteg&fref=nf
http://www.utreraweb.com/noticias-de-utrera/local/9087/Utrera-recibe-procedente-de-Leon-al-primer-grupo-de-peregrinos-hacia-Santiago-que-incluye-la-ciudad-en-su-ruta/
http://www.utreraweb.com/noticias-de-utrera/hermandades/9101/Utrera-ya-cuenta-con-senalizacion-oficial-del-Camino-de-Santiago/
http://www.utreradigital.com/web/2018/04/24/llega-a-utrera-la-primera-senalizacion-oficial-del-camino-de-santiago/
http://www.utreraaldia.com/utrera-cuenta-con-la-primera-senal-oficial-del-camino-de-santiago-desde-el-pasado-viernes/

Camino de San Salvador de Oviedo

La Asociación de Amigos del Camino de Santiago “Pulchra Leonina” de León tiene en programa para este año 2018 realizar el Camino de San Salvador entre León y Oviedo.

Iniciar un camino equivale a sacar la entrada para un gran museo muy especial en el que no solo contemplaremos la exposición, sino que viviremos en directo las sensaciones que proporciona la naturaleza, el paisaje, los monumentos histórico artísticos, los yacimientos industriales y sobre todo ese estado espiritual que proporcionan la compañía de los demás y el encontrarse con uno mismo en los periodos de reflexión que facilita el camino.

En el que se inicia de San Salvador conoceremos las ricas riberas del Bernesga, del Lena y del Caudal; bosques mediterráneos y alpinos y la exuberante vegetación del Cantábrico; atravesaremos collados y puertos a la vera de grandes montañas; cruzaremos paisajes industriales de explotaciones carboníferas, o lo que queda de ellas, centrales térmicas, cementeras, polígonos industriales y grandes infraestructuras de comunicaciones; contemplaremos una destacada arquitectura monumental y popular; descubriremos restos arqueológicos de antiguos cenobios que con nuestra presencia recuperaran un poco de vida; saborearemos la rica gastronomía de la montaña central y de los valles asturianos; y, sobre todo, viviremos la especial relación entre peregrinos y con las acogedoras gentes que siempre nos reciben por donde pasamos. Muchas de estas certezas, aunque sabemos que están ahí, las descubriremos al hacer el camino.

La salida se hará desde San Isidoro de León donde la historia y el arte están al alcance de las manos. Pasaremos junto a San Marcos, hoy parador nacional, que fue en el pasado importante hospital de peregrinos. Llegaremos a Carbajal de la Legua, donde estuvo el monasterio de monjas benedictinas que luego se trasladó a León y aun hoy se las conoce por “Las Carbajalas”. Remontaremos el río Bernesga pasando pos sus innumerables pueblos y villas, por santuarios como el del Buen Suceso, cruzaremos collados y valles y llegaremos al monasterio medieval de Arbas y un poco más adelante al puerto de Pajares a la vera del gran macizo de Ubiña. Descenderemos por la cuenca del río Lena visitando la iglesia de Santa Cristina, joya de la arquitectura prerrománica, y continuaremos por la del río Caudal, para terminar nuestro camino en Oviedo y su catedral donde nos espera San Salvador y las importantes reliquias de la Cámara Santa.

Esta ruta se utiliza desde el origen de los tiempos como una vía principal de comunicación del Cantábrico con la Meseta, pero cobró especial relevancia en la Alta Edad Media con la formación de los primeros reinos cristianos en la península tras la invasión musulmana, y el inicio de la Reconquista. Las peregrinaciones comienzan cuando en el primer tercio del siglo IX se descubre en Compostela el sepulcro que la tradición atribuye a Santiago. La primera de ellas conocida es la del rey Alfonso II de Oviedo que visita el lugar y manda construir la primitiva iglesia. A partir de aquí surgen dos rutas que discurren una al Norte de la cordillera pasando por la ciudad de Oviedo y continuando por lo que hoy llamamos Camino Primitivo y otra al  Sur  por rutas cercanas a las montañas protegidas por los cristianos.

