La ACSL»Pulchra Leonina» en Fasgar a Igüeña, Viejo Camino de Santiago

La ACSL»Pulchra Leonina» ha realizado la etapa de Fasgar a Igüeña del Viejo Camino de Santiago el 26.10.2014 con 110 socios y la compañía de autoridades y amigos de los pueblos por los que pasamos. Después del paréntesis veraniego es un placer retomar las rutas del “Viejo Camino de Santiago” porque volvemos a encontrarnos con nuestros compañeros peregrinos.

Las previsiones del tiempo eran de un precioso día soleado y desde el autobús fuimos recordando los lugares por los que pasamos durante nuestra última etapa en el mes de mayo desde El Castillo a Fasgar: http://rsas0010.blogspot.com.es/2014/04/del-castillo-de-omana-barrio-de-la.html
En Fasgar se encuentran muchas sorpresas, además de ser un pueblo con una naturaleza exuberante, lleno de arroyos que corren por sus cuidadas calles por hermosos puentes, junto a casas bonitas… sus habitantes saben bien lo que es el Viejo Camino, pues hasta en los muros de la escuela luce el dibujo que realizaron con Lolo, podéis verlo aquí:

Fotos de nuestros amigos

Cuando llegamos a Fasgar, saludamos a los viejos amigos, Rosi y Santi, Ovidio, el presidente del pueblo Agripino y a otros colaboradores con el Viejo Camino, luego fuimos a tomar un refrigerio en los dos bares que nos acogieron.

Fotos de nuestros amigos

Se nos ocurrió un simpático acto simbólico consistente en cortar la cinta de la inauguración de la ruta.

Fasgar
Para que los apresurados compañeros no comenzaran a andar mientras que el resto tomamos el café matutino, Anselmo y José que siempre abren la marcha, colocaron una cinta de las que utilizamos habitualmente para señalizar las ruta, en el puente del pueblo, indicando que no se debía pasar hasta que los guías condujeran al grupo. Esto nos dio pie para invitar al Presidente de la Junta Vecinal asistido por Candelas, una de las niñas más pequeñas de la localidad a cortarla, para dejar inauguradas oficialmente nuestras rutas de peregrinación de otoño.
Fasgar
Comenzamos así el ascenso a la collada contemplando el hermoso paisaje que se nos mostraba a nuestro alrededor. Los colores del abedular coloreaban la vegetación que tapiza las montañas redondeadas y grandes que nos rodeaban por doquier. La viveza de los colores otoñales era magnífica y su belleza ya no nos abandonaría a lo largo de toda la jornada.
Fasgar a Igüeña
¡Ah, casi se me olvidaba! Durante el trayecto en autobús Anselmo nos leyó un poema, del que había que averiguar el nombre del autor y el lugar de donde lo había sacado. Por ser la primera vez que os pone un examen tan duro y sin que sirva de precedente, habíamos dejado una pista en el artículo de esta etapa que publicamos en la Nueva Crónica:
Fasgar a Igüeña
Cuando paramos para aliviar nuestra sed siempre debemos tener un grato recuerdo para D. Samuel Rubio, el maestro/poeta/montañero que grabó sus poemas en las fuentes que veis en la foto. Como ya hemos dicho en otras ocasiones, la expedición que conquistó el Everest en 2001 llevaba su nombre. Nos lo contó una tarde en la Losilla Adelo Campos, profesor y alpinista, que participó en la expedición y nos hizo una presentación en vídeo de esta aventura excepcional realizada por alpinistas de nuestra tierra leonesa. Así que ya sabéis: mientras aliviáis vuestra sed en la fuente dad un beso al agua, con la intención de que vuestro cariño siga hasta el mar.
Fasgar a Campo de Santiago
Avistamos el campo de Santiago desde la collada y no pudimos por menos que recordar al Padre César Morán en su libro «Por tierras de León» pues nos habla de dos tradiciones «Clavijeñas» en nuestra provincia. Ya sabéis, de tradiciones similares a la de la Batalla de Clavijo, en las que aparece el apóstol montado en un caballo blanco, echa una mano a los cristianos para ganar una batalla casi perdida. Uno de estos sucesos legendarios tuvo lugar en Camposagrado y el otro en las inmediaciones del lugar que se extiende ante nuestros ojos: El Campo de Santiago.
Fasgar a la Campa de Santiago
Algo ha cambiado desde entonces, y algo especial debe de tener este lugar, porque en 1988 el movimiento internacional Rainbow Family asentó aquí sus tiendas de campaña para meditar y celebrar su magna cita anual de paz.
Nosotros teníamos que cumplir con el ritual de enviar una foto al periódico. Elegimos esta con parte de los socios descansando en torno a la Ermita de Santiago.