Con el traslado de la corte a León y la conquista y pacificación de la meseta, las rutas van trasladándose más hacia el Sur hasta fijarse en lo que hoy es el Camino Francés, especialmente promocionado por la publicación del Códice Calixtino en el siglo XII.

A pesar del nuevo trazado del camino, la catedral de Oviedo continuó aumentando las numerosas e importantes reliquias que ya poseía. Especial trascendencia tomaron estas con la visita de Alfonso VI, rey de León, en 1075 para la publicación de un inventario exhaustivo de las que se custodiaban en la Cámara Santa destacando su relevancia, lo que supuso un revulsivo importante para las correspondientes peregrinaciones. Las bulas papales concedían indulgencias a los que orasen junto a ellas y ofreciesen limosnas, lo que hizo que se mantuviera viva esta ruta de peregrinación entre León y Oviedo, porque gran número de peregrinos querían visitarlas, y que aumentasen considerablemente las donaciones con las que se costeó la remodelación gótica de su catedral y generó una importante reactivación económica y social de la ciudad. Esta ruta de peregrinación se mantiene a lo largo de los siglos y ya en el siglo XVI en la Nouvelle Guide editada en París aparece recogido el verso de

“Quien va a Santiago
y no al Salvador
visita al criado
y no a su Señor” 

que tan popularizado se mantiene en la actualidad.

La Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León quiere unirse a esta tradicional ruta recorriéndola en seis etapas a lo largo del presente año. La primera comienza el próximo domingo 28 partiendo a las 09,00 h de San Isidoro para llegar a Cascantes de Alba. El programa recoge que se terminará en Oviedo el 21 de Octubre.

Nos queda, pues, un gran trecho que acometeremos con desbordante ilusión por las experiencias y vivencias que nos esperan y que formarán parte para siempre de nuestro “Currículum” personal.
Buen Camino

Texto Anselmo Reguera Pinilla

Camino Lebaniego – 2ª etapa

Segunda etapa del Camino de Santiago Lebaniego.

El 12 de febrero terminó la segunda etapa en el teleclub de Carbajal de Rueda con una chocolatada con bollos de las mojas y el regalo de una maravillosa figura del Monasterio de Gradefes para la sede de la asociación, obsequios realizados por varias personas del pueblo y por Amador, alcalde de Gradefes.

Así si dan ganas de acabar etapas, como esta, en la que participamos ciento cuarenta personas de la Asociación de Amigos de Camino de Santiago de León «Pulchra Leonina» y que comenzamos unas horas antes en Santa Olaja de Eslonza,
Después de degustar un  rico café en Santa Olaja, comenzamos la marcha y tras unos tres kilómetros llegamos a Valdabasta, barrio del pueblo de  San Miguel de Escalada. A unos 300 metros visitamos el Monasterio de Escalada, monumento prerrománico construidos por mojes mozárabes y su abad Alfonso, venidos de Córdoba en el siglo IX.
Desde aquí continuamos hacia Rueda del Almirante y a Cifuentes de Rueda, donde en el teleclub nos acogió Mari Cruz para poder secarnos y reponer fuerzas.
Ya en Gradefes visitamos el Monasterio de Santa María la Real. Este monasterio comenzó a levantarse en el año 1168 y la iglesia en 1177. Es de un románico cisterciense, donde destacan la Iglesia con la Virgen de Gradefes, y sus capiteles, la sala capitular y el claustro.
Terminada la visita, continuamos marcha hacia Villacidayo, donde nos recibió Carmen con unas magníficas y suculentas sopas y huevos duros.
Para finalizar la etapa, visita a la Virgen Peregrina  y la restaurada iglesia de Carbajal, y regresamos a León.
En fin, día lluvioso, pero como dice Anselmo, compensado por la hospitalidad y la amabilidad de la gente de la comarca, y pensando en el día 26, que realizaremos la 3º etapa de este camino.

Camino Lebaniego – 1ª etapa

Primera etapa del Camino de Santiago Lebaniego.

Con nervios de principiantes, la mañana lluviosa del domingo 29 de enero más de ciento cuarenta persona pertenecientes a la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León «Pulchra Leonina» nos dimos cita a la puerta de la Catedral. Desde aquí y hasta Santo Toribio de Liébana haremos camino con motivo de la celebración en 2017 del Año Santo Lebaniego.

Embutido en capas, chubasqueros  y paraguas, a las 8.30 de la mañana comenzamos la 1ª etapa, que nos llevaría después de 23 km a Santa Olaja de Esloza. Recorrido por calle Ancha, La Rúa y demás calles de León por las que transcurre el Camino Francés, pero en sentido contrario, y así, pasando por Puente Castro, subida al Portillo, Valdelafuente, Arcahueja y Sanfelismo.

Llegando a Puente Villarente, donde después de reponer fuerzas con un café calentito acompañado de algún alimento sólido, abandonamos el Camino Francés y continuamos el segundo tramo de la etapa.
Este tramo discurre por el valle del río Porma, a la salida del Villarente, y tomamos una pista que va a mano derecha del río Moro, dejando siempre a la izquierda los pueblos de Villafañe, Palzuelo de Eslonza y Villamur, para terminar en Santa Olaja, nuestro destino.

En este pueblo, después de reponer fuerzas con un buen cocido, visitamos los restos del Monasterio de San Pedro de Esloza, que se encuentra actualmente en trabajos de consolidación, cuya fachada fue trasladada a León y hoy es la de la iglesia de San Juan y San Pedro de Renueva.

Un día lluvioso, con niebla, pero intenso, y que no deja entusiasmados con el comienzo de un nuevo camino y deseando que llegue el día 12  de febrero para realizar la 2ª etapa, entre Santa Olaja y Carbajal de Rueda.
¡Hasta pronto!​

Crónica del Via Lucis de 2016

«Busca en paz y camina tras ella»

Camino del Vía Lucis de Beleña:

El día 2 de abril salimos de León a las 7h de la mañana desde la plaza de Sto. Domingo 15 intrépidos peregrinos sin arredrarnos por la lluvia y el frio pronosticados. Ibamos medio dormidos, pero a partir de Zamora la aurora nos despertó y el primer pueblo que contemplamos se llama Peleas como recuerdo de batallas medievales.

La historia de nuestros pueblos es apasionante. Además de batallas, hubo en Peleas de Arriba un monasterio llamado de Valparaíso, en el término de Bellofonte, y en una venta cercana nació Fernado III el Santo, que estaba destinado a ser rey privativo de León, pero por azares políticos reunió bajo su mando los reinos de Castilla y León en el año 1230. Ordenó luego el traslado de la abadía de Valparaíso al lugar donde había venido al mundo, sin duda para realzar su origen. Un monumento de piedra en la vieja carretera recuerda este acontecimiento. La extensa dehesa del Cubeto nos ofrece un paisaje primaveral de grandes encinas y buenos pastos para ganadería ovina y bovina.

Transcurre cercano lo que queda del antiguo ferrocarril de Plasencia a Astorga, y más al oeste, la Cañada de la Vizana, ruta pecuaria muy utilizada por los ganaderos de la Mesta. Esta vía tenía 90 varas de ancho, con «cordeles» y «ramales» secundarios. Transcurría paralela a la calzada romana de la Plata y va desde las montañas de León a las dehesas de Extremadura. Un paisaje con historia, literatura, botánica… Una maravilla.

Contemplamos Salamanca a lo lejos, llamada Roma la Chica, museo al aire libre que vimos a lo lejos, pero que tuvimos que dejar de lado. Solo las torres de las catedrales, de la Clerecía y de S. Esteban se distinguían con claridad. Más cercana, una «Puerta de Alcalá» nos invitaba a entrar. Pero como dice un viejo romance: » Aunque más tengáis no me puedo detener».

Llegamos a Beleña a las 9.20h, donde nos recibieron en la Residencia de la 3ª edad con música y todo el afecto. Nos obsequiaron con un excelente desayuno a base de chocolate y churros a discreción.