Viejo Camino

 ¿Qué os parece lo guapos que estábamos? Podéis ver el artículo que publicó el diario de León pinchando aquí:

Dice la tradición que huestes moras se habían parapetado junto al monte Paleiro y los cristianos, menos numerosos, estaban en la Llera del monte Fernán Peláez. Estos pidieron ayuda al rey de León pero, este les dijo que vencer a los moros sería más difícil que coger «un oso vivo». Al día siguiente los mozos se presentaron ante él con el oso. Así que se organizó la batalla, después de unir sus fuerzas con los de todos los pueblos vecinos.

Fasgar a la Campa de Santiago
Gracias a la ayuda del apóstol Santiago, los agarenos fueron vencidos y desde entonces reza la canción popular:
Señor Santiago bendito
Que de los cielos bajaste
a veinticinco mil moros mataste
en el campo de la victoria
y ahora te vas a los cielos
con los santos y la gloria
A propósito esta historia va dedicada a D. Jovino Andina que realiza habitualmente un programa radiofónico con nuestro presidente de la ACSL» Pulchra Leonina» y tuvo la amabilidad de acudir a saludarnos al final de la etapa en Igüeña y dedicarnos su libro “Caminos a Santiago por el Bierzo Alto”
Desde esta anchurosa campa nos quedan aun más de siete Km. para llegar a Colinas. Cuando llevamos dos Km caminando entre dos grandes montañas, podemos observar a nuestra derecha lo que parece ser un refugio. Un amigo que conocería después de pasar Colinas, Olegario gran conocedor de estos lugares y de todo el Bierzo en general, por habérselos “pateado” en múltiples ocasiones, me dijo que ahí hubo una central eléctrica pero anteriormente, pudo ubicarse el antiguo hospital de peregrinos y hace más tiempo aún, la ciudad prerromana que tradicionalmente llaman “Villa Armenia” ¡Cuánto nos gustaría que algún día se llegue a probar documentalmente!

Miguel vive en Fasgar, aunque es de Banuncias y buen amigo de algunos de los que estábamos allí. Es un fotógrafo  montañero y nos hizo esta foto al grupo, nosotros junto a la Ermita:

Fotos de nuestros amigos

Fotógrafo generoso,al igual que Rosi de Fasgar, que nos obsequiaron con las fotos que podéis ver aquí:

https://www.flickr.com/photos/rsas0010/sets/72157648942642056/

El ruido de un motor nos sacó de nuestro ensimismamiento, nos parecía imposible que por estos estrechos senderos pudiera circular una moto, pero así era. Miguel estaba en lo alto de la montaña cuando vio a nuestro grupo junto a la Ermita de Campo…

Campo de Santiago a Igüeña
 y bajó a nuestro encuentro pues ya sabía que vendríamos. Se paró para saludarnos y preguntar por dos peregrinos amigos suyos. Tras hacernos unas fotos con la dificultad de ubicarnos en el empinado sendero, hablamos de las incidencias del camino que aún teníamos que recorrer.
Campo de Santiago a Igüeña
Había que cruzar aún dos puentes de madera que no sé como pueden soportar el paso de los años y la humedad que siempre reina en estos bosques, con heladas y nieves en invierno. Los peregrinos tuvimos miedo de que no soportara el peso de más de una persona a la vez.
Campo de Santiago a Igüeña
Aún nos esperaba algo peor: un “no puente” pues lo había sido y lo que quedaba era una amalgama de piedras y troncos con amenazantes gruesas puntas, que nos obligaron a realizar lentos equilibrios en fila india, a los casi 100 peregrinos que íbamos en penitente paso. Conseguimos vadearlo gracias a la galantería y al temblor de algunos peregrinos que ayudaron al resto.
Campo de Santiago a Colinas
Al volver de una curva divisamos Colinas del Campo de Martín Moro Toledano. Una vez oí que era el pueblo con el nombre más largo de España, me pareció interesante y así lo puse en el blog, pero alguien me escribió para contarme que aún era más largo Villarcallo de la Merindad de Castilla la Vieja ¡toma ya, 40 letras! Y otro más por si acaso, Gargantilla de Lozolla y Pinilla de Buitrago, pues parece ser que en la edad media la peste diezmó a los habitantes de estos dos pueblos vecinos y tuvieron que unirse y formar uno sólo, llegando a hacerse famoso por anunciarse allí los esponsales de Juana la Beltraneja con el rey francés, aunque finalmente creo que no se llevaron a término.
Campo de Santiago a Colinas
El hecho de no tener el nombre más largo no quita lustre a este pueblín excelentemente restaurado. Nuestra Asociación ya lo visitó en 2012 en aquella ocasión realizamos la segunda parte del recorrido que hoy repetimos: De Colinas a Igüeña. Podéis ver el reportaje que entonces escribimos pinchando aquí:
Colinas a Igüeña
Pasamos junto a caballos, vacas y hasta algún toro, que los caminos del peregrino también tienen sus riesgos y llegamos finalmente a Igüeña, donde nos esperaban buenas noticias: Están intentando abrir un albergue municipal para peregrinos en las antiguas escuelas ¡que cunda el ejemplo y ojalá se abran muchos más!
Texto y Fotos de Rafael Cid y Rosa Fadón