El entusiasta cura D. José Mª Blas nos dirigió unas palabras de bienvenida y glosó la figura de Ángel Domínguez Velázquez en el aniversario de su muerte. Un hombre del pueblo, polifacético, trabajador incansable, que esculpió las imágenes de los santos que íbamos a procesionar. Debió ser un hombre admirable en todos los sentidos, austero consigo y solidario con los todos, para el que trabajar era su gran pasión y la mayor honra de un varón fuerte como él. Hombres así necesitan nuestros pueblos. Ojalá surjan muchos como él que den más vida a nuestra tierra. También nosotros le rendimos homenaje.

Beleña es un pueblo pequeño, bien cuidado, con arquitectura popular de piedra… encantador. Tiene una iglesia dedicada a S. Antonio de Padua y otra a S. Cristobal, donde se concelebró una misa preciosa a las 11h.

Salimos en dirección a Sanchofuerte por un camino entre fincas, flanqueado por encinas, los viejos árboles que lo mismo resisten las heladas del invierno que los abrasadores calores del verano, y algunos fresnos en las vaguadas. Cigüeñas en sus nidos y buitres en el cielo parecían extrañarse de una comitiva tan variopinta… Los caballistas que nos escoltaban y los tractores en medio transportando las imágenes ofrecían una pintoresca estampa digna de fotografiarse constantemente.

Llegamos por fin a una vieja y enorme casona deshabitada, utilizada como almacén de aperos de labranza, donde Blas dirigió la oración. Un silencio contemplativo y el cántico espiritual dieron paso a una comida campestre a base de lentejas estofadas y churrasco.

Emprendimos la marcha hacia Sayaguente, una buena finca de ganado vacuno donde rezamos el «Angelus». Los herederos de la familia de la finca de Tomasita y Juan Heras nos obsequiaron con unas pastas y bebidas refrescantes. Antonio García y sus amigos se desvivieron en atenciones. Pertenece Sayaguente civilmente a Beleña y religiosamente a Pedrosillo. ¡Avatares de la historia!

Emprendimos la marcha hacia el pueblo de Pedrosillo de los Aires, un bonito pueblo situado en un alto, que hace honor al nombre porque soplaba un viento que cortaba el rostro. Antiguamente se llamaba Pedrosillo de los Cristales por una explotación de cristales de cuarzo que había, pero un día de mucho viento lo visitó el obispo de la diócesis y sugirió cambiarle el apellido. ¿Y quién se atreve a contradecir a un obispo?

Allí nos esperaba la gente con buena música ambiental y, después de rezar una oración, tomamos un buen café con algún licor de la tierra para levantar los ánimos. Algunos entramos en la iglesia gracias a Margarita que amablemente nos abrió la puerta y explicó su historia. Resulta que antiguamente formó parte de un monasterio benedictino y ahora es lo que queda. Efectivamente, allí estaba S. Benito, con su cuervo, que le salvó la vida cuando quisieron envenenarle. Es el patrón del pueblo. Buena escultura, pero más interesantes son el «Ecce Homo» y una Inmaculada del s.XVI, procedente de la capilla de una finca abandonada. Cuando se abandonó tuvieron el detalle de llevarla a Pedrosillo. El retablo está restaurándose. El artesonado mudejar y el coro son muy originales. Toda la iglesia de tres naves está construida con piedra, sillería de granito de la zona, y es monumental, digna de ser declarada BIC.

Bajamos de Pedrosillo hacia finca «Las Calbetas” y subimos con esfuerzo duro a la llamada «Dueña de Arriba», que tiene dos grandes miliarios con epígrafes de la calzada romana a la entrada.

El Pico de La Dueña es el lugar más alto de toda la vía romana entre Mérida y Astorga. Durante la bajada a «Dueña de Abajo” una enorme piara de cerdos ibéricos de «pata negra» salieron a saludarnos haciendo cabriolas.

La cuarta parada es en Fuentesanta, antigua «mansio o mutatio» romana, llamada entonces Sentice, una parada de postas de antiguos viajeros, situada justo a la mitad del trayecto de la vía de la Plata entre Astorga y Mérida. Via de la Plata es nombre que proviene de la contracción y evolución de la palabra árabe «balata», que significa empedrada. La calzada, aunque ya existía antes de la conquista romana, (el general cartaginés Aníbal también la recorrió cuando se adentró en la Meseta), fue construida por soldados romanos a conciencia, para que durara eternamente. Ya me gustaría a mí ver cómo quedarán nuestras carreteras transcurridos 2000 años.

¿Cómo lo hacían? Primero cavaban una zanja de 1.5m de profundidad y echaban una buena capa de grandes piedras unidas con mortero como cimiento (statumen), encima otra capa de cantos (rudus), luego una tercera capa de gravilla (nucleus) y finalmente unas losas de piedra como pavimento (summum dorsum). Dos zanjas (sulci) a modo cunetas, a ambos lados, recogían el agua caída sobre la calzada que estaba ligeramente resaltada el centro para que resbalara lateralmente. Cada milla romana disponía un «miliario «que informaba a los viajeros de la distancia a la población más cercana, o incluso a la propia Roma. Algunos miliarios también tenían una dedicatoria de quien la mandó construir. A la entrada de la monumental iglesia de Fuenterroble hay una reproducción de la técnica empleada.

Por esta vía entró el cristianismo en la Península, desde África hasta Asturias. Más tarde, ya en la Edad Media, fue utilizada por los musulmanes en su invasión y por los reyes cristianos durante la reconquista. Los pastores de la trashumancia todavía la recorren. Es un camino verdaderamente ecuménico…

En este lugar de abundante en agua se construyó el antiguo convento franciscano del que aún quedan abundantes ruinas entre la maleza. Mudos cipreses del convento se contemplan entre sus ruinas desde la campa.

Blas y otro joven cura de casi 90 años nos exhortan a renovar las promesas bautismales, cosa que hacemos con entusiasmo, porque creemos en su mensaje, y mientras no exista otra mejor, la palabra de Jesús es la que más nos convence a todos los peregrinos que asistimos, pues da un sentido a la vida y una respuesta la muerte.

El Ayuntamiento de Frades de la Sierra nos reconforta con un buen chocolate, pastas y agua.

El recuerdo de Gabriel y Galán está presente entre todos los caminantes: » Mi patria es la aldea donde he nacido, donde existe aun caliente mi pobre nido, donde viven los seres que me han querido, donde vuelan las almas que me arrullan y alientan”. Efectivamente en Frades se Conserva muy bien cuidada la casa familiar del maestro y poeta, convertida ahora en museo biográfico que merece la pena visitar.

La quinta estación, con las fuerzas flaqueando y el viento de cara más frío, es en el cruce de Palacios – Casafranca, donde cantamos «Peregrino a dónde vas». Seguimos adelante, frío y cansancio. La noche se acerca, pero con los pies calientes el camino no se resistió. Se divisaba Fuenterroble a lo lejos y con un último esfuerzo llegamos al pueblo. Descansamos un poco, pero enseguida vamos a la iglesia a celebrar unas vísperas muy especiales. El cura Blas amenaza con la excomunión a los «impíos» que vayan a ver cierto partido de fútbol. El ambiente en la hermosa iglesia era excelente. Hacía frío, pero teníamos calor. Se cantó una canción alusiva a cada imagen. Nos entregaron los evangelios y el certificado de la peregrinación.

Después nos despedimos en el albergue mientras tomamos una ligera cena de pie, con la ilusión de volvernos encontrar el próximo año, y emprendimos la vuelta a León cansados, pero contentos. Un sueño reparador nos hizo más breve el viaje.

Nuestro agradecimiento más cariñoso al cura Blas, a Manuel (Pirri de Berrocal), a Isidoro de Sanchotuerto, a toda la familia de Sayaguente, a Margarita de Pedrosillo, al ayuntamiento de Frades, a los músicos que nos amenizaron toda la jornada y a todas las personas que contribuyeron a que la peregrinación del » Via Lucis» resultara un día feliz. Si vienen a León, y se lo recomiendo, les corresponderemos con el mismo afecto.

«Somos carro y corcel y carretero, somos barro y camino, anhelo y prisa que nos lleva a un destino de cristales»
(Mercedes Marcos)

——

Adjuntamos algunas imágenes de este día, pero como siempre, lo mejor es vivirlo. ¡Os esperamos el próximo año!